Asistentes al mitin del 6 de enero describen las visitas intimidatorias del FBI

Por Beth Brelje
25 de Noviembre de 2021
Actualizado: 25 de Noviembre de 2021

Mientras que muchos han sido arrestados por participar en la manifestación del 6 de enero de 2021 en apoyo al presidente Donald Trump, muchos otros han sido interrogados por el FBI sobre su presencia allí ese día. Los que han sido interrogados dicen que la visita del FBI es intimidante y les hizo pensar dos veces antes de decir lo que piensan políticamente en el futuro.

La investigación del FBI sobre lo ocurrido aquel día continúa.

“La investigación sobre los hechos ocurridos en el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero está en curso, dirigida por nuestra Oficina de Campo de Washington. El FBI de Filadelfia, al igual que las oficinas de campo de todo el país, ha proporcionado y continuará proporcionando cualquier asistencia solicitada por la Oficina de Campo de Washington en este asunto”, dijo la portavoz del FBI Carrie Adamowski a The Epoch Times en un correo electrónico.

La Oficina de Campo de Washington remitió a The Epoch Times a la Oficina del Fiscal de Estados Unidos de Washington para que le preguntara, por ejemplo, cuántas personas han sido interrogadas. La oficina no ha respondido.

El FBI en la puerta

Dos hombres llamaron a la puerta de la casa de Devon Hart, en el condado de Chester, Pensilvania, en abril, cerca de las 7 de la mañana, y ella pensó que se trataba del servicio de deshollinador que había programado para ese día. Llegaron temprano y ella no estaba presentable.

Abrió la puerta para decirles que fueran por detrás. Le mostraron sus placas y le dijeron que eran de la Oficina Federal de Investigaciones.

Me reí y dije: “Oh. OK”, dijo Hart en una entrevista telefónica con The Epoch Times.

Le preguntaron si los esperaba. “Sé que están visitando a todos los que fueron a la manifestación”, dijo ella, y los invitó a entrar por el frío.

Pidió ir a vestirse y se lo permitieron. Como no quería dejar a su hija sola con ellos durante mucho tiempo, se metió en el cuarto de lavado, tomó ropa y envió un rápido mensaje de texto a su marido, Scott Hart, que ya estaba en el trabajo.

“Apareció el FBI”, escribió, y no volvió a saber de ella hasta que se fueron.

La pareja había observado varias veces extraños coches negros estacionados en el vecindario y bromeó con que tal vez fuera el FBI.

Scott le contó a su jefe lo que ocurría y se puso en marcha hacia su casa.

Uno de los agentes fue el que más habló. Le preguntó a Hart si había estado en Washington el 6 de enero. Ella dijo que sí, y él le pidió que les explicara el día.

Pies fríos

Todo comenzó con tres amigas que se reunieron en casa de Hart entre las 5:30 y las 6 de la mañana. Condujeron hasta Washington y encontraron un lugar en un estacionamiento cercano al lugar donde estaba previsto que hablara el expresidente Donald Trump, y luego caminaron hasta esa zona.

“Estuvimos paseando, asimilándolo”, dijo Hart. El agente se interesó por el estado de ánimo de la multitud. “El ambiente era algo sombrío. Estábamos esperando a ver si Mike Pence iba a apoyar a Trump. Era simplemente que la gente estaba allí reunida. No me sentí en peligro”.

Devon Hart
Devon Hart en el mitin del presidente Donald Trump en Washington el 6 de enero de 2021. (Devon Hart)

“Me preguntó qué pasaba en el mitin: ¿notaste algo raro? Me pareció raro ver a lobos solitarios vestidos con ropa de Carhartt”, dijo Hart. Después de que Trump hablara, una de las amigas de Hart, que llevaba el calzado equivocado, dijo que tenía los pies fríos. Decidieron volver al estacionamiento y regresar a casa.

“Si sus pies no estuvieran fríos, esto podría ser una historia diferente”, dijo Hart. Tal vez ellas también habrían caminado hasta el Capitolio.

De camino a casa, escucharon en las noticias que había gente irrumpiendo en el Capitolio.

“No estábamos cerca de allí en ese momento”, dice Hart que dijo al FBI. “Entonces el agente me dice: ‘Así que me estás diciendo que no estuviste en el Capitolio ese día’. Y yo dije que sí. Y él dijo: ‘Si no estuviste en el Capitolio ese día, ellos están mintiendo. O ellos, o tú estás mintiendo'”.

Hart no sabe de quién estaba hablando.

“Luego dijo: ‘Sabes, hay formas de probar que estuviste en el Capitolio’, y yo dije, si puedes probarlo debe ser por reconocimiento facial, y eso significa que tengo una doble por ahí, y me gustaría conocerla porque es bastante genial”.

“En este punto, estaba en tal incredulidad”, dijo Hart. “Sabía que alguien me había denunciado al FBI”.

Nada que ocultar

No mucho antes de la visita del FBI, alguien llamó a la línea de denuncia desde el trabajo de Hart e informó que ella había estado en la manifestación del 6 de enero. Se reunió con recursos humanos, ellos revisaron su página de Facebook y le dijeron que no había violado la política de la empresa; todo estaba bien.

Como vendedora de software, no hablaba de política en el trabajo, pero algunos de sus compañeros la seguían en Facebook y vieron que había posteado sobre su viaje a Washington.

El interrogatorio del FBI continuó. Le pidieron los nombres de las mujeres que estaban con ella y le pidieron que volviera a contar la historia. “¿A qué hora llegó a casa? ¿Estaba oscuro? ¿Conoce a algún miliciano? ¿Está asociada a alguna milicia? ¿Vio a algún miliciano?”. Ella respondió “no”.

“Me preguntó: ‘Si no le importa que le pregunte, ¿qué opina de lo que ocurrió el 6 de enero con la insurrección? Le dije que no aprobaba la violencia en absoluto, en ninguna situación. Pero no siento que esto fuera una insurrección, y realmente me pregunto por qué están sentados aquí en mi sala y no averiguan quién mató a Ashli Babbit”.

Desde entonces se ha reportado que Babbit fue asesinada de un disparo por un oficial de la Policía del Capitolio dentro del Capitolio.

“El otro tipo habló en ese momento”, recordó Hart. “Dijo: ‘Quiero que sepa que la mayoría de nosotros pensamos de forma similar a la suya. No estamos necesariamente en lados opuestos'”.

Ella tomó su tarjeta, los agentes dijeron que se pondrían en contacto si tenían otras preguntas, y se fueron.

“Tengo la sensación de que intentaban averiguar a quién conocía. No conozco a nadie que pudiera hacer daño a nadie”.

Su marido llegó a casa unos 15 minutos después y le preguntó por qué los había dejado entrar.

“Porque no tengo nada que ocultar. No soy una terrorista”, dijo Hart.

“Después de que se fueran, nunca me había sentido así. Intimidada, vulnerada, fue una sensación de intrusión. Solo soy una persona normal y corriente”. Hart dijo que dejó de asistir a actos políticos durante un tiempo, eliminó algunos de sus posteos en Facebook y tiene más cuidado con lo que postea. “Sentí que no podía sentirme libre de decir lo que quería todo el tiempo”.

Cree que alguien del trabajo puede haberla denunciado después de que su lugar de trabajo no la reprendiera por asistir al mitin. Se sintió incómoda y finalmente la llevó a dejar su trabajo.

Pero no se acabó. En septiembre, recibió una llamada de otro agente del FBI de Filadelfia. Le dijo que alguien la había denunciado por actividades terroristas el 6 de enero y que tenía las mismas preguntas para ella. Se trataba de una nueva denuncia, le dijo.

Quería los nombres de las personas y cuando ella dudó, le dijo que si no cooperaba, abriría una investigación sobre ella y estaría en el sistema.

“Él dijo: ‘cuando estés en nuestro sistema, aparecerá en tu comprobación de antecedentes cuando vayas a conseguir un trabajo’. Fue muy intimidante”, dijo Hart.

Pero dice que hoy iría a una manifestación.

“Pero, por supuesto, tendría reservas”, dijo Hart. “Este es un país libre. Si la gente no defiende los derechos que Dios le ha dado, ¿quién lo hará? Si no soy yo, ¿quién?”.

Prohibido en Facebook

Andrew Walker, de 33 años, del condado de Lancaster, Pensilvania, llevaba dos años organizando mítines y convoyes políticos en apoyo del presidente Trump antes de las elecciones. Organizaba estos mítines a través de una página de Facebook con unos 800 seguidores. Cuando llegó a casa después del mitin del 6 de enero, posteó unas cuantas fotos.

“Escribí una pequeña cosa en Facebook, pero al cabo de un par de días ya no pude conectarme”, dijo Walker. “Pensé que era una casualidad. Esperé unos días. Apareció un mensaje: Facebook me etiquetó como terrorista doméstico y me vetó de por vida. También me vetaron en YouTube y Amazon”.

Intentó varias veces crear nuevas cuentas con nombres diferentes, pero a los pocos días las cuentas se cerraban, cada vez más rápido que la anterior. Finalmente, su dirección IP fue prohibida.

Eso ocurrió en los primeros 10 días después de la manifestación, por lo que no tuvo la oportunidad de contar a mucha gente sus experiencias de ese día.

Walker condujo hasta Washington la noche anterior al mitin y se reunió con algunos amigos en un hotel. Quería apoyar a Trump y formar parte de la historia.

Desde el hotel, él y sus amigos tomaron un tren hacia Washington temprano, entre las 6 y las 7 de la mañana, porque querían adelantarse a la multitud. Pero la multitud ya era grande cuando llegaron.

Walker olvidó algo en el hotel y trató de volver, pero a esa hora los trenes estaban suspendidos, por lo que la gente no podía entrar ni salir de la zona.

“Pensamos que era un poco raro. Nos pareció raro. Volvimos lentamente a nuestro grupo”, dijo Walker a The Epoch Times. Vieron los discursos de pie cerca del Monumento a Washington. El discurso de Trump era similar a otros que había pronunciado, y ellos tenían frío, así que se fueron antes de que terminara de hablar y empezaron a caminar hacia el Capitolio, deteniéndose en un camión de comida para comer y entrar en calor.

“Ahí es cuando se puso raro”, dijo Walker.

Andrew Walker
Andrew Walker, del condado de Lancaster (Pensilvania), en el mitin de Washington del 6 de enero de 2021 (Andrew Walker)

“Escuché dos estallidos, como un cañón, desde la zona del Capitolio. Les dije a mis compañeros que eso no sonaba bien. Luego, cada 10-12 minutos, se oía un estallido. Sonaba como las pistolas de gas lacrimógeno”, dijo Walker. “Esto fue mucho antes —nadie hacía nada— ni gritos, ni nada fuera de lo normal”.

Walker y sus amigos se encontraban a 200-300 metros de la escalinata trasera del Capitolio, donde se encontraba el escenario de la inauguración. En ese momento había unas 1000 personas reunidas.

“No sabemos qué está pasando, al otro lado del edificio. De repente oímos a la gente gritar: ‘¡Tengo spray de pimienta en los ojos!’ y pensé ¿por qué? Nadie está haciendo nada. Entonces vi un bote de gas lacrimógeno en el aire. Cayó a unos seis metros de mí”.

Vio a personas mayores con los ojos enrojecidos que se limpiaban la cara. También había niños, incluso uno en un cochecito.

“Estaba allí de pie preguntándome por qué está pasando esto. No paraba de ocurrir. Había más y más conmoción frente a nosotros”.

Walker dice que los teléfonos móviles no funcionaban pero que tenía un walkie-talkie porque le gusta estar preparado. Dice que él y su grupo no entraron en el Capitolio, pero que vieron a miles de personas subiendo al edificio en zonas que no les correspondían, y que oyeron que habían disparado a alguien dentro, pero no estaban seguros de que fuera cierto.

“Un señor salió corriendo del edificio. Tenía un agujero en la mejilla. Le salía sangre y dijo que le habían disparado con una bala de goma. Dijo que estaba en el edificio del Capitolio, y yo pensé que si estaba allí, ¿cómo había salido sin ser detenido? Sabíamos que no debíamos entrar allí. Estaba caminando libremente”.

Empezaron a caminar hacia el hotel y finalmente pudieron encontrar un tren que funcionaba para volver al hotel.

“Me ardían los ojos. Estábamos todos bastante conmocionados y asombrados por la confusión”, dijo Walker. “Fuimos a un restaurante que tenía televisores y no podíamos creer lo que estábamos viendo. Decían que había un disturbio, pero lo que mostraban en la televisión no se parecía a lo que acabábamos de ver. Hicieron que pareciera que los partidarios de Trump habían iniciado una guerra. Allí mismo, todos supimos que estaba pasando algo más. Pensamos que era Antifa”.

Esa noche volvió a casa en coche.

El lunes siguiente, cinco días después del mitin, al ir a trabajar, entre las 4:30 y las 5 de la mañana, vio un coche negro con los vidrios polarizados que parecía fuera de lugar en su barrio.

Le dijo a su familia que tenía la sensación de que lo estaban siguiendo.

A los pocos días, justo después del trabajo, Walker abrió la puerta de su casa. Dos agentes del FBI habían llamado a la puerta y querían hablar con él. Allí estaba el coche negro, en su entrada.

“Me interrogaron durante 45 minutos o una hora. Les dije que me estaban siguiendo”.

Le preguntaron por sus posteos en Facebook. Un posteo de interés era un meme que decía “Daría mi vida por este país”.

“Me preguntó sobre eso, y le dije que absolutamente lo haría”, dijo Walker. “Aparentemente fue una bandera roja para ellos”.

Le preguntaron si había entrado en el Capitolio, si tenía armas y sobre la bandera negra que a veces ondea en su camioneta.

“Me pareció que intentaban hacerme sentir que había hecho algo malo por estar allí. Que lo que hago y lo que he hecho está mal. Dijeron: ‘Estamos aquí porque eres un líder muy franco y tienes muchos seguidores’. Pero nunca he hecho nada ilegal”.

Después de la visita del FBI, algunos amigos de Walker, su hermano y su madre le dijeron que tal vez no debería ser tan franco y que quizá no debería asistir a ningún mitin político durante un tiempo.

“Todos los días, durante un tiempo, miraba por encima del hombro, sintiéndome observado”, dijo Walker.

El FBI no había terminado con Walker. La semana pasada un agente le llamó para concertar una reunión. Aceptó reunirse el lunes durante su descanso de 30 minutos para comer. Dos nuevos agentes le interrogaron durante una hora, de pie fuera, en el frío del estacionamiento de una gasolinera. No se sintió cómodo subiendo a su coche.

“Esto me pareció más incómodo”, dijo Walker. “Parecía que estaban presionando un poco más”. Buscaban a alguien sospechoso de estar dentro del Capitolio ese día y pensaron que él podría guiarles hasta esa persona. No era alguien que él conociera bien.

“Me pareció que intentaban relacionarme con la supremacía blanca”, dijo Walker. “Pero yo no sabía nada. No hice nada ilegal o malo, pero me hicieron sentir como si lo hubiera hecho. Me hicieron sentir que ‘te estamos vigilando’. Me hicieron sentir que podría ser para el resto de mi vida. Me hicieron sentir que estaba ocultando algo. Me presionaron para obtener información que no tengo. Parecía que no creían lo que decía”.

Le dijeron que estaban a favor del derecho a protestar y que debía continuar con sus actividades, pero que si se hablaba de violencia, debía hacérselo saber. Eso fue inquietante porque Walker dice que solo se relaciona con gente pacífica.

“Si creen que estoy involucrado en algo así, no han terminado conmigo”, dijo Walker. “Parecían buenos chicos, pero había esa incomodidad, que no me están creyendo”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS