Asombroso tesoro perdido de naufragio español del siglo XVII se exhibe por primera vez en las Bahamas

Por Louise Chambers
15 de Septiembre de 2022 8:26 PM Actualizado: 15 de Septiembre de 2022 8:26 PM

Un museo de Gran Bahama exhibe por primera vez tesoros recuperados de un naufragio español del siglo XVII. El singular y espectacular botín incluye monedas, porcelana y joyas que en su día estaban destinadas a acabar en manos de caballeros o aristócratas.

Construido en torno a los restos rescatados del barco hundido Nuestra Señora de las Maravillas, se encuentra el Museo Marítimo de las Bahamas de Allen Exploration, en Freeport. El galeón español de dos cubiertas y 891 toneladas desapareció frente a las islas del norte el 4 de enero de 1656, tras colisionar con el buque insignia de su flota, chocar con un arrecife y hundirse.

Solamente 45 de sus 650 tripulantes sobrevivieron.

Representación artística del Nuestra Señora de las Maravillas, construido en 1647. (Cortesía de Allen Exploration vía el Museo Marítimo de las Bahamas)
Los buzos examinan el rastro de escombros del naufragio del Maravillas en busca de artefactos. (Cortesía de Chad Bagwell/ Allen Exploration vía el Museo Marítimo de las Bahamas)

La flota de Tierra Firme se dirigía a su casa en Sevilla, España, desde La Habana, Cuba, cuando el galeón, cargado de envíos reales y privados, además de contrabando, descendió a su tumba acuática. Llevaba plata rescatada del naufragio del Jesús María de la Limpia Concepción, que se hundió frente a las costas de Ecuador 18 meses antes.

Los arqueólogos marinos y los directores de operaciones de Allen Exploration, junto con buzos locales, llevaban dos años explorando los restos dispersos y el rastro de escombros del Maravillas, cubriendo una zona de búsqueda de 5 por 7.5 millas (8 por 12 kilómetros). Los magnetómetros de alta resolución, el sonar de barrido lateral y el análisis batimétrico les permitieron cartografiar a distancia 8,800 objetos hundidos.

El equipo registra un ancla de hierro a lo largo del rastro del naufragio del Maravillas. (Cortesía de Brendan Chavez/Allen Exploration a través del Museo Marítimo de las Bahamas)
Buzos regresando a la superficie después de una búsqueda. (Cortesía de Chad Bagwell/Allen Exploration a través del Museo Marítimo de las Bahamas)

Encontraron una gran cantidad de tesoros, como “tarros de aceitunas” españoles, porcelana china, aparejos de hierro, monedas de oro y plata, y un mango de espada de plata que perteneció al soldado Don Martín de Aranda y Gusmán.

Recuperaron una cadena de filigrana de oro, hecha a mano para un rico aristócrata, que no se parece a nada sacado de un barco naufragado, además de cuatro colgantes enjoyados con la cruz de Santiago, que se cree que llevaban los caballeros de la sagrada Orden de Santiago de España, cuyos guerreros religiosos protegían a los peregrinos en la marcha de 800 kilómetros desde los Pirineos hasta Galicia.

Los investigadores recuperaron una moneda de oro del rastro de restos de las Maravillas. (Cortesía de Brendan Chavez/Allen Exploration a través del Museo Marítimo de las Bahamas)
(Izquierda) Contrabando de esmeraldas y amatistas. (Cortesía de Brendan Chavez/Allen Exploration vía el Museo Marítimo de las Bahamas); (Derecha) El equipo examina una enorme barra de plata de 75 libras en el laboratorio de conservación del Museo Marítimo de las Bahamas. (Cortesía de Matthew Lowe a través del Museo Marítimo de las Bahamas)

El hallazgo de un colgante de oro y esmeralda ovalada de Santiago fue especialmente emocionante para el fundador de Allen Exploration, Carl Allen.

“Me quedé con un nudo en la garganta”, dijo en un comunicado. “El colgante me hipnotiza cuando lo sostengo y pienso en su historia. Cómo sobrevivieron estos diminutos colgantes en estas duras aguas, y cómo logramos encontrarlos, es el milagro del Maravillas”.

El barco hundido tiene una historia turbulenta, añadió, debido a los intensos rescates de las búsquedas españolas, inglesas, francesas, holandesas, bahameñas y estadounidenses durante los siglos XVII y XVIII, además de los barridos de los años 70 a principios de los 90. No obstante, la tecnología de exploración moderna sigue produciendo aún más gemas ocultas bajo las olas y la arena.

Una botella de vino de cristal recuperada en el lugar del naufragio. (Cortesía de Brendan Chavez/Allen Exploration vía el Museo Marítimo de las Bahamas)
Joyas de oro, monedas, una cadena de oro y colgantes del Maravillas. (Cortesía de Brendan Chavez/Allen Exploration vía el Museo Marítimo de las Bahamas)

En el rescate se encontraron monedas acuñadas en México, un lingote de plata de 75 libras y una gran cantidad de esmeraldas y amatistas extraídas en Colombia, extraídas del manifiesto del barco, lo que atestigua que el barco traficaba con contrabando; no era raro que los galeones del siglo XVII en la América española tuvieran hasta un 20 por ciento de contrabando.

El arqueólogo marino del proyecto, James Sinclair, dijo: “No se trata solo de arqueología marina forense; también estamos escarbando en excavaciones anteriores, averiguando qué hicieron los equipos de salvamento anteriores, dónde y por qué”.

“El barco puede haber sido destruido por los rescates anteriores y los huracanes. No hay garantías, pero estamos convencidos de que hay más historias por ahí”.

Los barcos de investigación de Allen Exploration en el norte de las Bahamas. (Cortesía de Brendan Chavez/Allen Exploration a través del Museo Marítimo de las Bahamas)

Además de exhumar el botín perdido, Allen Exploration toma muestras de la biodiversidad, la geología del fondo marino y la contaminación por plásticos para comprender mejor el desarrollo de los ecosistemas de las Bahamas. Mientras sondeaban las piezas perdidas del Maravillas y su preciada carga, los investigadores hallaron otros 18 naufragios, con otros miles potencialmente al acecho, repartidos por toda la región.

Ninguno de los tesoros del Maravillas se venderá. Todos están expuestos permanentemente en el Museo Marítimo de las Bahamas para que el público pueda maravillarse.

Un “tarro de aceitunas” del naufragio del Maravillas. (Cortesía de Brendan Chavez/Allen Exploration a través del Museo Marítimo de las Bahamas)
Un anillo de oro y perlas del naufragio. (Cortesía de Nathaniel Harrington/Allen Exploration vía el Museo Marítimo de las Bahamas)
Colgante de oro y piedra bezoar en forma de festón de la Orden de Santiago con una cruz de Santiago en el centro. (Cortesía de Nathaniel Harrington/Allen Exploration vía el Museo Marítimo de las Bahamas)
Guardia de la espada de Gusman. (Cortesía de Brendan Chavez/Allen Exploration vía el Museo Marítimo de las Bahamas)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.