Asteroide recién descubierto desata una alerta y 12 horas después impacta nuestra atmósfera

Por Anastasia Gubin - La Gran Época
29 de Junio de 2019 Actualizado: 30 de Junio de 2019

La NASA reveló esta semana, que 12 horas después que su equipo emitió la alerta de un asteroide cercano a nuestro planeta con riesgo de impacto, la roca efectivamente ingresó a nuestra atmósfera. Afortunadamente era pequeña y se desintegró como una bola de fuego.

Esto significa que frente a un asteroide no previsto que sea un poco más grande y destructivo, los astrónomos tendrían quizás solo medio día para calcular la trayectoria exacta y dar con el posible sitio de impacto. Solo entonces podrán dar aviso a la población.

Cuando un detector de rayos de un satélite meteorológico estadounidense GOES detectó a primera hora de la tarde del 22 de junio un destello diferente a lo normal que parecía ser un bólido, Davide Farnocchia, un científico del Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra del Laboratorio en Pasadena, California, decidió investigar.

Farnocchia recordó que horas antes había recibido una alerta automática de un pequeño asteroide de cinco metros pasando cerca de nuestro planeta. Supuso que era el culpable del destello, dijo la NASA.

Imagen ilustrativa de un asteroide y el planeta Tierra en el espacio. (Urikyo33/Pixabay)

La NASA  tiene un sistema de detectar y rastrear objetos cercanos que puedan ser un riego, pero este asteroide demasiado pequeño no fue motivo de dar aviso a la población.

El evento en todo caso “presentó una oportunidad ideal para que los equipos de defensa planetaria de la NASA probaran su participación en el sistema de alerta”, escribió la agencia espacial el 27 de junio.

Impacto de asteroide o cometa, recreación artística. (Wikimedia Commons)

El asteroide de cinco metros, designado como 2019 MO, fue detectado a las 9:45 UTC del sábado 22 de junio por la Universidad de Hawái, usando el Telescopio de encuesta ATLAS en Maunaloa, Hawái.

Se encontraba a unos 500.000 kilómetros de la Tierra la primera vez que se lo vio, algo más lejos que la órbita de nuestra Luna, la que está a unos 380.000 km de nuestro planeta.

“Esto fue el equivalente a detectar algo del tamaño de un mosquito desde una distancia de 500 kilómetros·, destacó la NASA.

ATLAS registró cuatro posiciones del asteroide 2019 MO en diferentes tiempos, las que fueron anotadas en el Centro de Planetas Menores ,financiado por la NASA, donde se evaluaron de inmediato por un software automatizado que analiza las posibilidades de impacto, llamado Scout.

“Scout identificó rápidamente un posible impacto. Las observaciones eran demasiado escasas para proporcionar certeza, pero mostraron que el tamaño sería demasiado pequeño para ser una preocupación”, dijo Farnocchia.

Además observó que los datos del pequeño y nuevo asteroide aún no eran concluyentes: el cuerpo había sido visto solo cuatro veces en poco menos de media hora por Atlas, lo que no era suficiente información para determinar de dónde venía o exactamente dónde llegaría.

Afortunadamente, el telescopio de inspección Pan-STARRS 2 -financiado por la NASA- en Maui, Hawái, había fotografiado la parte del cielo donde el pequeño asteroide podría haber sido visible un par de horas antes.

“Con estas observaciones adicionales se calculó una trayectoria más precisa para el asteroide y se resolvió el enigma: el objeto que impactó la atmósfera sobre el Caribe fue el asteroide detectado por ATLAS solo 12 horas antes y marcado por Scout”, dijo el astrónomo.

El impacto del Asteroide 2019 MO ya fue confirmado por infrasonidos internacionales y otros sensores del gobierno de Estados Unidos, y se ha agregado al Mapa de bola de fuego del Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra.

“Los asteroides de este tamaño son mucho más pequeños de lo que tenemos que rastrear”, dijo la NASA.

“Son tan pequeños -concluyó-que no sobreviven al pasar a través de nuestra atmósfera para causar daños a la superficie de la Tierra. Pero este evento muestra cuán capaces son nuestros programas de búsqueda incluso para objetos de tamaños tan pequeños”.

Un asteroide no previsto un poco más grande, de unos 16 metros, fue en cambio el que causó cerca de 1500 heridos en Cheliabinsk, Rusia el 15 de febrero de 2013.

El asteroide de Cheliábinsk cruzó el 15 de febrero de 2013 los cielos de los Urales cerca de esa ciudad rusa y su impacto dejó 1500 heridos, algunos de ellos de gravedad. (Alex Alishevskikh-Wikimedia Commons)

***

Descubra a continuación

El libro que está cambiando China y liberando a los chinos del espectro comunista

TE RECOMENDAMOS