Ataques a subestaciones eléctricas del Noroeste del Pacífico suscitan preocupación

Por Scottie Barnes
13 de Diciembre de 2022 5:20 PM Actualizado: 13 de Diciembre de 2022 5:20 PM

Los ataques a al menos seis subestaciones eléctricas en el Noroeste del Pacífico han alarmado a las fuerzas policiales y a los proveedores de servicios públicos. Los incidentes se parecen a los que dejaron sin electricidad durante días a 40,000 habitantes de Carolina del Norte a principios de diciembre.

Aunque los ataques contra las instalaciones de Portland General Electric, Bonneville Power Administration y Puget Sound Energy causaron una interrupción limitada del servicio, reavivaron la preocupación que desde hace tiempo suscita la posibilidad de que los terroristas atenten contra la red eléctrica estadounidense.

Las tres empresas declararon que estaban cooperando con la Oficina Federal de Investigación en la “investigación activa” de estos incidentes.

PGE informa de que el ataque a su subestación de Clackamas afectó brevemente al suministro eléctrico de unos 6400 clientes.

“PGE está coordinando estrechamente con múltiples agencias policiales la investigación, incluido el FBI”, informó la compañía en su página web.

“Los ataques a la infraestructura eléctrica son delitos graves, independientemente de si están inspirados por una intención maliciosa o por simple vandalismo, y los miembros de la comunidad que vean pruebas de vandalismo en el equipo eléctrico o sospechen de una amenaza deben informar de ello a las fuerzas policiales”, declaró PGE.

La Bonneville Power Administration también confirmó al menos un “ataque físico deliberado” en una subestación de Clackamas el 24 de noviembre.

“Es evidente que alguien quería dañar los equipos y posiblemente provocar un apagón”, escribió el vicepresidente de servicios de campo de transmisión, John Lahti, en el sitio web de la BPA.

Al parecer, dos personas cortaron la valla que rodea una subestación de alta tensión y luego utilizaron armas de fuego de pequeño calibre para causar “daños significativos” a los equipos, provocar incendios y sabotear los sistemas eléctricos.

Pacific Power no reconoció ningún ataque contra sus instalaciones.

“Contamos con medidas de seguridad para proteger nuestros activos y mantener a nuestros clientes y empleados a salvo y seguros”, declaró la empresa en su página web.

“Estamos trabajando estrechamente con socios de la industria y las fuerzas policiales para supervisar la situación y aplicaremos cualquier información sobre amenazas emergentes para evaluar nuestras medidas de seguridad para reducir la probabilidad o el impacto de un ataque cuando sea posible”.

El FBI emitió un comunicado la semana pasada.

“El FBI comparte rutinariamente información con nuestros socios de aplicación de la ley con el fin de ayudar en la protección de las comunidades a las que sirven”, dijo Joy Jiras, portavoz del FBI en Portland, en un comunicado. “Instamos al público a permanecer vigilante e informar de cualquier actividad sospechosa a las fuerzas policiales”.

El temor a un ataque contra la red eléctrica estadounidense no es nada nuevo.

Las autoridades llevan tiempo advirtiendo que la infraestructura eléctrica de la nación podría ser un objetivo para los terroristas.

En enero, un informe del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos advertía de que los extremistas domésticos han estado desarrollando “planes creíbles y específicos” para atacar la infraestructura eléctrica desde al menos 2020.

El informe advertía de que los extremistas “probablemente seguirán tramando y alentando ataques físicos contra la infraestructura eléctrica”, que incluye más de 6400 centrales eléctricas y 450,000 millas de líneas de transmisión de alto voltaje que atraviesan el país.

El DHS reiteró esa preocupación en un boletín de alerta terrorista publicado el 30 de noviembre.

El informe del DHS también señala que es improbable que los atacantes, al menos sin ayuda interna, produzcan apagones generalizados en varios estados, aunque sí podrían causar daños y heridos.

La Comisión de Servicios Públicos de Oregón (PUC) reconoció que está trabajando con las empresas de servicios públicos reguladas para “apoyar una mayor vigilancia y supervisión de sus sistemas”.

“La PUC de Oregón está siguiendo de cerca los ataques físicos deliberados a la infraestructura energética en varios estados, incluido Oregón, que las autoridades están investigando actualmente”, dijo la oficial de información pública de la PUC, Kandi Young, a The Epoch Times en un correo electrónico.

“La PUC exige a las empresas de servicios públicos reguladas que gestionen de forma proactiva los riesgos emergentes para la seguridad y la fiabilidad, incluidas las amenazas a la seguridad física y cibernética, y que informen de los incidentes seleccionados”.

Muchos en el sector de la energía son reacios a hablar de detalles concretos “por temor a hacer pública información potencialmente sensible y permitir o alentar a los vándalos”, explicó un ingeniero de una empresa de servicios públicos.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.