Ataques de Hamás: ¿Quién es el responsable?

Por Roger Simon
09 de Octubre de 2023 2:21 PM Actualizado: 10 de Octubre de 2023 11:53 AM

Opinión

Ahora que Hamás está atacando como nunca antes en compañía de quienes lo financian, lo menos que se debería hacer es descartar la “solución de dos Estados” al conflicto palestino-israelí.

De todos modos, nunca se trató realmente de paz, aunque yo y millones de personas más creímos y deseamos que así fuera.

Basta preguntarle al exlíder de la Organización de Liberación Palestina (OLP), Yasser Arafat, qué estaba pensando realmente cuando estrechó la mano del presidente Bill Clinton en el jardín de la Casa Blanca hace muchos años para celebrar los Acuerdos de Oslo.

Bueno, supongo que no se puede, pero imagino que lo que más tenía en la mente el terrorista fallecido era continuar con los pagos por el lujoso estilo de vida de su esposa en el Hotel Bristol de París, sin mencionar preservar su propia vida para no terminar asesinado como Anwar Sadat después de que el presidente egipcio hiciera las paces con Israel.

El líder terrorista, a quien se ha culpado de los asesinatos olímpicos de Múnich (aunque no por Steven Spielberg en su confusa película), tampoco se habría sorprendido por lo que está sucediendo hoy, mucho después de que Israel devolviera Gaza a los palestinos y de que su propia OLP fuera violentamente aplastada por Hamás, que entonces se hizo con el control del territorio, con Hamás librando ahora una guerra hasta un punto que nunca se creyó posible.

“¡Hamás, Hamás, judíos al gas!” y “¡Desde el desierto hasta el mar, Palestina será libre!” son sólo dos de los lemas favoritos de esta organización terrorista a la que Associated Press prefiere referirse eufemísticamente como un grupo de “militantes”.

¿Suena eso como un grupo ansioso por una “solución de dos Estados”?

Estos “militantes” acaban de invadir otro país y han tomado rehenes, sabiendo muy bien hasta qué punto, más allá de cualquier país que se me ocurra, Israel irá a recuperar a los suyos.

Según Ynetnews, en el momento de escribir este artículo, “se cree que decenas de cautivos israelíes, entre ellos numerosas mujeres y niños, han sido llevados a la Franja de Gaza”. Los cohetes están impactando en Tel Aviv.

¿A quién culpar?

Se señala con el dedo al primer ministro Benjamín Netanyahu y a la Mossad por no haber anticipado este desastre, que, también en el momento de escribir estas líneas, suma más de 200 israelíes muertos y 1000 heridos, cifras que muy probablemente aumentarán, al igual que las cifras de palestinos porque Hamás es bien sabido que esconde sus instalaciones de misiles en hospitales y escuelas. Luego, la prensa obediente utiliza las muertes, especialmente los niños, contra Israel.

Y, de hecho, Israel ha estado en medio de una disputa política interna bastante abarcadora sobre su sistema judicial que sin duda mantuvo la mirada alejada del proverbial asunto. Eso parece haber terminado por el momento.

Pero es casi demasiado fácil ver de dónde viene el verdadero impulso: El mayor enemigo de la nación judía y el mayor benefactor financiero de Hamás: Irán.

Tampoco es coincidencia que, hace menos de un mes, como parte de un intercambio de prisioneros, la administración Biden haya acordado dar a Teherán acceso a USD 6000 millones en fondos iraníes congelados.

¿Para qué se entregó ese dinero?

Nuestro secretario de Estado, Anthony Blinken, nos aseguró que “entonces se permitirá a Irán utilizar los fondos para comprar alimentos, medicinas u otros artículos humanitarios permitidos por las sanciones económicas de Estados Unidos”.

Teniendo en cuenta que Irán es una dictadura religiosa y se ha descubierto que miente en numerosas ocasiones, es difícil concebir que incluso el Sr. Blinken pudiera creer esto. Uno se pregunta qué estará pensando ahora.

La administración Biden tampoco se cubrió de gloria cuando inmediatamente pidió “moderación a ambas partes” después de que Hamás iniciara sus acciones. Rusia, irónicamente entre todos los países, hizo exactamente lo mismo.

Al darse cuenta, o cuando le dijeron, que la “óptica” no era excelente, nuestra administración rápidamente cambió de rumbo y el presidente Biden le aseguró a Netanyahu su apoyo al derecho de autodefensa de Israel.

Mientras tanto, Arabia Saudita critica a Israel por “provocar” de alguna manera los ataques de Hamás, lo que hace que algunos se pregunten si interceptar el tan rumoreado acercamiento entre Israel y Arabia Saudita es parte de lo que instigó esta guerra.

Cualquiera sea el caso, nos queda la pregunta: ¿Qué sigue?

Muchos en Israel, con justificación, están pidiendo que se utilice esta invasión como una razón para finalmente “acabar” con Hamás, la Jihad Islámica y la República Islámica de Irán de una vez por todas.

Se ha dicho que durante su administración el presidente Barack Obama impidió que Netanyahu llevara a cabo un ataque contra las instalaciones nucleares de Irán.

Desde entonces, el apoyo de Irán a sus cómplices (Hamás, la Jihad Islámica y, aún más importante, Hezbollah en la frontera norte de Israel con el Líbano) no ha hecho más que aumentar.

Hezbollah, según Middle East Eye, es el actor no estatal más fuertemente armado del mundo. Se estima que tienen 130,000 misiles, dirigidos principalmente a Israel, además de drones y antidrones, con unos 20,000 combatientes activos y 20,000 más en reserva.

Imagínense si Hezbolá, siguiendo órdenes de sus amos en Teherán, decide que es hora de actuar por su parte mientras Hamás continúa su trabajo.

La conflagración será extraordinaria y existe la posibilidad de que la mayor parte del mundo se vea arrastrada. ¿Y luego qué? ¿Israel seguirá siendo el villano como tantas veces lo es en las Naciones Unidas?

Pregúntenle al legendario anticomunista Eric Hoffer, quien escribió hace años:

“Los judíos son un pueblo peculiar: Las cosas permitidas a otras naciones les están prohibidas a los judíos”.

“Otras naciones expulsan a miles, incluso millones de personas, y no hay problema de refugiados. Rusia lo hizo. Polonia y Checoslovaquia lo hicieron. Turquía expulsó a un millón de griegos y Argelia a un millón de franceses. Indonesia expulsó Dios sabe a cuántos chinos, y nadie dice una palabra sobre los refugiados”.

“Pero en el caso de Israel, los árabes desplazados se han convertido en refugiados eternos. Todo el mundo insiste en que Israel debe recuperar a todos y cada uno de los árabes. Arnold Toynbee califica el desplazamiento de los árabes como una atrocidad mayor que cualquiera de las cometidas por los nazis. Otras naciones, cuando salen victoriosas en el campo de batalla, dictan condiciones de paz. Pero cuando Israel salga victorioso deberá pedir la paz”.

“Todo el mundo espera que los judíos sean los únicos verdaderos cristianos en este mundo”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.