Atribuir beneficios a la vacuna contra COVID “carece de base o fundamento”, dice grupo investigador

Por Naveen Athrappully
02 de Diciembre de 2023 2:09 PM Actualizado: 02 de Diciembre de 2023 2:09 PM

Las autoridades sanitarias y los principales medios de comunicación difundieron afirmaciones infundadas sobre la seguridad y eficacia de las vacunas contra COVID-19, mientras que los ensayos clínicos de las vacunas eran “fraudulentos” y varios estudios posteriores a su lanzamiento estaban “significativamente” sesgados, informó el grupo de investigación PANDA.

En octubre de 2022, PANDA calificó la campaña de vacunación contra COVID-19 de “experimento fallido”. La organización dijo en una actualización reciente que todavía mantiene esta evaluación y esbozó sus preocupaciones con respecto a las vacunas.

Los ensayos de fase 3 de las vacunas contra COVID-19 se realizaron principalmente “en sujetos sanos y jóvenes que presentaban un riesgo insignificante de enfermedad grave”, afirmó PANDA. Como tales, “eran incapaces de medir los supuestos beneficios”.

Además, “se están acumulando rápidamente pruebas de conductas diseñadas para sesgar los resultados, que muchos considerarían fraudulentas”.

“Los denominados estudios del ‘mundo real’ realizados después de su lanzamiento están plagados de factores de confusión obvios y utilizan una serie de trucos estadísticos —completamente ignorados por las revistas académicas anteriormente acreditadas— que sesgan significativamente los resultados”, sostiene el informe.

Por ello, las afirmaciones de políticos, funcionarios sanitarios y medios de comunicación sobre la seguridad y eficacia de las vacunas contra COVID-19 “carecen de base o fundamento”.

“Los supuestos beneficios alegados se contradicen claramente con los datos a nivel de población que sugieren aumentos significativos de la mortalidad y morbilidad general en poblaciones muy vacunadas”.

Por ejemplo, un estudio de la organización de investigación sin ánimo de lucro CORRELATION publicado el 17 de septiembre descubrió que las personas mayores tenían un mayor riesgo de morir tras recibir las vacunas contra COVID-19, y que el riesgo de muerte se duplicaba aproximadamente cada cuatro años.

Esta duplicación del riesgo de mortalidad por la vacuna contra COVID-19 cada cuatro o cinco años de edad es aproximadamente dos veces más rápida que la tasa de duplicación decenal del riesgo anual de muerte por enfermedades clave de la vejez como el cáncer, la neumonía y las cardiopatías.

Un estudio publicado recientemente en Corea del Sur demostró que las personas que se vacunaban contra COVID-19 tenían más probabilidades de sufrir una serie de problemas de salud como hematomas, enfermedades del oído, trastornos menstruales y tinnitus.

PANDA señaló que “en términos de seguridad, cada semana aparecen nuevos datos y posibles mecanismos biológicos de daño que sugieren que estas terapias, inadecuadamente probadas y complejas, son sustancialmente más peligrosas de lo que se afirmó originalmente”.

En un testimonio ante el Parlamento Europeo en septiembre, el cardiólogo Dr. Peter McCullough dijo que la proteína de espiga en las vacunas de ARNm contra COVID-19 no se descompone en el cuerpo humano cuando se inyecta, lo que plantea graves problemas de salud.

Está “probado” en 3400 manuscritos revisados por pares que la proteína de espiga causa cuatro dominios principales de enfermedades: enfermedades cardiovasculares, neurológicas, coágulos sanguíneos y anomalías inmunológicas, dijo el Dr. McCullough.

En declaraciones al programa American Thought Leaders, el patólogo clínico Dr. Ryan Cole advirtió que la contaminación con ADN de algunas vacunas contra COVID-19 podría estar relacionada con el aumento de casos de cáncer y enfermedades autoinmunes.

El mito de la vacuna

El año pasado, PANDA sugirió que se podría argumentar a favor del “uso voluntario cuidadoso” de las vacunas contra COVID-19 entre los grupos vulnerables, basándose en “evidencias sólidas” de los beneficios generales para la salud.

Pero en la última actualización, PANDA dijo que esta evaluación “ahora debe ser cuestionada”, ya que concluyó que “nunca hubo una pandemia letal de ningún patógeno que fuera ‘riesgo añadido’ a las causas ya existentes de infecciones respiratorias”.

La organización sin fines de lucro señaló que había “amplia evidencia” de que el virus ya se había extendido por varios continentes meses antes de que se declarara una emergencia sanitaria. Durante este tiempo, la infección se propagó “sin causar aparentemente ningún exceso de mortalidad ni informes de grupos de presentaciones clínicas inusuales en ninguna parte”, excepto en Wuhan, China.

Como tal, fue la declaración de emergencia sanitaria y los posteriores “cambios catastróficos” realizados en la atención sanitaria y social los que causaron “todos los daños” que se atribuyen al virus de COVID-19, afirmó PANDA, añadiendo que no existe “ninguna evidencia convincente” que vincule la propagación de ningún patógeno con oleadas de enfermedades mortales.

“Si las pruebas no hubieran estado disponibles y los médicos hubieran seguido tratando a los pacientes con infecciones respiratorias de forma individual según los síntomas que presentaban (de acuerdo con la práctica de décadas), no creemos que se hubiera notado nada inusual, como lo que estaba ocurriendo antes de la ‘emergencia’ (es decir, nada importante) hubiera continuado después”.

“En otras palabras, si no hubiéramos hecho nada, no se habría mencionado la pandemia de 2020 en los libros de historia, utilizando cualquier definición razonable de la palabra ‘pandemia’ (…) De lo anterior se deduce que no había necesidad ni justificación para el lanzamiento de cualquier terapia novedosa, incluidos los productos denominados ‘vacunas’”, indicó PANDA.

Otros expertos también han planteado la observación de PANDA de que la pandemia fue exagerada y dio lugar a medidas draconianas impuestas por los gobiernos.

Un ensayo publicado en enero por Douglas Allen, profesor de economía en la Universidad Simon Fraser, señala que los funcionarios del gobierno inicialmente entraron en pánico a raíz de la pandemia.

“En primer lugar, muchos pensaron erróneamente que COVID-19 podría erradicarse utilizando una estrategia integral de seguimiento/rastreo/aislamiento tal como se había abordado el SARS en 2004”, escribió el Sr. Allen. “En segundo lugar, grupos de matemáticos aplicados pidieron inmediatamente confinamientos y sus predicciones apocalípticas influyeron mucho en los responsables de la formulación de políticas.

“La cifra inmediata de muertes masivas no se produjo; de hecho, después de cinco oleadas todavía no había sucedido. Los modelos epidemiológicos SIR utilizados durante la pandemia fallaron repetidamente en estimar con precisión los casos, las hospitalizaciones y las muertes”.

Durante la primera ola de la pandemia, dos cosas quedaron claras: que las tasas de mortalidad por infección eran más bajas de lo que se suponía y que el riesgo de mortalidad “dependía en gran medida” de la edad. Como tal, “COVID-19 nunca fue una amenaza grave para las personas sanas menores de 60 años”.

Sin embargo, los gobiernos impusieron un bloqueo tras otro porque admitir que cometieron un error habría sido “excepcionalmente costoso” para ellos, dijo el Sr. Allen.

En última instancia, los efectos negativos de tales cierres recayeron “desproporcionadamente en los jóvenes, los pobres, las personas de color, aquellos con problemas de salud distintos del COVID-19, los menos educados, los trabajadores manuales, los padres solteros y muchos otros en la base de la escala socioeconómica”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.