Diga no al aturdimiento escolar: por qué prepararse y planificar ahora el próximo año académico

Por Jeff Minick
07 de Agosto de 2021 8:04 PM Actualizado: 07 de Agosto de 2021 8:04 PM

“Es verano, y la vida es más fácil”: esa frase de la ópera de George Gershwin “Porgy y Bess” podría servir de lema para muchos escolares. Nada de deberes durante un par de meses, nada de exámenes y calificaciones, nada de carreras por la mañana metiendo libros en la mochila y buscando esa tarea perdida: los veranos de mi infancia significaban libertad de todo, excepto de las tareas domésticas, y espero que los jóvenes que lean mis palabras estén disfrutando de libertades similares.

Los padres, sin embargo, podrían considerar un enfoque diferente del verano y la educación.

Los últimos 15 meses han supuesto un enorme revés para nuestro sistema educativo. La pandemia cerró la mayoría de nuestras escuelas, obligando a los niños a asistir a clases a distancia. Un gran número de estudiantes se retrasaron en sus estudios, echaron de menos a sus compañeros de clase y vieron cómo sus actividades extraescolares se paralizaban. Aunque menos afectados académicamente, incluso los que se educan en casa vieron cómo se cancelaban sus cooperativas, sus prácticas de fútbol y sus clases de baile.

Esta calamidad tuvo un punto positivo. Con sus hijos aprendiendo en casa, muchos padres pudieron ver de primera mano lo que los niños estaban estudiando. Pudieron ver mejor que nunca cómo funcionaban sus clases de matemáticas, ciencias, estudios sociales y otras, y qué asignaturas dejaban a sus jóvenes con dificultades.

Como resultado, los padres y tutores tienen ahora la oportunidad de utilizar este verano como un tiempo de planificación para ayudar a sus hijos en su aprendizaje.

¿Y si…?

¿Y si en octubre la gripe de Wuhan, o alguna otra variante, hace acto de presencia y algunos gobernantes deciden volver a cerrar las escuelas?

Ahora es el momento de planificar para esa eventualidad, de averiguar qué ha tenido éxito y qué ha fracasado en el aprendizaje desde casa este último año. Supongamos que se mantienen las clases en la escuela pública, pero el Estado envía a los alumnos a casa para que aprendan desde sus ordenadores. ¿Qué puede aportar a ese plan de estudios para mejorar su aprendizaje? Supongamos, por ejemplo, que el año pasado comprobó que las clases de gramática y composición de sus hijos eran flojas. A menos que tenga razones para creer que esta instrucción mejorará, debería comenzar este verano a explorar recursos tanto en línea como en su biblioteca local que mejoren sus habilidades de escritura.

Como resultado, los padres y tutores tienen ahora la oportunidad de utilizar este verano como un tiempo de planificación para ayudar a sus hijos en su aprendizaje.

Cuando los colegios cerraron y se cancelaron las actividades extraescolares, muchos jóvenes sufrieron soledad y depresión. Ante la posibilidad de que se repita esa horrible situación en otoño, ahora es el momento de ponerse en contacto con los padres de los amigos de sus hijos y planificar actividades fuera de la supervisión del Estado.

Planear y programar

Ningún sistema educativo es perfecto. Pero tanto si nuestros alumnos aprenden en un prestigioso instituto público como en un colegio privado o en casa, los padres deben preguntarse: ¿Cuál es la mejor manera de fomentar su educación?

Estas son las buenas noticias: vivimos en una época inimaginada por nuestros antepasados recientes, una época en la que una gran cantidad de recursos está literalmente al alcance de nuestra mano. No hace mucho tiempo, la mayoría de los estadounidenses no tenían acceso a una biblioteca pública. En mi propia infancia, nunca imaginé un día en el que con unos pocos clics en un teclado aparecieran una veintena de editoriales, el clima, el saldo de mi cuenta bancaria, un correo electrónico de Francia y una abundancia de sitios destinados a ayudar a los niños a aprender todo, desde lectura hasta física.

El verano es el momento perfecto para investigar y recopilar esta información para utilizarla en el próximo curso académico. Al igual que los profesores, los padres pueden aprovechar estos meses para planificar lo que quieren que sus hijos aprendan cuando vuelvan al colegio.

Programas mixtos

Supongamos que usted es un padre que educa en casa y se pregunta si su hijo de noveno grado está leyendo libros equivalentes a los de sus coetáneos en las escuelas físicas. Busque en Google “listas de lectura de noveno grado” y encontrará docenas de títulos que suelen leerse ese año en las escuelas de todo el país.

O tal vez su hijo está en matemáticas de noveno grado en una escuela pública, y usted se pregunta si está siguiendo el ritmo de otros estudiantes. Busque en Google “lecciones de matemáticas de noveno grado”, y de nuevo encontrará sitios que le explicarán tanto lo que deben saber los estudiantes de ese nivel como consejos para ayudarles a alcanzar su potencial.

Al planificar ahora y no en septiembre, nos evitamos estresarnos nosotros y a los estudiantes a cargo nuestro.

Centrarse en lo básico

En “La mente bien entrenada: Una guía para la educación clásica en casa”, el equipo de madre e hija Jessie Wise y Susan Wise Bauer escribe: “En el plan de estudios clásico, la lectura, la escritura, la gramática y las matemáticas son el centro del plan de estudios”. Estas materias deberían ser el centro de cualquier programa académico de primaria y secundaria.

Al considerar la educación de su hijo, tenga en cuenta que estas materias son el núcleo de cualquier plan de estudios. Cualquiera que sepa leer con discernimiento y comprensión, que sepa escribir una prosa clara y gramaticalmente correcta y que domine las matemáticas básicas y avanzadas, puede emprender y conquistar todas las demás asignaturas.

Este taburete de tres patas del conocimiento —lectura, escritura y matemáticas— es la clave de la educación de su hijo.

Una mente sana en un cuerpo sano

Si su hijo asiste a un centro escolar, público o privado, este verano es el mejor momento para ponerse en contacto con los administradores del centro y plantearles algunas preguntas sobre su política para el próximo curso.

¿Exigirá el colegio que sus alumnos lleven mascarilla? Cada vez hay más pruebas de que las mascarilla en los niños pueden perjudicar su salud, haciendo que respiren dióxido de carbono a niveles peligrosos y sirviendo de incubadoras de diversas enfermedades.

Además, las mascarillas son inhibidores del desarrollo social, barreras psicológicas para la amistad y la intimidad. Piensa en tus viajes al supermercado el pasado invierno, cuando, como comentó una de mis nietas, “las mascarillas hacen que todo el mundo parezca malhumorado”. ¿Cómo lo viven los niños de seis años?

Ahora también es el momento de saber qué se le enseñará a su hijo, si es que se le enseña algo, además de las materias académicas tradicionales. ¿Pretende la escuela ofrecer cursos basados en la teoría crítica de la raza? ¿Se enseñará a su hijo de tercer grado estudios de sexo y género? Si es así, ¿qué medidas puede tomar? ¿Protestará o consentirá, o retirará a su hijo de la escuela?

Para conocer la batalla de una madre contra esas ideas, lea el artículo en línea de Paulina Enck “Una madre de Loudoun explica cómo descubrió el racismo avalado por la escuela durante los encierros”.

Estar prevenido es estar armado

Enterarse de estas políticas ahora le da mucha más libertad de elección que tener que lidiar con ellas una vez que las clases hayan comenzado. Establecer objetivos académicos para sus hijos y planificar cómo pueden alcanzarlos es más fácil ahora que en otoño o invierno.

Numerosos estudios han demostrado que el cierre de escuelas y la enseñanza a distancia frenaron el desarrollo académico y social de muchos de nuestros jóvenes. Los que están en la escuela primaria, en particular, han sufrido, quedándose atrás en matemáticas y lectura.

Este verano da un respiro a los padres para que analicen sus alternativas, se centren en lo básico, tomen medidas positivas para garantizar un mejor año para sus hijos y vean que reciben la educación que merecen.

Jeff Minick tiene cuatro hijos y un creciente pelotón de nietos. Durante 20 años, enseñó historia, literatura y latín a seminarios de estudiantes educados en casa en Asheville, N.C. Es autor de dos novelas, “Amanda Bell” y “Dust On Their Wings”, y de dos obras de no ficción, “Learning as I Go” y “Movies Make the Man”. Actualmente, vive y escribe en Front Royal, Va. Visite JeffMinick.com para seguir su blog.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.