Aumenta cifra de arrestos fronterizos para mayo, pero se mantiene baja frente al 2019

Por Eduardo Tzompa
15 de Junio de 2020
Actualizado: 15 de Junio de 2020

Los arrestos en la frontera de EE.UU. y México incrementaron un 36 por ciento en mayo, de acuerdo con las cifras de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) publicadas el 12 de junio. El número de arrestos del mes pasado aún sigue siendo mucho menor que las cifras registradas en mayo de 2019.

En su último informe, la CBP indicó que detuvo a 23,118 inmigrantes ilegales en mayo, en comparación a los 16,966 de abril. Sin embargo, la cifra es 84 por ciento más baja que en mayo de 2019 cuando se detuvieron 144,000.

La agencia dijo que la mayoría de inmigrantes ilegales que intentaron cruzar la frontera fueron hombres adultos solteros de México. De acuerdo con los datos de la CBP, el 82 por ciento de las detenciones fue de inmigrantes mexicanos mientras que el 13 por ciento fueron de inmigrantes procedentes de Centroamérica (Guatemala, Honduras y El Salvador). En mayo del año pasado, las cifras indicaban lo contrario, con el 16 por ciento de detenidos siendo de México y el 72 por ciento de América Central.

Durante el mes de mayo los oficiales de la patrulla fronteriza realizaron 445 rescates y desde que comenzó el año fiscal 2020 se han realizado más de 2600 rescates en una amplia variedad de circunstancias.

La CBP ha venido trabajando desde el mes pasado en el desmantelamiento de organizaciones de trata de personas en el Imperial Valley de California y el Valle de Río Grande de Texas. El comisionado de la CBP Mark Morgan señaló que los inmigrantes ilegales “no deberían escuchar las falsas promesas de las organizaciones de contrabando, a quienes no les importa su salud y seguridad”.

“Si llegan a nuestra frontera, serán enviados rápidamente y no se les permitirá permanecer en  Estados Unidos. Todos los días, luchamos contra los contrabandistas que abusan, explotan y tratan a los inmigrantes como una mercancía para su propio beneficio”, señaló Morgan.

El 21 de marzo, la administración Trump emitió una orden, en conformidad con el Título 42 de EE.UU., que otorga a los agentes de la Patrulla Fronteriza la autoridad para deportar de inmediato a los inmigrantes ilegales capturados y evitar los procesos normales de inmigración, con el fin de evitar la propagación de COVID-19 en los centros de detención de inmigrantes.

La medida adoptada también permitió el cierre del sistema de asilo de Estados Unidos.

“La implementación de las políticas de COVID-19 permitió que CBP procesara y devolviera, en menos de dos horas, el 96% de los sujetos a [Título 42], reduciendo drásticamente el contacto humano, el riesgo de propagación y la tensión en las instalaciones de atención médica de EE.UU., ayudando a Estados Unidos evita un desastre de salud pública”, dijo la agencia en el comunicado.

De acuerdo con las cifras de la CBP, casi 43,000 migrantes han sido sometidos a los procedimientos de expulsión rápida como parte de las medidas de emergencia implementadas. Una vez que el inmigrante ilegal está bajo la custodia de los agentes estadounidenses, se registra sus huellas digitales y documentos y luego son conducidos rápidamente al cruce fronterizo más cercano para su entrega a las autoridades mexicanas.

Por otro lado, la administración Trump modificó la semana pasada la reglamentación sobre los procedimientos de asilo y la retención de la deportación.

La Notificación de Propuesta de Reglamentación (NPR) establece que cualquier persona extranjera que esté fuera de su nación y no quiera volver a su país debido a la persecución por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a una organización, grupo social particular o opinión política, califica para el procedimiento de permanente de admisión y protección de refugiados.

Las reglas permitirán a los jueces de inmigración desestimar casos sin llevar a cabo audiencias si la solicitud no demuestra a primera vista la elegibilidad para el asilo. También definirán cuándo una solicitud puede ser frívola y aumentarán el umbral de las primeras revisiones bajo la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes de las Naciones Unidas.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

¿Por qué el comunismo no es tan odiado como el fascismo?

TE RECOMENDAMOS