Aumenta el rechazo a los demócratas por sus posturas sobre ‘santuarios’

Por Christopher C. Hull
18 de Octubre de 2019 Actualizado: 18 de Octubre de 2019

Comentario

Las políticas y la retórica del Partido Demócrata en torno a las fronteras abiertas están generando un creciente rechazo bipartidista en todo el país, lo que a sus partidarios le ha costado el apoyo incluso en áreas fuertemente demócratas, entre prominentes candidatos demócratas y dentro de los votantes demócratas más arraigados.

El azul profundo de Nueva Jersey

Incluso el azul profundo Nueva Jersey es parte de la revuelta que se está gestando. La llamada Directiva para la Confianza del Inmigrante del gobernador demócrata Phil Murphy limitó la cooperación de la policía local con las autoridades federales de inmigración, otorgando a los extranjeros ilegales del Estado Jardín el estatus de santuario de facto.

El pastor de la Iglesia Bautista de la ciudad de Hoboken, Philip Rizzo, dijo a La Gran Época: “Tal como el Departamento de Estado de Estados Unidos y las organizaciones internacionales como las Naciones Unidas han señalado una y otra vez, las fronteras porosas facilitan el tráfico de seres humanos –incluyendo el tráfico sexual de mujeres y niños– y de narcóticos, incluyendo opioides, y armas de fuego ilegales”.

Como resultado, dijo, “el programa de Estado Santuario del gobernador Murphy ayuda y favorece a los traficantes de personas”.

El 11 de octubre, el condado de Monmouth tomó medidas para demandar al programa. El alguacil del condado Shaun Golden dijo a NJTV, “no recordamos una directiva que haya sido promulgada para ignorar las leyes de este país o estado. Como resultado, seguiremos buscando soluciones legales a esta directiva”.

Asimismo, el condado de Cape May está considerando una acción legal, después de que su alguacil, Robert Nolan, se negara rotundamente a dejar de cooperar con las autoridades federales, diciéndole a NJTV: “Nunca antes se me había pedido que no coopere con otra fuerza de seguridad, ni una sola vez en los 35 años que llevo trabajando en fuerzas de seguridad”. Nolan dijo que planeaba “llevar este asunto a los tribunales y tomaré todas las medidas que estén a mi alcance para proteger a los residentes de nuestro condado”.

El Condado de Ocean ya inició un juicio a finales del mes pasado, y el condado de Sussex logró colocar una iniciativa en la votación de otoño para preguntar si su alguacil debería estar autorizado a “ignorar las directivas de los oficiales y las agencias estatales” sobre los “inmigrantes indocumentados que residen ilegalmente” en Estados Unidos, y contrató a un representante legal para defender la iniciativa.

Los condados están reaccionando no solo a los intentos cada vez más agresivos de la Administración Murphy de hacer cumplir sus políticas, sino también a los crecientes informes de que esas políticas están llevando a la liberación de criminales ilegales potencialmente peligrosos. A principios de este año, funcionarios federales de inmigración del estado anunciaron que el 90 por ciento de los 123 extranjeros arrestados por agentes en una operación que llevó un mes de duración tenían condenas penales previas y/o cargos penales pendientes.

El 12 de agosto de este año, la policía local arrestó a Luciano Trejo-Dominguez y lo acusó de “agresión sexual agravada, abuso sexual a una víctima de 13 a 15 años de edad, restricción criminal, contacto sexual criminal y poner en peligro el bienestar de un niño”. Al día siguiente, los funcionarios federales de inmigración solicitaron que la cárcel del condado de Cumberland en Nueva Jersey detuviera a Trejo-Domínguez y que los notificara antes de su liberación. Sin embargo, la cárcel liberó a Trejo-Dominguez el 23 de agosto sin notificar a las autoridades de inmigración.

Sigue aún en libertad.

El escándalo le ha costado a los demócratas al menos un funcionario electo, Mark Razzoli, quien ganó un cargo local como demócrata pero recientemente se registró como republicano y anunció su candidatura para el Congreso. “Desde mi punto de vista, siento que el partido me dejó”, dijo al sitio web de noticias locales Patch. “Ha sido secuestrado por socialistas radicales cuya prioridad es la inmigración ilegal y una política de inmigración que es peligrosa para el pueblo estadounidense”. En en una reunión del consejo municipal cuando aún era demócrata, denunció que el gobernador Murphy “cree que es aceptable intimidar a los alguaciles locales para que ignoren las leyes federales de inmigración”.

En un editorial, un periódico local de Nueva Jersey denunció la “guerra [de la administración Murphy] contra la cooperación entre las fuerzas del orden cuando se trata de inmigrantes ilegales”.

De Blasio arremete contra la retórica sobre el “campo de concentración”

De manera similar, el alcalde de la ciudad de Nueva York y en excandidato presidencial demócrata Bill de Blasio expresó su seria preocupación por un video en Instagram del 17 de junio en el que la representante demócrata por Nueva York, Alexandria Ocasio-Cortez, acusaba que “el hecho de que los campos de concentración sean ahora una práctica institucionalizada en el ‘hogar de los libres’ es extraordinariamente perturbador”. De Blasio dijo que estaba “equivocada”, diciendo que estaba comparando dos “realidades completamente diferentes”.

En contraste, la representante demócrata por Minnesota Ilhan Omar defendió la descripción de la representante Ocasio-Cortez, diciendo sobre los campos: “Cuando se habla del proceso de deshumanizar a las personas para poder exterminarlas, hay un proceso”.

El 7 de julio, la representante demócrata por Michigan Rashida Tlaib acusó a los centros de detención estadounidenses de ser “absolutamente” como campos de concentración debido al “trauma” que le causan a los extranjeros ilegales.

Pero de Blasio señaló: “No se puede comparar lo que los nazis hicieron en los campos de concentración, desafortunadamente (…) es decir, es un momento horrible en la historia. No hay forma de comparar”.

Activistas judíos se dividen sobre el uso de “Nunca más”

Además, los representantes de la comunidad judía estadounidense han discrepado pública y vehementemente sobre el uso de la terminología del Holocausto para referirse a las prácticas federales de inmigración.

El 16 de julio, la sede del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) en Washington D.C. fue el lugar de una gran protesta de grupos judíos en la que al menos 10 personas fueron arrestadas por entrar ilegalmente al edificio. Uno de los manifestantes tenía un cartel que decía: “Nunca más significa ahora, los judíos dicen que cierren los campos”, incluyendo una foto de la niña víctima del holocausto, Ana Frank. Un tuit de un individuo vinculado con las protestas decía: “Tres calles alrededor de la sede central del ICE en #dc, las puertas principales y el estacionamiento fueron CERRADOS hoy”. El tuit incluía los hashtags #AbolishICE, #NeverAgain y #CloseTheConcentrationCamps.

Asimismo, el 14 de agosto en Florida, los manifestantes, incluyendo al grupo activista judío Never Again Action, amenazaron por sus nombres a los trabajadores y exempleados de un contratista privado utilizado por el ICE. “Sabemos dónde viven todos tus hijos en todo el país (…) John Bulfin, usted tiene hijos en [eliminado], usted tiene hijos en [ eliminado],”, gritó un manifestante. “Sabemos todo sobre ti y no solamente nos verás aquí.”

La Coalición por los Valores Judíos, que dice que representa a “más de 1000 rabinos tradicionales en asuntos de política pública”, condenó la protesta, diciendo que “el anuncio del evento se refiere a ‘Nunca más’ y a ‘deportación’, una combinación diseñada para evocar imágenes de judíos enviados en vagones de ganado a los mortíferos campos de exterminio de la era nazi”. La organización calificó al evento como “una trivialización del Holocausto y totalmente contraria a los auténticos valores judíos”.

El rabino Steven Pruzansky, representante de la coalición, calificó a la protesta de “ofensiva de tantas maneras que se pierde la cuenta”. El rabino Pruzansky denunció que el hecho “calumnia a la empresa atacada y a sus empleados, difama a los agentes del ICE, muestra una lamentable ignorancia de la historia, trivializa y distorsiona el Holocausto, y es un insulto vulgar a seis millones de judíos asesinados y a los sobrevivientes de ese horror”.

El rabino Pruzansky concluyó: “El hecho de que muchos de los manifestantes sean judíos no hace más que empeorar las cosas”.

Su mal uso de los valores y la identidad judíos es realmente doloroso”, añadió el rabino Yaakov Menken, director ejecutivo de la coalición.

Demócratas se oponen a la propuesta de disolver el ICE

El 14 de octubre, los manifestantes protestaron en contra de una nueva oficina del ICE en Portland, Oregon, al canto de “Ciérrenla” y “Abolir el ICE”.

Sin embargo, según una encuesta de Harvard Harris Poll, solo el 31 por ciento de los encuestados estuvieron de acuerdo en que el ICE debería ser disuelto, mientras que el 69 por ciento dijo que no debería ser disuelto. Los independientes, que serán clave para las elecciones de 2020, se opusieron a la idea aún más que la muestra general, con un 73 por ciento en contra de esa idea.

Pero lo más sorprendente fue que incluso entre los demócratas, el 59 por ciento dijo que el ICE no debería ser disuelto.

Las tensiones dentro de la coalición demócrata sobre la retórica y las políticas de apertura radical de las fronteras pueden ser una distante línea de alerta de los problemas electorales que les esperan a quienes las defienden.

Christopher C. Hull tiene un doctorado en gobierno de la Universidad de Georgetown. Es presidente de Issue Management Inc. y miembro senior de Estadounidenses para la Reforma de los Servicios de Inteligencia, y autor de ‘Base de Reglas’ (Stanford, 2007).

***

A continuación

La infiltración comunista en Occidente

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS