Austria comenzará a reabrir su país después de una semana de encierro

Por Zachary Stieber
09 de Abril de 2020
Actualizado: 09 de Abril de 2020

Austria anunció esta semana sus planes para empezar a reabrir el país en medio de la pandemia de COVID-19.

Las autoridades ordenaron el cierre del país el 16 de marzo. Como en muchas naciones, los negocios designados como no esenciales fueron forzados a cerrar y se le dijo al público en general que se quedaran en sus casas a menos que salieran para hacer sus compras, medicinas o cuidados de salud.

El nuevo plan del Canciller Sebastian Kurz pretende que los pequeños negocios abran el 14 de abril, los grandes negocios el 1 de mayo, y todas las demás tiendas, incluyendo restaurantes y hoteles, abran a mediados de mayo.

Las empresas deben implementar medidas de distanciamiento social como tener solo un cliente por cada 20 metros cuadrados y desinfectar regularmente la tienda.

La semana pasada se requirió que la gente usara mascarillas en las tiendas de comestibles. Necesitarán cubrirse con mascarillas o bufandas mientras estén en el transporte público a partir del 13 de abril y en todas las tiendas a partir del día siguiente. A los empleadores se les ha dicho que decidan si requieren que los trabajadores usen mascarillas.

Otras medidas se mantendrán. Las escuelas permanecerán cerradas hasta mediados de mayo y no se podrán realizar eventos públicos hasta junio. A los austriacos se les ordenó que se quedaran en casa para la Pascua. Los viajes dentro del país seguirán siendo severamente restringidos y se requerirá un certificado de salud que certifique que una persona ha sido vacunada.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


No existe ninguna vacuna o tratamiento probado para el COVID-19, la enfermedad causada por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), comúnmente conocido como el nuevo coronavirus. Investigadores de todo el mundo se apresuran a desarrollar una vacuna, que se espera para el próximo año. Otros se están centrando en probar los medicamentos existentes contra el COVID-19, la enfermedad que tiene síntomas similares a los de la gripe y que puede ser mortal en un pequeño porcentaje de pacientes, en particular los ancianos y los enfermos.

(De izq. a der.) El Ministro del Interior austriaco Karl Nehammer, el Vicecanciller Werner Kogler, el Canciller Sebastian Kurz y el Ministro de Salud Rudolf Anschober llegan para dar una conferencia de prensa conjunta el 6 de abril de 2020 en Viena (HELMUT FOHRINGER/APA/AFP/Getty Images)

¿Plan para reducir restricciones?

Los líderes de todo el mundo están lidiando con la forma de reducir las severas restricciones de trabajo y movimiento, el plan de Kurz podría proporcionar un proyecto, junto con los planes anunciados en Noruega, Dinamarca y la República Checa.

Las nuevas infecciones han disminuido drásticamente en Austria en los últimos días, duplicándose cada 16.5 días, lo que ha impulsado a las autoridades a anunciar el plan de reapertura, señaló el ministro de Sanidad Rudolf Anschober en la conferencia de prensa. Pruebas aleatorias sugieren que cerca del 1% de la población austriaca contrajo COVID-19.

Junto con la reapertura, las autoridades planean desplegar o impulsar medidas de contención. Las pruebas aleatorias, el pronóstico y las pruebas de anticuerpos son tres medidas, junto con el aislamiento de las infecciones confirmadas y las pruebas a las personas que entraron en contacto con ellas.

Las pruebas de anticuerpos pueden determinar si una persona tuvo alguna vez el virus del PCCh. Un porcentaje significativo de las personas infectadas muestran pocos o ningún síntoma, según estudios de varios países. Las autoridades estadounidenses han fijado el número de casos asintomáticos en hasta un 25 %.

El plan fue un cambio de los comentarios de Kurz a finales del mes pasado, cuando advirtió que el país estaba “muy lejos de flexibilizar las medidas”. El lunes declaró a los periodistas que la temprana acción de Austria en la pandemia ayudó a evitar consecuencias más graves y que Austria podría ser pionera en “abrirse” con el objetivo de salir de la “crisis más rápido que otros”, informó EURACTIV.

Las medidas impuestas por el gobierno, incluyendo el cierre del 16 de marzo, salvaron decenas de miles de vidas, afirmó Kurz.

Los casos confirmados de Austria, mientras tanto, subieron a 12,969 el jueves. El número de muertes por el virus se elevó a 295.

Otras 5240 personas se recuperaron de la enfermedad, informó el Ministerio de Salud de Austria.

Empleados con máscaras protectoras, reparten máscaras a los clientes que llegan a comprar a un supermercado en Viena, Austria, en abril de 2020, durante la nueva pandemia del coronavirus COVID-19. – (HELMUT FOHRINGER / APA / AFP)

Liberar a los jóvenes

Una forma de empezar a abrir los países desde los cierres podría incluir primero la liberación de las personas de entre 20 y 30 años, que ya no viven con sus padres, dijeron los investigadores británicos en un nuevo documento (pdf).

Los jóvenes que todavía viven con sus padres u otros adultos mayores podrían contraer la enfermedad y transmitirla, aunque sufran pocos o ningún síntoma, mientras que los que no lo hacen están libres de tales preocupaciones.

Los datos del gobierno del Reino Unido indican que un plan de este tipo podría permitir que 4,2 millones de adultos jóvenes reanuden su vida cotidiana, según los investigadores de la Universidad de Warwick. De ellos, 2,6 millones trabajan en el sector privado y corren el riesgo de perder sus empleos si el cierre se prolonga demasiado.

“La razón del cierre es salvar vidas a corto y medio plazo. Sin embargo, se está causando un grave daño a la economía, a los futuros ingresos, a las tasas de desempleo, a los niveles de deuda nacional y a las libertades de las que disfrutamos como sociedad moderna. Dentro de poco, habrá que encontrar un equilibrio”, manifestó en un comunicado Andrew Oswald, profesor de economía y ciencias del comportamiento de la universidad.

“Apoyamos la actual estrategia de cierre, pero en el futuro será necesario permitir a los ciudadanos volver a algún tipo de vida normal. A menos que se descubra de repente una vacuna, no hay formas de avanzar sin riesgos ni dolor”, añadió Nick Powdthavee, profesor de economía del comportamiento.

Si no se libera a los jóvenes pronto, podrían inquietarse lo suficiente como para burlar las restricciones de cierre, señalaron los investigadores.

Los asesores de política de EE. UU. aseguraron en un informe reciente que la fase uno de su plan consistía en reducir la propagación del virus, mientras que la reapertura estado por estado podría tener lugar en la fase dos.

“Durante esta fase, las escuelas y los negocios pueden reabrir, y gran parte de la vida normal puede comenzar a reanudarse en un enfoque por etapas. Sin embargo, todavía será necesario aplicar algunas medidas de distanciamiento físico y limitaciones a las reuniones para evitar que la transmisión se acelere de nuevo”, escribieron.

Siga a Zachary en Twitter: @zackstieber


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Le puede interesar

La cronología del encubrimiento del COVID-19 por el régimen chino

TE RECOMENDAMOS