Autoría de Rusia en ataques de ransomware es un hueso duro de roer dado el engaño del Russiagate

Por Lee Smith
07 de Junio de 2021
Actualizado: 07 de Junio de 2021

Opinión

La administración Biden afirma que Rusia y los piratas informáticos con sede en Rusia son responsables de los recientes ataques de ransomware en las principales industrias estadounidenses. Tal vez lo sean, pero no hay una buena razón para creerlo.

Después de que los servicios de espionaje de EE.UU., las empresas privadas de ciberseguridad y la prensa atribuyeran falsamente a Rusia el pirateo de los correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata en 2016, el sistema de seguridad nacional ha perdido la confianza del público estadounidense.

El mes pasado, unos hackers interrumpieron el servicio de Colonial Pipeline, lo que afectó al suministro de gas en once estados y el Distrito de Columbia. Al parecer, Colonial pagó a los piratas informáticos un rescate de 4,4 millones de dólares. La semana pasada, la mayor empresa de procesamiento de carne del mundo, JBS, tuvo que cerrar sus nueve plantas en Estados Unidos tras sufrir un ataque informático. El culpable, según el FBI, fue otro grupo vinculado a Rusia.

Estos ataques se producen después de ataques cibernéticos mucho más grandes en SolarWinds, tales ataques también alcanzaron a los clientes de la empresa, como los Departamentos del Tesoro, Energía, Estado, Defensa y Seguridad Nacional, así como a empresas privadas, como Microsoft, Cisco, Intel y el Departamento de Hospitales Estatales de California. En abril, la administración Biden anunció que la comunidad de inteligencia atribuyó, con “gran confianza”, el ataque al servicio de inteligencia exterior de Moscú.

Según la Casa Blanca, Joe Biden tiene la intención de plantear el tema de los ciberataques con el presidente ruso Vladimir Putin cuando se reúnan para su cumbre de mediados de junio. “Los Estados responsables no albergan a los criminales de ransomware”, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

Pero si Biden aborda el tema con Putin, será difícil que el líder ruso mantenga la compostura. Funcionarios estadounidenses de la administración Obama, en la que Biden era el segundo funcionario de mayor rango, se acostumbraron a culpar a Putin de todo, incluido un ciberataque al Comité Nacional Demócrata que expuso correos electrónicos embarazosos para la candidata del partido en 2016, Hillary Clinton.

En junio de 2016, el Washington Post fue el primer medio de comunicación en informar que piratas informáticos rusos habían penetrado en la red informática del DNC. CrowdStrike, una empresa privada de ciberseguridad contratada por la firma de abogados de la campaña de Clinton, Perkins Coie, hizo públicas las denuncias de piratería rusa. Cuando Wikileaks publicó correos electrónicos del DNC en julio, la campaña de Clinton les dijo a los periodistas que los rusos los habían robado para ayudar a Trump.

Es importante tener en cuenta dos detalles clave. Primero, la afirmación de que los rusos habían robado los correos electrónicos se basó solo en la evaluación de CrowdStrike, que decía que los piratas informáticos rusos habían penetrado en la red. Ni al FBI ni a alguna otra agencia estadounidense se les concedió acceso a los servidores del DNC. En segundo lugar, la misma empresa que trajo CrowdStrike también contrató a Fusion GPS para compilar el expediente lascivo y no verificado que alega que Trump había sido comprometido por altos funcionarios rusos, incluido el propio Putin. En resumen, la narrativa de que Rusia apuntó a la campaña de Clinton para ayudar a Trump fue sembrada por los contratistas de la campaña de Clinton.

Sin embargo, fueron los altos funcionarios estadounidenses de la administración Obama quienes promovieron la narrativa con el propósito de deslegitimar la presidencia de Trump. El director de la CIA, John Brennan, por ejemplo, recibió instrucciones de Obama para producir una evaluación de la comunidad de inteligencia que encontró que Putin “aspiraba a ayudar” a Trump desacreditando a Clinton. La evaluación se realizó con “alta confianza”, el mismo nivel con el que los servicios de espionaje de EE.UU. evalúan que Rusia está detrás del ataque a SolarWinds.

Incluso el presidente actual ayudó a reforzar la narrativa Trump-Rusia. Según documentos del gobierno, el entonces vicepresidente Biden le dijo al FBI que el asesor de seguridad nacional de Trump, Michael Flynn, podría haber violado la ley al hablar por teléfono con el embajador ruso en Estados Unidos.

Como sabemos ahora, gracias a las notas que tomó Brennan en una reunión con Obama, la narrativa Trump-Rusia fue una artimaña de la campaña de Clinton para difamar al candidato republicano. Todo fue inventado para dañar a Trump, incluso la afirmación de que Rusia había robado los correos electrónicos del DNC. Como dijo Shawn Henry, ejecutivo de CrowdStrike y exagente del FBI, bajo juramento durante el testimonio ante el Congreso en diciembre de 2017, no había pruebas contundentes de que los correos electrónicos fueran robados, ni por Rusia ni por nadie. “No hay pruebas de que hayan sido realmente extraídos”, dijo Henry. “Hay pruebas circunstanciales, pero no hay pruebas de que hayan sido realmente extraídos”.

CrowdStrike parece haberse beneficiado de su participación en el Russiagate. La semana pasada registró un crecimiento de ganancias del 400 por ciento, superando las expectativas de Wall Street. La reciente ola de ataques de ransomware sin duda ha contribuido al éxito de las empresas de ciberseguridad, y CrowdStrike, dada la publicidad que ganó como parte de una campaña de guerra de información del Partido Demócrata, parece haber estado bien posicionada en el mercado para obtener beneficios.

Biden, sin embargo, se acerca a la reunión de junio con Putin en una posición precaria. Los servicios de inteligencia extranjeros aliados y adversarios conocen el papel que desempeñó el comandante en jefe de Estados Unidos al deslegitimar a su predecesor. Además, se ha vuelto cada vez más difícil confiar en las agencias de espionaje estadounidenses que se suicidaron en las rocas del Russiagate. Si Biden realmente quiere desafiar a Putin en materia de ciberataques, será el equivalente diplomático a blandir una pistola de agua.

Pero el mayor perdedor, por supuesto, es el público estadounidense, traicionado por sus funcionarios electos y por las agencias encargadas de proteger al país de subterfugios extranjeros. Las mentiras que vendieron para obtener ganancias políticas nos han hecho vulnerables a los designios de actores hostiles e incapaces de descubrir verdaderamente su identidad. Es como si nuestro liderazgo nos hubiera encerrado solos en un cuarto oscuro. No son solo los partidarios de Trump, sino todos los estadounidenses los que pagarán el precio del Russiagate durante muchos años.

Lee Smith es el autor del libro recientemente publicado “The Permanent Coup: How Enemies Foreign and Domestic Targeted the American President” (El golpe permanente: cómo los enemigos nacionales y extranjeros atacaron al presidente estadounidense).


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS