Autoridades actualizan informe de fauna muerta por descarrilamiento de un tren en Ohio

Por Caden Pearson
24 de Febrero de 2023 12:03 PM Actualizado: 24 de Febrero de 2023 12:03 PM

El número estimado de animales silvestres muertos tras el descarrilamiento del tren de Ohio asciende a casi 44,000, menos de lo que las autoridades pensaban en un principio, de acuerdo al Departamento de Recursos Naturales de Ohio (ODNR).

Aunque sigue habiendo animales muertos en los cursos de agua afectados, los peces vivos han regresado a algunas partes de la zona, notificó la directora del ODNR, Mary Mertz, en una actualización del jueves.

La cifra actualizada incluye unos 38,222 pececillos y aproximadamente 5500 otras criaturas acuáticas, como otros peces, cangrejos de río y anfibios, en un radio de ocho kilómetros del lugar del accidente, en la localidad de East Palestine.

Aún se está investigando el impacto en otros animales no acuáticos, como tres tipos de aves y una zarigüeya.

El estudio fue realizado durante dos días, el 6 y 7 de febrero, por EnviroScience, una empresa de consultoría medioambiental, bajo la dirección de la División de Fauna y Flora Silvestres, utilizando métodos científicos estándar, según el ODNR.

Vista de un pez muerto el 20 de febrero de 2023 en East Palestine, Ohio, después de un descarrilamiento de un tren que provoca preocupaciones de salud. El 3 de febrero, un tren Norfolk Southern Railways que transportaba productos químicos tóxicos se descarriló causando un desastre ambiental. (Michael Swensen/Getty Images)

Mertz dijo que la agencia buscó la ayuda de EnviroScience, que ya estaba en el lugar para contener el derrame, después de que el personal del Departamento de Recursos Naturales de Ohio (ODNR) llegó directamente después del incidente y se les dijo por la EPA de Ohio que era demasiado peligroso para entrar en el agua sin ropa y equipo especializado.

El tren de Norfolk Southern transportaba productos químicos peligrosos como cloruro de vinilo, cloruro de hidrógeno y otros materiales peligrosos cuando descarriló el 3 de febrero camino de Pensilvania.

Según las autoridades, el personal quemó los productos químicos peligrosos en una “liberación controlada” para evitar una posible explosión. El resultado fue una columna de humo negro que suscitó preocupación por los efectos en el medio ambiente, incluida la calidad del aire, la tierra y el agua en las inmediaciones.

Se instó a los habitantes de la zona a evacuar sus hogares durante la quema, pero algunas personas informaron de reacciones adversas como erupciones cutáneas, náuseas y dolores de cabeza a su regreso. Algunos también informaron de que los animales de la zona, incluido el ganado, enfermaban o morían.

Funcionarios de la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA) afirmaron que la agencia ha estado controlando la calidad del aire en la zona y no ha detectado ningún riesgo peligroso. Sin embargo, algunos residentes siguen mostrándose escépticos.

El entorno afectado abarca 8 km de vías navegables desde el lugar del descarrilamiento hasta el punto en que Bull Creek desemboca en la bifurcación norte de Little Beaver Creek, según el ODNR.

Método de estudio

Mertz explicó que el enfoque científico para investigar la muerte de peces en una cuenca hidrográfica implica recoger datos y especímenes con prontitud, “que es lo que ocurrió”.

El estudio se llevó a cabo durante dos días, del 6 al 7 de febrero. La liberación controlada de productos químicos tuvo lugar el 6 de febrero.

“Se establecieron cuatro estaciones de recogida para reunir los datos necesarios, en este caso especies acuáticas muertas”, dijo Mertz. “Tuvimos 2-3 agentes supervisando esa recogida desde que empezó. Los peces muertos se recogieron en los cuatro puntos de recogida designados entrando en el agua y utilizando una red”.

“Tras la recogida, EnviroScience contó, identificó, midió y dispuso la eliminación de las especies acuáticas para limitar el impacto sobre otros animales silvestres que pudieran alimentarse de las especies acuáticas afectadas”, prosiguió.

El recuento final de las muestras reveló la muerte de 2938 especies acuáticas en los cursos de agua, en su mayoría pequeños pececillos (2200) de tamaños comprendidos entre 1 y 3 pulgadas. Esta cifra es inferior a las 3500 estimadas inicialmente por los investigadores basándose en observaciones visuales inmediatamente después del accidente.

Mapa de las estaciones de recogida de especies acuáticas en East Palestine, Ohio. (Cortesía del Departamento de Recursos Naturales de Ohio)
Mapa de las estaciones de recogida de especies acuáticas en East Palestine, Ohio. (Cortesía del Departamento de Recursos Naturales de Ohio)

A partir de este recuento, los investigadores del Departamento de Recursos Naturales de Ohio (ODNR) utilizaron un cálculo avalado por la American Fisheries Society para estimar el número total de pececillos muertos.

“La investigación ha llegado a la conclusión de que, de las 7 millas y media de la zona afectada, las especies murieron en un tramo de 5 millas”, dijo Mertz.

Según Mertz, se cree que el impacto en la vida acuática se produjo en las primeras 24 horas tras el descarrilamiento. Ella señaló que los funcionarios del ODNR revisaron el río Ohio a través del condado de Jefferson y en la esclusa y presa de Cumberland y no observaron “ninguna vida acuática muerta”.

“Es importante destacar que se cree que todos estos peces pequeños murieron inmediatamente después del descarrilamiento”, dijo Mertz. “Debido a que los productos químicos fueron contenidos, el ODNR no ha visto ningún signo adicional de sufrimiento de la vida acuática en los arroyos. De hecho, hemos visto peces vivos regresar a Leslie Run”.

Ella señaló que no se cree que ninguna de las especies muertas esté en peligro o amenazada.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.