Autoridades de Hong Kong y Macao prohíben eventos que conmemoren la masacre de la Plaza de Tiananmen

Por Frank Yue
03 de Junio de 2021
Actualizado: 03 de Junio de 2021

Tanto las autoridades de Hong Kong como las de Macao han prohibido a sus residentes participar en actos en conmemoración de las protestas prodemocracia en la Plaza de Tiananmen de 1989, días antes del 4 de junio, un día histórico en el que los líderes del Partido Comunista Chino (PCCh) llevaron a cabo una masacre contra los manifestantes opositores al régimen.

El 1 de junio, la líder de Hong Kong, Carrie Lam, subrayó durante una rueda de prensa que todas las agencias, grupos, medios de comunicación y escuelas debían ajustarse a la Ley de Seguridad Nacional impuesta por Beijing a medida que se acercaba el 4 de junio.

Cuando se le preguntó si la draconiana ley permitía a los residentes gritar algún eslogan como “Fin del gobierno de un solo partido”, Lam eludió la pregunta. En su lugar, respondió que no debería haber actividades contra la Constitución de China en Hong Kong.

Al mismo tiempo, las autoridades pro-Beijing de la ciudad prohibieron a la Alianza de Hong Kong en Apoyo a los Movimientos Democráticos Patrióticos de China celebrar su vigilia anual con velas en el Parque Victoria el 29 de mayo, y bloquearon una manifestación para conmemorar el 32º aniversario del incidente del 4 de junio.

La activista Alexandra Wong, una anciana local de cabello blanco, fue detenida por un numeroso grupo de policías acusada de “reunión no autorizada” el 31 de mayo, cuando se presentó sola en el parque infantil de Southorn, en Wan Chai, punto de partida de la ruta propuesta para el desfile. Llevaba pancartas de protesta y pretendía recorrer la ruta prohibida hasta la Oficina de Enlace del Gobierno Popular Central —la máxima autoridad del PCCh en la ciudad. Fue liberada tras una noche de detención.

Ese mismo día, John Shum, activista social y productor de cine, pidió a sus compatriotas que mostraran su postura en una entrevista con el académico de estudios internacionales Simon Shen.

“Debemos ser fieles a nuestra conciencia, independientemente de lo que le ocurra a Hong Kong o de las presiones a las que nos enfrentemos”, afirmó Shum. Sugirió a los hongkoneses que pusieran una vela junto a su ventana la noche del 4 de junio como expresión de sus ideas.

“La conciencia nunca será conquistada”, añadió. “Ningún poder estatal puede impedirme conmemorar el incidente”.

Chen Qinghua, exmiembro de la Federación de Estudiantes de Hong Kong (HKFS) y testigo de la masacre del 4 de junio en Beijing, declaró a The Epoch Times en una entrevista el 28 de mayo: “La lógica del equilibrio —la separación occidentalizada de poderes entre las diferentes instituciones— ha sido completamente destruida en Hong Kong, aunque aquí se atesoraba en el pasado”.

También dijo que las protestas de los estudiantes —manifestaciones o huelgas de hambre— fueron todas voluntarias, y nunca incitadas por otros, o como decía el régimen, por “fuerzas extranjeras hostiles”. Los manifestantes de entonces seguían creyendo en el PCCh, y nunca intentaron enfrentarse a él, dijo Chen.

Añadió que por eso los manifestantes de entonces creían que era absurdo que el PCCh enviara tanques militares a la Plaza de Tiananmen para imponer la represión.

Con la implementación de la Ley de Seguridad Nacional por parte de Beijing, las libertades de las que antes disfrutaban los hongkoneses se están erosionando rápidamente, según los críticos.

El 6 de mayo, 26 activistas prodemocracia que participaron en la vigilia del año pasado fueron condenados a penas de entre cuatro y diez meses de prisión, acusados de “participar en una reunión no autorizada”. Entre ellos estaban los disidentes Joshua Wong, Lester Shum, Tiffany Yuen Ka-wai y Jannelle Rosalynne Leung.

Macao

En la antigua colonia española de Macao, la policía calificó por primera vez cualquier acto relacionado con Tiananmen como “incitación a la subversión del poder del Estado”, en una respuesta del 25 de mayo a la Unión de Macao para el Desarrollo Democrático.

Au Kam San, exmiembro de la Asamblea Legislativa de Macao, declaró a The Epoch Times el 29 de mayo que la policía afirmaba ahora que las vigilias con velas en memoria del incidente del 4 de junio son contrarias al derecho penal.

Argumentó que es ridículo declarar “ilegales” actos que se han celebrado durante los últimos 30 años, mientras que el derecho penal de la ciudad, elaborado en 1995, ha permanecido inalterado.

Históricamente, los residentes de Hong Kong y Macao han prestado apoyo moral y financiero a los manifestantes de la Plaza de Tiananmen durante las campañas por la democracia en China.

El 21 de mayo de 1989, un día después de que el PCCh purgara al secretario general del Partido Comunista, Zhao Ziyang, que simpatizaba con los manifestantes, y declarara la ley marcial en Beijing, tuvo lugar una marcha sin precedentes en la capital, que reunió a más de un millón de personas en apoyo de los estudiantes que apoyaban la democracia en Beijing.

Después de que Beijing lanzara su sangrienta represión contra los manifestantes el 4 de junio de 1989, los ciudadanos de Hong Kong volvieron a donar dinero para poner en marcha la “Operación Pájaro Amarillo”, con el fin de rescatar a los activistas en favor de la democracia buscados o perseguidos en China continental.

La misma tarde del 4 de junio de 1989, casi 200,000 residentes de Macao —la mitad de la población local de entonces— salieron a la calle y protagonizaron una manifestación récord contra la masacre por parte de Beijing de civiles que buscaban la democracia. Algunos quemaron imágenes de Deng Xiaoping, Li Peng y Yang Shangkun, principales responsables de ordenar la masacre.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS