Autoridades rusas expresan preocupación por la línea ferroviaria financiada por China

Por Frank Fang - La Gran Época
03 de Enero de 2019 Actualizado: 03 de Enero de 2019

Rusia está cuestionando fuertemente un proyecto ferroviario que previamente había acordado construir con China.

La propuesta de ferrocarril de alta velocidad Moscú-Kazán comprende más de 700 kilómetros de longitud desde la capital de Rusia hasta Kazán, Tatarstán, en uno de los estados autónomos de Rusia. Se considera una parte importante de las ambiciones de Beijing de construir rutas comerciales globales.

El ferrocarril pasará por varias ciudades rusas, incluyendo Vladimir, Nizhny Novgorod y Cheboksary.

Pero Anton Siluanov, ministro de finanzas de Rusia y primer viceprimer ministro, expresó recientemente su escepticismo sobre el proyecto diciendo que cree que no es económicamente viable, según un artículo publicado el 25 de diciembre por el diario ruso Kommersant.

Siluanov dijo que este tipo de proyecto se construye generalmente en áreas con una gran población. Sin embargo, las ciudades por donde pasará el ferrocarril propuesto tienen poblaciones que superan ligeramente el millón de habitantes, mucho más pequeñas que las grandes ciudades como San Petersburgo con casi cinco millones de habitantes.

Otra razón por la que el proyecto no tiene sentido desde el punto de vista económico, es que existen opciones de transporte aéreo entre Moscú y Kazán que serían más rápidas que cualquier tren de alta velocidad entre las dos ciudades, dijo Siluanov.

Ferrocarril Moscú-Kazán

La línea Moscú-Kazán forma parte de un ambicioso ferrocarril transnacional de más de 7000 kilómetros que conecta Moscú y Beijing, y que los medios de comunicación rusos estiman que el costo total de la construcción de dicho ferrocarril sería de unos 7 billones de rublos (unos 100.000 millones de dólares).

Actualmente, existe un ferrocarril convencional que une Beijing y Kazán, y Kazán con Moscú. Aunque actualmente el viaje entre Moscú y Kazán dura 14 horas, el tren de alta velocidad propuesto reducirá el viaje a unas 3,5 horas. El tren Kazán-Beijing tarda actualmente más de 4 días en llegar; el tren de alta velocidad propuesto de Beijing a Moscú haría el viaje completo en solo 2 días.

Según la revista rusa Russia Briefing, el tren de alta velocidad pasará por la capital de Mongolia, Ulaanbaatar, conectará con las ciudades siberianas de Chita, Irkutsk y Ulan-Ude, y luego con Kazán y Moscú. El ferrocarril formará parte de un sistema de transporte que enlaza con los ferrocarriles que conducen a Europa.

Siluanov dijo que no sería rentable utilizar el ferrocarril propuesto para transportar mercancías desde y hacia China, en comparación con el transporte por mar o por ferrocarril convencional.

La idea de construir un ferrocarril de alta velocidad Moscú-Kazán fue sugerida por primera vez por el presidente ruso Vladimir Putin en 2013 con el objetivo de completar el ferrocarril en 2018 cuando Kazán, entre otras ciudades rusas, tenía previsto hospedar la Copa Mundial de la FIFA 2018. Los aficionados al fútbol podrían tomar el tren para ver los partidos en Kazán, según los medios de comunicación rusos. Sin embargo, la línea ferroviaria no se construyó a tiempo.

Según el sitio web oficial del consejo bajo la dirección del presidente de la Federación Rusa, una agencia consultiva estatal, Rusia tenía problemas para conseguir financiación para pagar el proyecto. Finalmente Rusia determinó que el proyecto solo era viable con financiación china: el ferrocarril que se estaba construyendo como parte del ‘Proyecto Eurasia’ de China para construir enlaces de transporte terrestre entre China y Europa.

El proyecto Eurasia es parte de la iniciativa china “Un Cinturón, Una Ruta” (OBOR, por sus siglas en inglés), un plan agresivo para construir rutas comerciales que unan China, el sudeste asiático, África, Europa y América Latina. Para Beijing, también es un ejercicio para fortalecer la influencia geopolítica a través de la financiación de proyectos de infraestructura en más de 60 países.

La iniciativa ferroviaria Moscú-Kazán avanzó cuando el primer ministro chino Li Keqiang y el entonces primer ministro ruso Dmitry Medvedev firmaron un memorando de cooperación en octubre de 2014 para construir el ferrocarril, según el sitio web oficial del Consejo de Estado de China.

En 2015, la línea Moscú-Kazán pasó a formar parte de la política oficial de China cuando la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Ministerio de Comercio publicaron planes actualizados en el marco del OBOR. En los planes se enumeraban una serie de medidas y objetivos para las diferentes regiones de China. El objetivo de Beijing era construir un “corredor de transporte de alta velocidad que uniera Beijing y Moscú”, construyendo una “importante ventana hacia el norte”.

Según el sitio ruso de noticias en línea Realnoe Vremya, la construcción debía comenzar en 2018 para estar terminada en 2024, pero el inicio de obra del proyecto aún no había comenzado a principios de diciembre. Mientras tanto, el costo de la construcción del ferrocarril Moscú-Kazán aumentó a casi 1,7 billones de rublos (unos 24.500 millones de dólares) de la estimación inicial de 1 billón de rublos (unos 14.400 millones de dólares).

El ferrocarril está siendo desarrollado actualmente por JSC High-Speed Rail Lines, una filial de la empresa estatal rusa JSC Russian Railways.

En cuanto a la financiación del proyecto, la agencia de noticias rusa TASS en un artículo publicado en agosto de 2017, informó que China había acordado proporcionar un préstamo de 400.000 millones de rublos (5700 millones de dólares) durante 20 años.

Preocupaciones adicionales

Putin también manifestó recientemente su preocupación por el proyecto, a pesar de su entusiasmo inicial.

En octubre, Putin expresó dudas durante una reunión gubernamental sobre la necesidad de construir el tramo entre Moscú y Nizhni Nóvgorod. Dijo que otros proyectos de construcción, incluyendo una autopista de peaje, ya están siendo planificados en esa ciudad, según el diario ruso Vedomosti.

A finales de noviembre, los medios de comunicación rusos informaron de que Putin había dado instrucciones al Ministerio de Transporte ruso para que examinara la eficacia de todo el proyecto, no solo del tramo entre Moscú y Nizhni Nóvgorod.

El Consejo bajo la presidencia de la Federación Rusa, en un artículo publicado en su sitio web en mayo de 2018, escribió que numerosos anuncios del proyecto ferroviario contenían información engañosa sobre el tráfico previsto de pasajeros y el crecimiento del PIB como resultado del ferrocarril.

El periódico ruso Novaya Gazeta, en un editorial publicado el 3 de diciembre, señaló que los precios de los billetes para el tren de alta velocidad podían ser demasiado caros para los residentes locales.

Ivan Zuenko, investigador del Centro de Estudios de Asia y el Pacífico de la estatal Academia Rusa de Ciencias, señaló que el sistema ferroviario de alta velocidad de China es “una de las zonas más corruptas del país”, en un artículo para la revista rusa Profile publicado el 19 de julio de 2018.

El exministro de ferrocarriles de China, Liu Zhijun, fue condenado a muerte con un indulto por corrupción en julio de 2013.

El 26 de diciembre Voz de América, citando a los medios de comunicación rusos, informó que la población local había realizado recientemente protestas contra la línea Moscú-Kazán porque sus propiedades fueron demolidas para dejar paso al ferrocarril.

A continuación

¿Es posible que China tome el control de la economía global?

TE RECOMENDAMOS