Ayudar a los demás es ayudarnos a nosotros mismos

Ayudar a los demás nos ayuda a relacionarnos y, por tanto, ser menos susceptibles a la depresión y la soledad

Por Ian Kane
19 de Octubre de 2021 7:19 PM Actualizado: 19 de Octubre de 2021 7:23 PM

Reconozcámoslo: vivimos en tiempos bastante turbulentos. El mundo está atravesando graves perturbaciones culturales, económicas y políticas, por no hablar de una pandemia (que nos recuerdan constantemente) que ha establecido requisitos para las libertades que antes dábamos por hechas.

Es comprensible que la gente se sienta un poco abatida, pero hay algo que todos podemos hacer que es bueno para nuestro bienestar mental y físico: ayudar a los demás.

No importa si esas acciones desinteresadas implican ayudar a un vecino, donar algo de ropa o dedicar su tiempo a una causa digna o a una organización benéfica, puede haber muchos beneficios para la salud de quienes deciden invertir su tiempo en objetivos altruistas. Algunos de estos beneficios incluyen:

  • Sufrir menos depresión
  • Tener menos niveles de estrés
  • Vivir más tiempo
  • Tener más confianza y autoestima
  • Tener una mayor sensación de propósito y significado
  • Experimentar más felicidad y bienestar en general

Es una buena compensación, ¿cierto? Como afirmó el líder religioso y escritor estadounidense Gordon B. Hinckley (en su libro “Soportar por algo: 10 virtudes descuidadas que sanarán nuestros corazones y hogares”) “El mejor antídoto que conozco para la preocupación es el trabajo. La mejor cura para el cansancio es el reto de ayudar a alguien que está aún más cansado”. Una de las grandes ironías de la vida es ésta: El que ayuda casi siempre se beneficia más que el que recibe el servicio”.

El veterano del ejército estadounidense y escritor John Holmes tenía algo más conciso, pero no menos perspicaz, que decir sobre ayudar a los demás: “No hay mejor ejercicio para el corazón que extender la mano y levantar a la gente”.

Pero por muy sabias que sean estas palabras, y por mucho que algunos de nosotros ya sepamos que son ciertas, a algunos lectores les ayudará escuchar un poco de ciencia que las respalde.

Ayudar a los demás puede ser saludable para el corazón

La hipertensión (presión arterial alta) es un problema de salud generalizado que, según la Organización Mundial de la Salud, afecta a 1280 millones de adultos de entre 30 y 79 años en todo el mundo. Es una enfermedad grave y, si no se remedia, puede acarrear una gran cantidad de problemas de salud —como enfermedades cerebrales, cardíacas y renales— y una vida más corta.

Esta insidiosa enfermedad es considerada por la comunidad médica como el “asesino silencioso” porque la mayoría de las personas que la padecen no son conscientes de ello. Los síntomas de la hipertensión incluyen hemorragias nasales frecuentes, dolores de cabeza (sobre todo en la mañana), zumbidos en los oídos y fibrilaciones/espasmos de los latidos del corazón. Las personas que creen que pueden tener hipertensión deben buscar asistencia médica profesional y hacerse un chequeo de la presión arterial.

Pero también hay algo que se puede hacer para evitar que la hipertensión se convierta en un problema (o para reducirla si ya se padece) y es proporcionar apoyo social a los demás.

En un estudio realizado por la Universidad Carnegie Mellon (publicado por primera vez en la revista Psychology and Aging de la Asociación Americana de Psicología), prestar servicios a los demás se asoció a una mayor duración de la vida, así como a una disminución de los niveles de presión arterial.

La investigación demostró que el voluntariado y la ayuda a los demás ayudan a quienes invierten su tiempo a sentirse más conectados socialmente y, por lo tanto, menos susceptibles a la depresión y la soledad, factores que afectan especialmente a las personas mayores de nuestras sociedades.

Como señala el psicólogo y autor Seth J. Gillihan en Psychology Today, las actividades que tienen un propósito, como ayudar a los demás, pueden mejorar el estado de ánimo de una persona, su perspectiva general y su autoestima, que son todos intangibles de valor incalculable y cruciales para la salud mental.

Los beneficios de este tipo de actividades son especialmente importantes para las personas mayores, que pueden afrontar un deterioro físico y mental. Actividades como el voluntariado los mantienen ocupados tanto mental como físicamente. Como indica un estudio de John Hopkins, las personas mayores que realizan actividades de voluntariado se benefician de moverse y pensar simultáneamente, lo que es excelente para su salud general.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.