Bagdad actúa para terminar la presencia de la coalición liderada por EE. UU. en Irak, según el primer ministro

El anuncio se produce un día después de que un ataque estadounidense matara a un miliciano iraquí en Bagdad y de que el ISIS resurgiera de las sombras.

Por Adam Morrow
05 de Enero de 2024 3:45 PM Actualizado: 05 de Enero de 2024 3:45 PM

El gobierno iraquí está tomando medidas para poner fin a la presencia de una coalición militar liderada por Estados Unidos en el país, según ha declarado el primer ministro Mohammed Shia al-Sudani.

“El gobierno está fijando una fecha para la puesta en marcha de un comité bilateral encargado de tomar medidas para poner fin de forma permanente a la presencia de las fuerzas de la coalición internacional en Irak”, declaró la oficina del Sr. Al-Sudani en un comunicado fechado el 5 de enero.

El anuncio se produce un día después de que un líder de la milicia iraquí muriera en un ataque estadounidense en Bagdad.

Unos 2500 soldados estadounidenses están desplegados actualmente en bases militares por todo el país.

Otros 900 aproximadamente están estacionados en bases estadounidenses en el este de Siria, que comparte frontera con Irak.

Los despliegues forman parte de una coalición internacional liderada por Estados Unidos cuya misión es impedir el resurgimiento del grupo terrorista Estado Islámico (EI).

El ISIS, que se dice que es una rama de Al Qaeda, invadió vastas franjas de Siria e Irak en 2014.

En 2019, el tenebroso grupo terrorista estaba prácticamente erradicado.

En la declaración publicada por su oficina, el Sr. Al-Sudani hizo hincapié en la “firme posición de Bagdad sobre el fin de la coalición internacional [en Irak] después de que la justificación de su existencia haya terminado.”

Según el Departamento de Estado estadounidense, 86 países son miembros nominales de la coalición, junto con la Unión Europea, la OTAN e Interpol.

Además de combatir a los remanentes de ISIS, el mandato de la coalición incluye “entrenar y asistir” a grupos locales y milicias aliadas de Estados Unidos.

El 4 de enero, Mushtaq Jawad Kazim al-Jawari, líder de la milicia iraquí Harakat al-Nujaba, murió en un ataque estadounidense en Bagdad.

Según el Pentágono, Harakat al-Nujaba es un “representante iraní” implicado en la planificación y ejecución de recientes atentados contra fuerzas militares estadounidenses en Irak y Siria.

Testigos y fuentes policiales citadas por Reuters dijeron que la sede del grupo había sido alcanzada por al menos dos cohetes disparados por un avión no tripulado de ataque.

Las autoridades de Bagdad se apresuraron a condenar el ataque estadounidense.

Soldados estadounidenses del 4to Batallón proporcionaron vehículos de combate M2A2 Bradley para apoyar a la Fuerza de Tarea Conjunta Combinada-Operación Inherent Resolve (CJTF-OIR) en el este de Siria el 10 de noviembre de 2019. (Spc. DeAndre Pierce/U.S. Army Reserve)

En un comunicado, Yehia Rasool, portavoz militar del primer ministro, describió el ataque como un “ataque flagrante” y una “violación de la soberanía y la seguridad de Irak.”

Continuó afirmando que el ataque estadounidense no era “diferente de un acto terrorista”.

Para complicar la situación, Al-Jawari parece haber sido un miembro de alto rango de la Fuerza de Movilización Popular (FMP) de Irak, una coalición de milicias mayoritariamente chiíes nominalmente bajo el control del ejército iraquí.

En un comunicado, las PMF parecieron confirmar que su jefe adjunto de operaciones en Bagdad había muerto “como consecuencia de una agresión estadounidense”.

Según los medios de comunicación afines a las PMF, el ataque tuvo como objetivo la sede de la organización en el este de Bagdad, matando a Al-Jawari y a otro miembro de las PMF.

Esto fue confirmado además por Rasool, que culpó a la coalición liderada por Estados Unidos de lo que describió como un “ataque no provocado contra un cuerpo de seguridad iraquí”.

Hablando en nombre de los militares iraquíes, añadió: “Consideramos este ataque como una escalada peligrosa y un ataque contra Irak.”

Combatientes portan banderas de Irak y de grupos paramilitares, incluidos al-Nujaba y Kataib Hezbolá, durante un funeral en Bagdad por cinco militantes muertos un día antes en un ataque estadounidense en el norte de Irak, el 4 de diciembre de 2023. (Ahmad Al-Rubaye/ AFP vía Getty Images

ISIS regresa

Según el portavoz del Pentágono Pat Ryder, el ataque que mató Al-Jawari fue un acto de “defensa propia”.

“Este individuo en particular estaba involucrado en la planificación y ejecución de ataques contra personal estadounidense en Irak y Siria, lo que, por definición, es una amenaza”, dijo Ryder en una rueda de prensa el 4 de enero.

Desde principios de octubre, las fuerzas estadounidenses en Irak y Siria han sido objeto de repetidos ataques con drones y cohetes por parte de grupos de milicianos locales.

Los ataques coinciden con la ofensiva militar israelí en la Franja de Gaza, que ha dejado miles de palestinos -en su mayoría civiles- muertos.

.Como muestra de solidaridad con Gaza, las milicias locales han atacado activos militares de Estados Unidos, considerado desde hace tiempo el aliado número uno de Israel.

Según funcionarios estadounidenses, las fuerzas estadounidenses en Irak y Siria han sido atacadas -típicamente con cohetes y aviones no tripulados- más de 120 veces desde mediados de octubre.

“Estos ataques han continuado, poniendo a las fuerzas estadounidenses en peligro”, dijo Ryder a los periodistas.

“Mantenemos el derecho inherente de autodefensa y seguiremos tomando las medidas necesarias para proteger a nuestro personal”, añadió.

Cuando se le preguntó si Estados Unidos había avisado a Bagdad del ataque que mató a Al-Jawari, Ryder declinó hacer comentarios.

“Irak es un socio importante y valioso”, dijo.

“Nuestras fuerzas están allí por invitación del gobierno de Irak -para ayudar a entrenar y asesorar- en apoyo de la misión Derrotar al ISIS”, añadió el portavoz.

Poco antes de la rueda de prensa de Ryder, el ISIS salió de las sombras para reivindicar la autoría de un doble atentado en el sureste de Irán que dejó decenas de muertos el 3 de enero.

“Nadie quiere ver el regreso del ISIS, que, por cierto, acaba de reivindicar los atentados que vimos ayer en Irán”, dijo el portavoz del Pentágono.

“Así que nuestro enfoque va a seguir siendo la misión Derrotar ISIS”, agregó.

En la noche del 5 de enero, surgieron informes no confirmados de que una base militar estadounidense en el este de Siria había sido atacada por milicianos chiíes iraquíes.

Con información de Reuters.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.