Banda de hermanos

Todos ellos han pagado un alto precio por cuidar de los pacientes y decir la verdad
Por John Leake y Dr. Peter A. McCullough
23 de Noviembre de 2022 2:09 PM Actualizado: 23 de Noviembre de 2022 2:09 PM

Opinión

El Dr. Paul Marik y sus compañeros del FLCCC luchan por los derechos de los pacientes. Todos han pagado un alto precio por cuidar de los pacientes y decir la verdad.

Parte I de una serie sobre el Dr. Paul Marik—un magnífico médico que fue despedido de su trabajo y de su cátedra porque trató con éxito a sus pacientes con COVID-19 con medicamentos aprobados por la FDA y altas dosis de vitamina C.

Nota del autor: La siguiente publicación es de El coraje de enfrentarse a COVID-19: Previniendo la hospitalización y la muerte mientras se lucha contra el complejo biofarmacéutico, por John Leake y Peter A. McCullough. MD, MPH.

El Dr. Paul Marik es para la medicina de cuidados críticos lo que el Dr. McCullough es para la medicina cardio-renal. Este sudafricano de 65 años ha publicado más de 500 artículos y libros revisados por expertos, lo que le convierte en el segundo médico de cuidados críticos con más publicaciones en la historia de la medicina.

El Dr. Paul Marik con el Dr. Peter McCullough y John Leake en la Conferencia de la Red de Libertad de las Enfermeras en Franklin, TN, el 12 de junio de 2022

Al conocer al Dr. Marik, uno se siente abrumado por la impresión de su enorme estatura física. Sus modales amables y su elegante acento sudafricano recuerdan a los caballeros exploradores británicos del siglo XIX. Desde los primeros días de su carrera, se interesó por descubrir cómo tratar la sepsis, la respuesta extrema y mortal del cuerpo a una infección. Hasta bien entrado el siglo XXI, la sepsis seguía siendo una de las principales causas de muerte. Según los CDC, cada año enferman de sepsis aproximadamente 1.7 millones de adultos estadounidenses, de los cuales unos 270,000 mueren en el hospital. A nivel mundial, la carga de sepsis se estima en 15 a 19 millones de casos anuales, con una tasa de mortalidad que se acerca al 60 por ciento en los países de bajos ingresos.

El Dr. Marik conocía la literatura sobre el tratamiento de la sepsis. Varios estudios habían indicado que grandes dosis de vitamina C y vitamina B1 (tiamina) administradas por vía intravenosa mostraban algún beneficio. Otros estudios indicaban que la hidrocortisona era prometedora. El Dr. Marik pensó que la combinación de los tres en un cóctel podría amplificar sus beneficios. Como se había observado a menudo en medicina, la combinación de agentes parece afectar a múltiples vías, provocando un efecto superpuesto y sinérgico.

En 2016, él y sus colegas llevaron a cabo un estudio en el que compararon a 47 pacientes con sepsis que recibieron el cóctel con un grupo de control de 47 pacientes que recibieron la atención estándar para la sepsis en ese momento. La tasa de mortalidad del grupo de tratamiento fue del 8.5 por ciento en comparación con el 40.4 por ciento del grupo de control, una diferencia asombrosa. Los escépticos afirmaron que el estudio era demasiado pequeño y no estaba aleatorizado. Sin embargo, lo que se conoció como el “cóctel Marik” fue adoptado por las unidades de cuidados críticos de todo el mundo, que informaron de excelentes resultados con la terapia.

Cuando COVID-19 llegó y la unidad de cuidados críticos del Dr. Marik en el Hospital General Sentara Norfolk recibió a sus primeros pacientes, observó que sufrían una reacción pulmonar inflamatoria, y sospechó que ésta podría tratarse con un corticosteroide. Se puso en contacto con otros cuatro especialistas en cuidados intensivos: el profesor Joseph Varon del Centro Médico United Memorial de Houston (que en el año 2020 trabajaría 268 días seguidos tratando a pacientes con COVID-19 en su UCI), el profesor Gianfranco Umberto Meduri del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Tennessee en Memphis, el profesor José Iglesias de la Escuela de Medicina Hackensack Meridian de Seton Hall (Nueva Jersey) y el profesor Pierre Kory de la Universidad de Wisconsin-Madison. Como señaló el autor Michael Capuzzo en su maravillosa historia sobre estos médicos, sería difícil imaginar un equipo de médicos de cuidados críticos pulmonares más experimentado y erudito.

Juntos formaron el Consorcio de Cuidados Críticos de Primera Línea COVID-19 (FLCCC) y se pusieron a trabajar en un protocolo para salvar a los pacientes hospitalizados. Comenzaron su trabajo centrándose en la inflamación extrema que estaban observando. Llamada a menudo “tormenta de citoquinas” por las proteínas producidas por el sistema inmunitario, se trataba de una respuesta inmunitaria extrema y desadaptativa que se había observado a menudo en otras enfermedades víricas, incluida la gripe virulenta. Fue esta inflamación de los pulmones, los riñones y otros órganos la que mató al paciente, y no el propio virus. Por tanto, la clave para tratar el síndrome era reducir esta inflamación.

El profesor Meduri era uno de los principales expertos en el tratamiento con corticosteroides de las enfermedades críticas. Llevó a cabo una revisión exhaustiva del uso de corticosteroides contra el SARS-CoV-1, el MERS y el H1N1 y encontró pruebas significativas de que estos agentes habían salvado la vida en su reducción de la inflamación extrema. Durante décadas, el corticosteroide metilprednisolona había sido el medicamento estándar para suprimir la tormenta de citoquinas. Y sin embargo, a pesar de este hecho evidente, todas las agencias federales de salud de Estados Unidos recomendaron no utilizar corticosteroides contra COVID-19 desde el principio de la pandemia.

A diferencia de estos organismos, el FLCCC llegó a la conclusión de que su mejor apuesta para abordar la enfermedad en pacientes hospitalizados era una combinación de metilprednisolona y el antioxidante ácido ascórbico (vitamina C). A estos añadieron tiamina (vitamina B1) para optimizar la utilización del oxígeno celular y el consumo de energía, y el anticoagulante heparina para prevenir y ayudar a disolver los coágulos de sangre que aparecen con gran frecuencia.

No hay nada experimental en estos medicamentos. La metilprednisolona y la heparina llevaban mucho tiempo aprobadas por la FDA para tratar la inflamación y la coagulación de la sangre. La vitamina C y la B1 eran de venta libre, aunque en el ámbito hospitalario se administraban por vía intravenosa en dosis elevadas. Los médicos del FLCCC empezaron a administrar este “Protocolo MATH” a los pacientes de la UCI y siguieron su evolución para realizar un estudio de casos. A finales de abril, habían tratado a 100. De ellos, 98 sobrevivieron. Los dos que murieron tenían más de 80 años y padecían otras enfermedades crónicas avanzadas. Ninguno de los pacientes estuvo mucho tiempo con respiradores, ni dependía de ellos, ni tuvo largas estancias en el hospital.

Durante este periodo, el Dr. Pierre Kory estuvo en comunicación diaria con los médicos de la UCI de su ciudad natal, Nueva York, donde había trabajado en varios hospitales. Sus colegas informaron de que habían cambiado las cosas en las UCI en cuanto empezaron a utilizar la metilprednisolona. Otros médicos de las UCI de la muy afectada Nueva Orleans informaron lo mismo. Por ello, Kory y sus colegas enviaron cartas a la Casa Blanca, los CDC y los NIH, presentando sus pruebas reales de la eficacia de los corticoesteroides—sin éxito.

Los esfuerzos del Dr. Kory llamaron la atención del senador de Wisconsin Ron Johnson, presidente del Comité de Seguridad Nacional del Senado. Dado que su hija había nacido con un defecto cardíaco congénito —corregido con éxito gracias a una innovadora operación— el senador Johnson creía que si los ciudadanos se enfrentaban a una enfermedad potencialmente mortal para la que no existía un tratamiento probado, debían tener derecho a probar los medicamentos u operaciones que parecieran ofrecer algún beneficio, aunque no hubieran superado el proceso convencional de aprobación de la FDA. La alternativa era no hacer nada y aceptar la alta probabilidad de muerte.

Los críticos del derecho a probar alegan que, a menos que los procedimientos y los medicamentos estén cuidadosamente regulados por la FDA, los médicos sin escrúpulos crearán falsas esperanzas ofreciéndolos a pacientes desesperados, aunque haya pocos datos de ensayos que demuestren su eficacia. El senador Johnson no encontró este argumento persuasivo y presentó su proyecto de ley federal sobre el derecho a probar en 2017. Se introdujo un proyecto de ley complementario en la Cámara de Representantes, que finalmente se aprobó en ambas cámaras, y fue firmado por el presidente Trump en 2018.

Por invitación del senador Johnson, el profesor Kory se dirigió al Comité de Seguridad Nacional del Senado el 6 de mayo de 2020. Hablando a través de WebEx, Kory expuso las credenciales de los médicos de la FLCCC, y luego explicó los fundamentos para utilizar su protocolo. Luego informó del éxito que ellos y otros médicos estaban teniendo con él. Se trataba de una noticia excelente, y un espectador ingenuo probablemente asumiría que sería bien recibida por toda la profesión médica.

Sin embargo, a pesar de los fundamentos de la terapia del FLCCC, del amplio consenso sobre la eficacia de sus componentes en enfermedades relacionadas y del éxito obtenido, los CDC y los NIH siguieron presionando y se negaron a cambiar su recomendación sobre el uso de corticoesteroides para tratar COVID-19. En cuatro ocasiones, el FLCCC intentó notificar a la Casa Blanca sus resultados favorables, pero no recibieron respuesta.

Republicado del Substack del autor

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la opinión de The Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.