Barr falla en salvar la reputación del Departamento de Justicia con declaraciones sobre fraude electoral

Por Lee Smith
02 de Diciembre de 2020
Actualizado: 02 de Diciembre de 2020

Comentario

El fiscal general William Barr señaló el martes que se ha lavado las manos del presidente. Dijo a los medios que el Departamento de Justicia no ha encontrado ninguna evidencia de fraude que cambie los resultados de las elecciones a favor de Donald Trump.

Los funcionarios estadounidenses con los que hablé no entienden la motivación de Barr para hablar con un cuerpo de prensa típicamente hostil hacia él y Trump. “No hay evidencia de que el Departamento de Justicia haya hablado con ninguno de los numerosos testigos con conocimiento de primera mano del fraude electoral”, dijo un alto funcionario. “Y muchas personas contactaron directamente al FBI y no obtuvieron respuesta”.

El efecto de la declaración de Barr es estropear los esfuerzos de la campaña de Trump para revertir el voto en los estados disputados por el equipo legal del presidente. Es difícil imaginar que las legislaturas estatales o los tribunales se hagan cargo de la causa de la campaña cuando los titulares muestran que el propio fiscal general de Trump dice que no hay nada malo.

Al distanciarse de la suerte política del presidente, Barr dio muestra de su buena fe como un intermediario honesto para resolver el problema que más le importa: salvar la reputación de la institución que ha dirigido dos veces, el Departamento de Justicia. Reveló el martes que había nombrado a John Durham abogado especial para continuar su investigación de casi dos años sobre los orígenes de Crossfire Hurricane, la desacreditada investigación del FBI sobre la campaña Trump de 2016.

Según Barr, el alcance de la investigación que pidió al fiscal de Connecticut dirigir en mayo de 2019 se ha “reducido considerablemente”. Al principio, parecía que se extendía. Según se informa, los dos hombres viajaron a Italia y se pusieron en contacto con funcionarios de Reino Unido y Australia para reunir información sobre los extranjeros presuntamente implicados en Crossfire Hurricane. En agosto, Durham entrevistó durante ocho horas al exdirector de la CIA John Brennan. En septiembre, el fiscal, según se informa, buscó información sobre la investigación del FBI de la Fundación Clinton.

Los funcionarios republicanos razonaron que era precisamente porque la investigación era tan grande y exhaustiva que a Durham le estaba llevando tanto tiempo presentar cargos. Los informes afirmaban que seguía encontrando nuevas pruebas, seguía más pistas. El martes, Barr dijo que el trabajo de Durham ahora “realmente se centra en las actividades de la investigación de Crossfire Hurricane dentro del FBI”.

Tal vez Barr cree que limitar el alcance de la investigación convencerá a la Casa Blanca de Biden de que no es una amenaza para su administración. Después de todo, una investigación a fondo tendría que ver con la elección de Biden para asesor de Seguridad Nacional, Jake Sullivan. ¿Qué sabía el exasesor de campaña de Hillary Clinton sobre el papel del FBI en la operación anti-Trump cuando estaba informando a la prensa sobre la “colusión” y tuiteando historias de la fuente del contratista de Clinton y de la fuente del FBI Christopher Steele? ¿Qué hizo John Kerry, el enviado para Cambio Climático elegido por Biden, con los informes Trump-Rusia de Steele cuando se le pasaron en calidad de secretario de Estado? ¿Y por qué el entonces vicepresidente Biden ordenó al FBI que investigara al asesor de seguridad nacional de Trump, Michael Flynn, por violar la Ley Logan?

No hay nada que impida a Biden despedir a Durham. Trump presuntamente consideró despedir a Robert Mueller al menos dos veces. Pero el equipo legal del presidente defendió la probidad del golpe de estado contra su cliente. “Yo nunca tendría nada que ver con ningún intento de atacar la integridad de Bob Mueller”, dijo el exportavoz del equipo legal de la Casa Blanca, Mark Corallo. En otras palabras, los ayudantes contratados para defender a Trump estaban menos preocupados por la estabilidad del gobierno estadounidense que por la perspectiva de que sus reputaciones fueran destrozadas por la prensa.

La administración Biden será elogiada por los medios de comunicación por desarmar un arma peligrosa para la “democracia” si— cuando—Durham es despedido, y cualquier cargo que se haga será retirado. Pero los únicos estadounidenses que podrían estar sorprendidos por un encubrimiento de esa magnitud son los votantes de Trump. Y ya no son capaces de escandalizarse por la corrupción del Partido Demócrata y sus socios en los medios de comunicación después de ver, por ejemplo, cómo la prensa enterraba las noticias sobre los vínculos financieros de la familia Biden con un régimen chino responsable de una pandemia que dejó cientos de miles de estadounidenses muertos y decenas de millones de desempleados.

No está claro por qué Durham puede ahora hacer un caso que no pudo hacer en un año y medio. Se rumoreaba que le preocupaba que presentar cargos o publicar un informe demasiado cerca de las elecciones pareciera un golpe político, y la investigación, llevada a cabo por un fiscal de carrera orgulloso de su reputación de “francotirador”, tenía que estar por encima de cualquier reproche. Solo la autoestima le cegó ante la ironía: su discreción dejó el estado de derecho sujeto al resultado de una contienda política. El tema de su investigación —la corrupción en los niveles más altos del gobierno— era toda la evidencia que necesitaba de que su integridad dependería enteramente de una victoria de Trump.

El hecho de no presentar cargos, o incluso de presentar un informe, por interferir en las elecciones de 2016, fue una invitación a interferir en la elección de 2020. Si nadie era responsabilizado por lo que hizo hace cuatro años, había poco riesgo esta vez. Y ahora Barr habla para restarle importancia a las afirmaciones de la campaña de Trump sobre el fraude electoral cuando es precisamente debido a las acciones y decisiones tomadas por la institución que él aprecia que la mitad de Estados Unidos ha perdido su fe en el sistema de justicia así como en el proceso electoral. De cosas mucho más pequeñas que la guerra depende el destino de las naciones.

Lee Smith es el autor del libro recientemente publicado, “The Permanent Coup: How Enemies Foreign and Domestic Targeted the American President” (El golpe permanente: Cómo enemigos extranjeros y nacionales apuntaron al presidente estadounidense”).

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

Exsocio expone corrupción del PCCh y Hunter Biden

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS