Bebé recién nacida rescatada de la basura en 1995, ahora salva vidas: “Estoy aquí por una razón”

"Estoy aquí para provocar una reacción en cadena con mi historia, ayudando a salvar vidas"
Por The Epoch Times
22 de Marzo de 2021
Actualizado: 22 de Marzo de 2021

Una mujer que fue abandonada en un contenedor de Illinois con tan solo 3 días de vida tiene ahora la misión desinteresada de salvar la vidas de los bebés.

La bebé Mary Grace fue abandonada en un contenedor de basura, en Hoffman Estates en 1995. Tras un milagroso rescate y ser adoptada por una nueva familia en 1998, recibió el nombre de Morgan Hill.

“Me dijeron que solo me quedaban unas horas de vida si no me hubieran encontrado”, dijo Hill a The Epoch Times.

“Si mi historia salva al menos una vida, vale la pena contarla”, dijo, “y creo que ha salvado muchas”.

La bebé Morgan Hill con sus rescatadores, Garold “Rocky” Hyatt (centro) y la enfermera Carol Szafranski (segunda a la izq.), en octubre de 1995 (Cortesía de Morgan Hill)

Hill creció sin saber que había tenido un comienzo en la vida inusual.

La historia del bebé encontrado en un contenedor de basura apareció en todas las noticias de la época. La madre adoptiva de Hill, Sandi, no quería a los periodistas en la puerta y no quería que las circunstancias oscurecieran la infancia de Hill. Así que mantuvo en secreto la historia de la adopción de su hija.

Pero una vez que Hill tuvo la edad suficiente, Sandi le contó la verdad: que, con solo 3 días de vida, su mamá biológica la había envuelto en una bolsa de basura y la había dejado morir. A través de las palabras de Sandi y de numerosos artículos guardados a lo largo de los años, Hill se enteró que su madre biológica había ocultado su embarazo y había intentado deshacerse de su bebé en secreto.

“Mi madre biológica estaba metida en un buen lío. Fue mentira tras mentira tratando de encubrir su embarazo conmigo”, dijo Hill en una publicación en su blog.

“Me dio a luz en la bañera cuando su pareja y su hijo se fueron a trabajar y a la escuela. Me limpió, me alimentó y condujo sin saber qué hacer”, escribió Hill. “Su decisión final no fue definitivamente buena”.

La bebé Morgan Hill, a la que sus rescatadores llamaron Mary Grace después de encontrarla en un contenedor de basura detrás del Centro Médico Hoffmann Estates en octubre de 1995 (Cortesía de Morgan Hill)

La madre de Hill la envolvió en una toalla, la metió en una bolsa de basura, la anudó dos veces y la tiró en un contenedor detrás del Hoffmann Estates Medical Center, el 16 de octubre de 1995.

Afortunadamente, los gritos de Hill fueron escuchados por un trabajador de la construcción, Garold “Rocky” Hyatt, mientras sacaba la basura la noche anterior del día de recolección de residuos.

Así fue como el bebé abandonado acabó en los brazos de Carol Szafranski, una de las enfermeras que acudió corriendo cuando Hyatt pidió ayuda inmediata. Le pusieron el nombre de Baby Mary Grace, ya que las enfermeras y Hyatt la consideraban “un regalo de Dios”.

El padre biológico de Hill luchó con empeño durante seis meses en los tribunales para conseguir su custodia completa. Pero por motivos económicos y por ser padre soltero, la dio en adopción a una pareja de su confianza.

Morgan Hill fotografiada con su padre biológico (Cortesía de Morgan Hill)

“Sí, mantengo el contacto con mi padre biológico”, dijo Hill a The Epoch Times. “Vive en otro estado, pero intentamos reunirnos al menos una vez al año”.

Hill siempre había querido conocer a la enfermera y al trabajador de la construcción mencionados en las noticias, pero nunca había podido encontrarlos.

Finalmente, cuando un canal de televisión local organizó una entrevista con Hill en 2016, consiguieron encontrar a Szafranski y Hyatt. Durante un reencuentro con los ojos llenos de lágrimas, los dos rescatistas conocieron a la preciosa niña que salvaron hace casi 25 años.

“El reencuentro impactó en mi vida de muchas maneras”, dijo Hill. “Me recordó que estoy aquí por una razón”.

La bebé Morgan Hill y su madre adoptiva, Sandi (izq.), con Garold “Rocky” Hyatt y la enfermera Carol Szafranski, durante su reencuentro en 2016 (Cortesía de Morgan Hill)

Hill dijo que el reencuentro con sus salvadores la motivó a tomar el rol de concientizar sobre la crisis del abandono de niños, incluyendo el trabajo con organizaciones y la participación en conferencias. Trabaja para salvar la vida de los niños educando a la gente sobre las distintas opciones disponibles para las madres necesitadas que quieren renunciar a sus bebés.

“Me ha empujado a seguir compartiendo mi historia y la información sobre la Ley de Refugio Seguro”, dijo.

En la actualidad, todos los estados cuentan con leyes de refugio para bebés, que proporcionan un lugar seguro para que los padres puedan renunciar a un bebé recién nacido sin repercusiones.

Sin embargo, en 1995 no había una ley de refugio en Illinois en el momento del nacimiento de Hill. Las leyes de refugio infantil que existen desde 1999 son un rayo de esperanza.

(Cortesía de Morgan Hill)

Hill y sus padres adoptivos tienen ahora la misión desinteresada de “tocar todos los corazones del mundo”.

“Mis planes futuros son seguir compartiendo mi historia, actualmente trabajando en un libro, salvar vidas y mostrar a las madres en crisis que no están solas”, dijo Hill a The Epoch Times.

“Mi mensaje es ser una voz, no un eco. Comparto mi historia trágica, pero positiva, en la medida de lo posible. Estoy aquí para ser una reacción en cadena con mi historia, ayudar a salvar vidas y demostrar que mi historia no es solo una tragedia que se convirtió en un milagro”.

Arshdeep Sarao y Jenni Julander contribuyeron con este informe.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS