Beijing aumenta las tensiones en el mar del sur de China mientras EE.UU. combate el virus del PCCh

Por Chriss Street
30 de Marzo de 2020 5:05 PM Actualizado: 30 de Marzo de 2020 5:05 PM

Análisis de noticias

Beijing ha enviado a su milicia marina al Mar del Sur de China, para participar en una serie de provocaciones militares, mientras Estados Unidos lucha contra el virus del PCCh, comúnmente conocido como el nuevo coronavirus.

A partir de enero, la Milicia Marítima de las Fuerzas Armadas del Pueblo (PAFMM), conocida como “pequeños hombres azules“, comenzó a mover embarcaciones a través del atolón Union Banks, de 34 millas de largo, hundido en el centro de la cadena de las Islas Spratly del Mar del Sur de China, según el rastreo de buques y las imágenes satelitales revisadas por Radio Free Asia (RFA).

A pesar de los reconocimientos de la ONU para Malasia, Filipinas, Vietnam y Taiwán, China reclama derechos exclusivos sobre más del 80 por ciento del Mar del Sur de China que abarca un área de 1.4 millones de millas cuadradas en el Océano Pacífico, incluyendo hasta 22,000 millones de barriles de petróleo y 290 billones de pies cúbicos de gas natural.

China tiene las operaciones pesqueras más grandes y más lejanas del mundo, superando a las siguientes 10 naciones más grandes combinadas. China despliega 672,000 embarcaciones motorizadas y 2500 embarcaciones de pesca en “aguas lejanas“, según Global Fishing Watch, grupo sin fines de lucro que rastrea las actividades pesqueras. Pero miles de marineros de PAFMM a tiempo completo con entrenamiento militar, que nunca pescan, pertenecen a la flota. El PAFMM opera, al menos, 84 embarcaciones especialmente construidas con cañones de agua montados en el mástil, para pulverizar, y cascos de acero reforzado para embestir, según Andrew Erickson, profesor de estrategia en el Instituto de Estudios Marítimos de China del Colegio de Guerra Naval de Estados Unidos (NWC) (CMSI).

Las embarcaciones de la PAFMM que “enarbolan la bandera” a menudo están a la sombra de las formaciones armadas de la Guardia Costera y la Armada del Pueblo. La Estrategia de Seguridad Nacional (NSS) de EE.UU. de 2017 enfatizó que China participa en una competencia continua con Estados Unidos, ni completamente “en paz” ni “en guerra”. El NSS identificó a cada una de las tres fuerzas marítimas chinas como un riesgo significativo y creciente para los intereses y valores estadounidenses.

El portaaviones USS Theodore Roosevelt, acompañado por la 31ra Unidad Expedicionaria de la Marina en apoyo de los aliados de Estados Unidos, realizó una navegación de “libertad de navegación” en el Mar del Sur de China. Luego, la armada realizó un primer puerto histórico a Danang el 4 de marzo para celebrar los 25 años de relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Vietnam.

Los buques PFAMM fueron vistos el 14 de marzo en Johnson Reef, en la esquina suroeste de Union Banks. El momento correspondió al aniversario de la Batalla de Johnson Reef ocurrida en 1988, donde murieron docenas de tropas vietnamitas y China tomó el control del arrecife por primera vez.

China aumentó seriamente sus provocaciones en febrero con sus unidades terrestres disparando láseres contra aviones de vigilancia estadounidenses en la región. La Fuerza Aérea del EPL también comenzó a realizar incursiones en el Mar Oriental de China que incluía aviones Shaanxi Y-8. Estos aviones de guerra realizaban simulacros antisubmarinos en las disputadas aguas del Mar Meridional de China, frente a la costa de Taiwán.

Estados Unidos tomó represalias el 23 de marzo con un avión de reconocimiento Navy Lockheed EP-3E que realizó salidas de vigilancia entre Taiwán y Filipinas.

Al día siguiente, el USS Barry acompañado por el crucero de misiles guiados USS Shiloh realizó un lanzamiento real de misiles de fuego desde el Mar de Filipinas hacia el Mar del Sur de China. En un movimiento muy inusual, la Séptima Flota de EE.UU. publicó un video de la activación y el lanzamiento de un Standard Missile-2 de rango medio en su página de Facebook.

Tal beligerancia china normalmente resultaría en la Fuerza de Tarea del USS Theodore Roosevelt, que se había trasladado al oeste hacia el Mar de Filipinas, para revertir el curso y restablecer la autoridad estadounidense en el Mar del Sur de China. Pero el 24 de marzo, la fuerza de tarea naval más poderosa del mundo quedó inmovilizada por un brote del virus del PCCh.

El comandante de la Flota del Pacífico de EE.UU., el almirante John Aquilino le dijo a Associated Press (AP) que el Roosevelt será trasladado a Guam, a 2000 millas del Mar del Sur de China. Advirtió a los adversarios estadounidenses: “No hay duda de que el barco está listo para responder si es necesario”.

Pero el almirante retirado James Stavridis, un excomandante de barco que se convirtió en el principal comandante de la OTAN en Europa, dijo a AP: “La Marina se dirige a aguas agitadas en términos de preparación en los próximos meses”. Advirtió que los estrechos dormitorios de la nave se convertirán en “compartimientos de nacimiento” para el virus.

La Gran Época se refiere al nuevo coronavirus, que causa la enfermedad COVID-19, como el virus del PCCh porque el encubrimiento y la mala gestión del Partido Comunista Chino permitieron que el virus se extendiera por toda China y creara una pandemia global.

A continuación

China pierde 21 millones de usuarios de teléfonos ¿Cuántos por la pandemia?

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.