Beijing detiene a 1.43 millones de personas durante campaña de 100 días antes de reunión nacional

Por Mary Hong
30 de Septiembre de 2022 2:49 PM Actualizado: 30 de Septiembre de 2022 2:49 PM

Beijing ha detenido a 1.43 millones de chinos en una campaña de seguridad de tres meses antes de la reunión nacional del Partido. Sin embargo, no todos los detenidos eran delincuentes.

El refuerzo de la seguridad es exigido a medida que se acerca el 20º Congreso Nacional del Partido Comunista Chino (PCC), previsto para octubre. El régimen puso en marcha una “Operación 100 días” que comenzó el 25 de junio.

En una conferencia de prensa celebrada el 27 de septiembre, el Ministerio de Seguridad Pública se refirió al éxito de la campaña: Hasta la fecha, la operación ha resuelto más de 640,000 casos penales y ha detenido a más de 1.43 millones de personas.

Sin embargo, muchos de los denominados sospechosos son simples ciudadanos chinos, como disidentes, activistas, peticionarios, cristianos y practicantes de Falun Gong.

Enemigos del pueblo

El régimen alega que la operación fue los “puños duros” necesarios para proteger a los grupos vulnerables, como las mujeres, los menores, los ancianos y los discapacitados.

La edición en chino de The Epoch Times se enteró de que la policía tenía como objetivo a muchos no delincuentes, entre ellos personas que se atreven a hablar y defender los intereses de los ciudadanos necesitados.

Por ejemplo, el abogado Chen Jiahong lleva desaparecido desde el 24 de septiembre, cuando la policía visitó su casa en la provincia de Guangxi, en el sur de China.

Chen ya había sido encarcelado bajo la acusación de “incitar a la subversión del poder del Estado” por expresar su apoyo a las víctimas de la “represión 709″“, una detención masiva de abogados y activistas de derechos civiles en 2015.

Xiang Jinfeng, activista de los derechos humanos de la provincia de Fujian, en la costa sudoriental de China, fue detenido por la policía local en la ciudad de Longyan el 1 de septiembre por un cargo desconocido. A la familia solo le dijeron que su detención duraría un mes, dijo el hermano de Xiang a The Epoch Times.

Epoch Times Photo
En el Día de los Derechos Humanos, unos cuantos peticionarios de Shanghái se tomaron una foto de grupo en el exterior de la estación de tren de Beijing, después de haber llegado para hacer la petición el 10 de diciembre de 2020. El cartel sobre el grupo dice: “Los derechos humanos están por encima de la soberanía; defender los derechos es patriótico”. (Cortesía de los entrevistados)

El factor de riesgo social para el PCCh: Peticionarios

Hacer peticiones al gobierno en Beijing se ha convertido en una rutina para muchos chinos que creen que sus voces deben ser escuchadas por las autoridades. Sin embargo, ellos también se han convertido en objetivo de la última operación.

Hu Jianguo, por ejemplo, es un activista de Shanghái, que dijo una vez: “Al defender nuestros derechos, estamos luchando por la democracia y la libertad, que es nuestra mayor esperanza en la vida”.

Reveló a The Epoch Times el 28 de septiembre que la policía lleva dos semanas apostada en su garaje, vigilándolo día y noche, para impedirle ir a Beijing a hacer una petición al gobierno.

Según Hu, otros peticionarios de Shanghái, como Yang Yonglan, Gu Guoping y Peng Miaolin y su hija Peng Jun, también están bajo vigilancia policial las 24 horas del día.

“Les dije a esos comunistas que todos son malversadores y ladrones que guardan dinero en el extranjero y amedrentan al pueblo. Por eso, enviaron a más gente [a mi casa], incluso una furgoneta estaba estacionada fuera vigilándonos”, dijo.

Desde 2005, el número anual de peticiones en China se ha mantenido en 10 millones, según un libro de 2013 titulado “Petitions, Democracy, and the Rule of Law: China Topics”, de City University of HK Press,

De hecho, el número total de quejas sobre la gobernanza del régimen alcanzó los 10.24 millones a nivel nacional en el año 2000, según un trabajo de investigación realizado en 2005 por Xiong Yihan, investigador de Ciencias Políticas de la Universidad de Fudan.

Epoch Times Photo
Unas personas hacen fila para someterse a una prueba de ácido nucleico para detectar el COVID-19 en un centro de pruebas improvisado en el distrito de Chaoyang el 25 de abril de 2022 en Beijing. China está tratando de contener un pico de casos de coronavirus en la capital después de que decenas de personas dieran positivo por el virus, lo que provocó que las autoridades locales iniciaran pruebas masivas en algunas zonas y cierres en los barrios donde se encontraron casos, en un esfuerzo por mantener la estrategia de cero COVID del país. (Kevin Frayer/Getty Images)

Cero-COVID vs cero-peticionarios

Solo en 2021, hubo más de 3.8 millones de denuncias dirigidas específicamente a las oficinas estatales anticorrupción, la Comisión Central de Inspección Disciplinaria y la Comisión Nacional de Supervisión.

El régimen afirmó que los funcionarios corruptos a nivel comunitario son la principal causa de los incidentes masivos.

Para acabar con la corrupción, los funcionarios locales iniciaron la campaña “cero peticionarios”.

Por ejemplo, la provincia de Shanxi adoptó la iniciativa de “cero peticionarios” en 2020 como una de las principales tareas del comité permanente provincial del PCCh.

Este año, la Oficina de Educación de Jiyuan, en la provincia de Henan, también promovió la iniciativa de “cero peticionarios” para garantizar la correcta aplicación de la política de “cero COVID”.

Wu Shaoping, abogado de derechos humanos en Estados Unidos, dijo que los estrictos controles del PCCh ponen a toda la sociedad en un estado de tensión y ansiedad. La pandemia es solo una excusa para controlar a la gente.

Cree que el PCCh es plenamente consciente de que “la locura [ira] de la gente y las protestas pueden llevar al colapso del régimen”, dijo.

En una entrevista concedida en 2009 a Voice of America, el abogado de derechos humanos Jiang Tianyong dijo que muchos peticionarios finalmente se “iluminaron” tras décadas de peticiones.

“Se dieron cuenta de que no son solo los funcionarios de base los que son corruptos, pero cuanto más avanzaban en sus peticiones, peor se volvía”.

Jiang, también víctima de la represión 709, ha estado bajo arresto domiciliario y vigilancia policial las 24 horas del día desde que fue liberado en 2019 tras dos años de prisión.

Con información de Haizhong Ning y Chang Chun.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.