Beijing es “un perdedor” en las elecciones presidenciales argentinas

Beijing ya está amenazando al presidente electo Javier Milei, que es pro Estados Unidos, pro Israel, pro capitalismo y anticomunista

Por James Gorrie
30 de Noviembre de 2023 12:38 AM Actualizado: 30 de Noviembre de 2023 12:38 AM

Opinión

El bullicioso presidente electo de Argentina, Javier Milei, al estilo Trump, es un caso atípico político y económico en todos los sentidos de la palabra, y Beijing no está contento con eso por una buena razón. Milei, de orientación libertaria, ha prometido cambiar dramáticamente a Argentina en casi todas las formas posibles, y eso incluye la relación del país con China.

Desacoplarse de China no será fácil

De hecho, Milei no solo ha declarado que China es un régimen “asesino”, sino también que Argentina “dejará de interactuar con China”, así como con el Brasil de tendencia izquierdista.

Pero Milei puede descubrir que desvincularse de China es más fácil decirlo que hacerlo. Una revisión de las propuestas de Milei para Argentina y su relación actual con Beijing proporcionará al menos un contexto nominal para lo que ha planeado y lo que puede ser solo una ilusión.

Una agenda económica ambiciosa

Primero, Milei quiere devolver la responsabilidad fiscal a la sociedad argentina y su economía. Eso puede ser muy difícil de hacer, ya que intereses arraigados dentro del establishment político y económico argentino estarán en su contra.

Las políticas de Milei incluirán reducir el tamaño del gobierno federal de Argentina para “poner fin al declive de Argentina“. Comenzará por eliminar una variedad de agencias federales, como los ministerios de cultura, educación y diversidad de Argentina, que se han beneficiado de enormes niveles de gasto federal. También quiere recortar o incluso eliminar corporaciones infladas y perdedoras que han estado conectadas con la clase política y fuertemente subsidiadas por el gobierno.

Para impulsar la actividad económica, el empleo y la innovación, necesitará recortar drásticamente las regulaciones y los impuestos a las pequeñas y medianas empresas. Las tarifas sobre las empresas y la burocracia sofocan la formación de empresas, y las que existen pagan hasta el 100 por ciento de sus ingresos en impuestos.

Desbancarizar al gobierno es una medida audaz

Aún más dramático es que el agitador presidente electo quiere cerrar el banco central de Argentina. Con reservas netas negativas, tiene razón. ¿Por qué tener un banco central si no puede administrar el dinero de los países y ha demostrado ser un socio corrupto de los socialistas que han llevado al país a la quiebra con un gasto desenfrenado y una política monetaria que ha resultado en una inflación de tres dígitos?

Además, Milei quiere eliminar el peso argentino como moneda nacional. Con una tasa de inflación de alrededor del 150 por ciento anual, nadie en el país quiere utilizarla. El país prefiere utilizar dólares estadounidenses, razón por la cual ha propuesto convertir el dólar estadounidense en la moneda nacional de Argentina.

Un regreso al hemisferio occidental

Desde una perspectiva política, Milei pretende reorientar la política exterior de la nación lejos de China y hacia Estados Unidos e Israel. Anclar a Argentina a Occidente la enfrenta directamente a los intereses chinos en América Latina y en gran parte del mundo, lo que llevó a la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Mao Ning, a advertir que hacerlo sería un “enorme error de política exterior”.

Desde una perspectiva comercial, el plan de Milei de desvincularse de China no es tan original, incluso si se expresa en términos bastante floridos. Algunas naciones europeas también lo están haciendo en diversos grados, entonces, ¿por qué está enojada y alarmada China?

Después de todo, Argentina no es exactamente el actor más importante en el escenario global, ni siquiera cerca de él. Aun así, es la segunda economía más grande de América del Sur, detrás de Brasil, y la tercera más grande de América Latina, con un PIB que ocupa el puesto 23 en el mundo. Pero es la participación de Argentina en la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI) de China y sus enormes recursos naturales, incluidos el petróleo, los minerales de tierras raras y la agricultura, los que son importantes para la economía, el sector de alta tecnología y la seguridad alimentaria de China.

Es más, como socio comercial, China es el mayor mercado de exportación de productos agrícolas para Argentina y solo está detrás de Brasil en el comercio total con Argentina. No está claro cómo Milei pretende reemplazar la demanda china de exportaciones agrícolas, aunque en este momento, con la escasez de alimentos en Argentina, mantener una mayor parte del suministro de alimentos de Argentina en el país probablemente lo ayudaría políticamente.

En el lado negativo de cortar el comercio con China, ¿de dónde encontrará Argentina suficientes dólares para hacer funcionar su economía sin una afluencia de su mayor socio comercial agrícola? Eso también está por verse.

Una amenaza que Beijing no puede ignorar

Sin embargo, en el panorama general, la supuesta salida de Argentina de la BRI, el esquema monetario de los BRICS y el desacoplamiento comercial ciertamente serían perjudiciales para los intereses de China. Los tres disminuirían la reputación y la influencia de China en el mundo, especialmente en América Latina. El rechazo de Milei a la BRI reflejaría la decisión de la primera ministra conservadora de Italia, Giorgia Meloni, de abandonar la BRI en septiembre de 2023 y representaría otra derrota más para el liderazgo de Xi Jinping.

Es más, Milei ha prometido abiertamente que no habrá más “negociaciones” secretas con China. Esto puede no aplicarse solo a los acuerdos monetarios, sino que también puede ser una referencia al puerto espacial militar secreto que China está construyendo en la región de la Patagonia argentina.

La ambiciosa transformación de Argentina por parte de Milei será un desafío en el corto y mediano plazo. Sin duda, Beijing hará todo lo posible para limitar su éxito. De lo contrario, Beijing podría ver su creciente y poderosa influencia en América Latina cortada de rodillas si una economía argentina basada en el dólar se convirtiera en la envidia de la región. A naciones como Brasil y Venezuela puede resultarles difícil justificar sus relaciones económicas con China ante sus propios pueblos empobrecidos.

Las opiniones expresadas en este artículo son opiniones del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de The Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.