¿Está Beijing ocultando la gravedad de la amenaza del coronavirus?

Por James Gorrie
25 de Enero de 2020
Actualizado: 25 de Enero de 2020

Opinión

Según las estadísticas oficiales, que se actualizan varias veces al día, 41 personas murieron y más de 800 están enfermas o en observación a causa del coronavirus de Wuhan. Eso es tres veces el número de personas infectadas y más del doble de las muertes reportadas el día anterior.

Tal como están las cosas, estas cifras situarían la tasa de mortalidad en un dos o tres por ciento. En comparación con la tasa de mortalidad general de casi el 10 por ciento del brote de SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo) en 2002-2003, el nivel de letalidad de este nuevo virus parece relativamente bajo. Esta es la historia que aparece en los medios de comunicación oficiales de Beijing.

Pero, ¿son esos realmente los datos? ¿Son los números de Beijing verdaderos? Probablemente no.

Las matemáticas no encajan

Las matemáticas no encajan. No es razonable pensar que, en una ciudad de 11 millones de habitantes, donde al menos decenas de miles de personas, y tal vez incluso cientos de miles, fueron expuestas al virus todos los días, durante semanas. Tampoco es creíble que solo hayan aparecido 900 casos de individuos infectados desde el comienzo del brote a mediados de diciembre.

Eso es más de un mes de personas que viajan tanto hacia y desde Wuhan sin ninguna campaña de precaución puesta en marcha por las autoridades chinas. No fue sino hasta el 20 de enero que China admitió que el virus se propaga fácilmente por contacto entre humanos.

Pero al mismo tiempo, las autoridades médicas chinas como Wang Guangfa, un médico especialista en respiración de Beijing, insisten en que el virus puede incluso infectar a una persona a través de ojos desprotegidos, el esfuerzo de contagio en Wuhan se realizó “rápida y eficazmente”.

Eso simplemente no es creíble. Un comunicado tan políticamente descarado contradice la realidad de que el virus es ahora esencialmente global.

Hace unas semanas otras naciones lo sabían

Mientras tanto, en el mismo período de tiempo, otras naciones estaban ocupadas preparando las precauciones para el brote que sabían que se avecinaba.

¿Tenían esas naciones información diferente a la de las autoridades chinas? ¿Se ocultó alguna información a Beijing? La respuesta, por supuesto, es “No”.

Probablemente sea mucho más realista un artículo del Daily Beast que sostiene que el número de personas infectadas se eleva a miles. Eso tiene mucho más sentido desde una perspectiva estadística. Lo que ya sabemos sobre el tiempo de incubación, alrededor de dos semanas, pareciera mostrar que los números del PCC son las mentiras que, con toda seguridad, lo son.

El 21 de enero, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en ingles), con sede en Atlanta, anunció que “no está claro con qué facilidad se está propagando este virus entre las personas”. Esa es una declaración muy moderada. Sin embargo, los CDC también señalaron que “esta es una situación que evoluciona rápidamente”.

“¿Totalmente bajo control?

La afirmación del presidente Trump de que los Estados Unidos tiene el virus “totalmente bajo control” es, en el mejor de los casos, desacertada. En el mundo real, ¿cuántas otras situaciones de “rápida evolución” están realmente “bajo control”? No muchos.

Los incendios forestales no controlados, por ejemplo, son “situaciones que evolucionan rápidamente”, al igual que las revoluciones políticas como la que está ocurriendo en Hong Kong. Yendo más allá, ni esos eventos ni las acciones impredecibles que ocurren en el fragor de la batalla, ni la propagación temprana y sin control de una nueva cepa de un virus altamente contagioso pueden describirse como “bajo control”.

De hecho, contrariamente a la narración oficial hecha por los órganos de noticias oficiales del PCCh, el contagio no está ni siquiera cerca de estar bajo control. El hecho de que se está extendiendo rápidamente a más partes del mundo es una prueba demostrable de ello.

La regla de un solo hombre es el peor contagio

¿Por qué, entonces, el PCCh esperó cinco semanas antes de tomar medidas preventivas?

Todo el mundo sabe la respuesta. El régimen chino ha estado minimizando la amenaza y mintiendo sobre el número de personas afectadas por la enfermedad o la muerte para preservar la ilusión de que está en control de la situación. Dado el último año de fracasos, no puede permitirse el lujo de verse peor de lo que ya se ve.

La lección de esta innecesaria y potencial epidemia global es de naturaleza política e ideológica. El gobierno de un solo partido, con la necesidad inherente de ser visto siempre como la fuerza sabia y orientadora del país, ya es suficientemente malo. Se cometen errores horrendos y, sin embargo, rara vez se responsabiliza a los miembros del Partido Comunista. Pero si se culpa a alguien, se lo usa como chivo expiatorio para traer la satisfacción pública de que se ha hecho justicia, mientras que al mismo tiempo se exonera al Partido de la culpa.

Pero cuando un solo hombre gobierna una nación, hace que cada decisión sea personal y, por lo tanto, se refleja directamente— y a menudo mal—en él. Esto hace que decir la verdad sea arriesgado. ¿Qué asesor quiere sufrir las consecuencias de decirle al todopoderoso líder las muy malas noticias de un nuevo brote de virus con la economía en crisis?

Esta incompetencia y el temor a ser considerado como incompetente no es nuevo; en realidad es un procedimiento operativo estándar para el PCCh desde su fundación.

La peste porcina africana mostró el futuro

Tomemos como ejemplo la epidemia de peste porcina africana (PPA) de 2019. Las autoridades chinas sabían que, siendo la carne de cerdo un alimento básico en China, una enfermedad tan altamente contagiosa podría y se extendería y amenazaría el suministro de alimentos de la nación, si no se contenía de forma rápida y completa. Sin embargo, Beijing no actuó para detener la propagación de la enfermedad.

Ocurrió justo lo contrario. La cadena alimentaria del Partido se llenó de palabrería, pero durante demasiado tiempo, el régimen chino realizó muy pocos preparativos y protecciones. A medida que la situación empeoraba, simplemente censuraba lo que estaba sucediendo. El resultado es la escasez de alimentos y la inflación de precios que el pueblo chino está soportando hoy en día. Sin embargo, la línea oficial del Partido fue que tenía el brote de PEA bajo control.

¿Mejores noticias?

Pero la buena noticia es que el régimen chino finalmente está actuando. A partir del 23 de enero, la ciudad de Wuhan fue puesta en cuarentena. Todo el transporte público que entra y sale de la ciudad ha sido detenido. Aún más drástico, las autoridades chinas han ampliado su cuarentena a por lo menos doce ciudades adicionales.

Además, se han cancelado las celebraciones del Año Nuevo Lunar chino, la mayor fiesta y temporada de compras del año. Esto no detendrá todos los viajes dentro y fuera de China, lo cual puede ser el curso de acción más sabio en este momento, pero al menos es algo.

Por supuesto, estas acciones deberían haberse tomado mucho antes. Desafortunadamente, la proverbial vaca infectada dejó el establo del coronavirus hace semanas, con resultados predecibles. La enfermedad se ha extendido mucho más allá de China hasta Singapur, Tailandia, Japón, Corea del Sur, Vietnam, Arabia Saudita, India, y últimamente, como informa la BBC, Escocia.

La infección por coronavirus es riesgosa; pero claramente los riesgos que vienen con el virus político del gobierno de un solo hombre de una nación son mucho peores.

James Gorrie es un escritor y conferencista que vive en el sur de California. Es el autor de “La crisis de China”.

***

¿Sabía esto?

36 occidentales se reúnen en China para una foto grupal: en 20 segundos llega la policía

Su mensaje simple sorprendió a todos y su presencia sin precedentes pronto se convirtió en una noticia internacional.

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS