Beijing intensifica esfuerzos del Frente Unido para influir en las democracias occidentales: informe

Por Cathy He
10 de Junio de 2020
Actualizado: 10 de Junio de 2020

El régimen chino está intensificando los esfuerzos para influir en las comunidades chinas en el extranjero y en los sistemas políticos de todo el mundo, frente a esta situación los países democráticos deberían abordar tales campañas con respuestas firmes, según un nuevo informe.

El Departamento de Trabajo del Frente Unido, una unidad del Partido Comunista Chino (PCCh), coordina miles de grupos para llevar a cabo operaciones de influencia política extranjera, reprimir movimientos disidentes, reunir inteligencia y facilitar la transferencia de tecnología a China, de acuerdo a un informe de junio del Instituto Australiano de Política Estratégica (ASPI).

Las iniciativas de influencia política de la unidad se dirigen a las élites extranjeras, incluidos políticos y ejecutivos de empresas, y a menudo son de naturaleza encubierta, según el informe. Las comunidades chinas en el extranjero también son objetivos clave, y el PCCh busca cooptar y controlar grupos comunitarios, asociaciones comerciales y medios de comunicación en idioma chino.

“El éxito del trabajo del Frente Unido divide al partido entre las comunidades étnicas chinas y las sociedades en las que viven, ampliando el control del partido sobre los canales de representación y movilización de esas comunidades”, dice el informe.

El departamento también dirige el Servicio de Noticias de China (China News Service), uno de los medios de comunicación más grandes del régimen, que difunde propaganda a la diáspora china, según el informe. También ha establecido centros de estudios, mientras que los chinos que tienen vínculos con organismos del Frente Unido han financiado investigaciones en centros de estudios occidentales.

Alex Joske, autor del informe, dijo que el trabajo del Frente Unido en el extranjero equivale a una “exportación del sistema político del PCCh”.

Sus esfuerzos “socavan la cohesión social, exacerban la tensión racial, influyen en la política, perjudican la integridad de los medios, facilitan el espionaje y aumentan la transferencia de tecnología sin supervisión”, dijo el informe.

Estados Unidos

Según el informe, un componente clave del sistema del Frente Unido de China involucra los “esfuerzos legales e ilícitos de transferencia de tecnología” de Beijing.

Beijing establece o coopta “asociaciones profesionales con miembros en universidades, gobiernos y compañías privadas”, y contrata a científicos extranjeros bajo los programas de reclutamiento patrocinados por el estado de China, como el Plan de los Mil Talentos.

Beijing lanzó el Plan de los Mil Talentos en 2008, en el cual se recluta agresivamente a investigadores prometedores de ciencia y tecnología de países extranjeros, con el fin de que trabajen en China.

Muchos profesores en Estados Unidos han sido acusados por no revelar su participación en el Plan de los Mil Talentos, incluidos profesores de la Universidad Emory, la Universidad de Kansas y la Universidad de Harvard. Algunos participantes del plan de reclutamiento académico de china han sido acusados en casos de robo de propiedad intelectual.

Las organizaciones de chinos de ultramar, como la Asociación de becarios occidentales retornados (WRSA), también participan en los esfuerzos de reclutamiento.

WRSA está dirigida por el Departamento de Trabajo del Frente Unido y tiene una división dedicada a reclutar expertos en el extranjero para el programa Plan de los Mil Talentos. WRSA tiene sucursales en 15 países, incluido Estados Unidos.

Según el People’s Daily, administrado por el estado de China, la rama de reclutamiento se estableció en enero de 2011.

La organización considera el reclutamiento como una prioridad clave. En abril de 2018, Chen Zhu, presidente de WRSA, dijo durante una reunión en Beijing que era importante para la organización ser un “banco de talentos” para China. Chen también dijo que era clave fortalecer continuamente la “orientación política” para aquellos que estudian en el extranjero, como parte de su misión para implementar la política del Departamento de Palabra del Frente Unido.

ASPI destacó un caso criminal en Estados Unidos en relación con el Frente Unido. El caso involucró a Yang Chunlai, un ciudadano estadounidense naturalizado y exingeniero de la compañía de mercados globales CME Group, con sede en Chicago, quien fue condenado por robar secretos comerciales en 2015.

Yang comenzó a trabajar para CME en 2000. Entre 2010 y 2011, descargó más de 10,000 archivos de computadora de los códigos fuente de CME que constituían una parte sustancial de su plataforma de comercio electrónico Globex. Transfirió los archivos a su disco duro personal.

Yang y dos socios comerciales no identificados planearon formar una empresa llamada Tongmei Futures Exchange Software Technology Company en China. La compañía de Yang planeaba proporcionar tecnología a Zhangjiagang Exchange, un mercado de comercio electrónico de productos químicos en China, que podría aumentar su volumen de comercio. Zhangjiagang es una ciudad en la provincia costera de Jiangsu de China.

Se declaró culpable en septiembre de 2012 y fue sentenciado a cuatro años de libertad condicional en 2015.

Yang también fue expresidente de la Asociación de Científicos e Ingenieros de China (ACSE) en Estados Unidos. Fundada en Chicago en 1992, la asociación tiene miembros en más de 20 estados.

Según el informe de ASPI, ACSE se reúne con frecuencia con funcionarios del Frente Unido.

Yang también formó parte de un comité asesor en la Oficina de Asuntos Chinos en el Extranjero, originalmente una agencia bajo el Consejo de Estado de China, que ahora es una oficina bajo el Frente Unido después de una reestructuración institucional en 2018, según los medios estatales chinos.

En 2006, Yang visitó Beijing para asistir a un curso de capacitación para “jóvenes líderes chinos en el extranjero”. Allí, se reunió con una delegación de inversión y reclutamiento de talentos de un gobierno del condado chino, según el informe.

“El código fuente que luego robó, parte del cual envió al gobierno del condado, estaba destinado a ayudar a hacer crecer el negocio que estableció en la zona de libre comercio del condado”, declaró ASPI.

El informe recomendó que los gobiernos estudien y mejoren su capacidad para comprender el trabajo del Frente Unido de China y elaborar políticas de alto nivel para contrarrestar la interferencia extranjera.

ASPI también sugirió que los gobiernos trabajen con las universidades para desarrollar respuestas a la influencia china en sus campus. Los funcionarios públicos no deberían legitimar a los grupos del Frente Unido, agregó, y en su lugar apoyar a grupos comunitarios chinos independientes en la diáspora.

También sugirió que a los agentes extranjeros chinos se les nieguen visas o sean expulsados de los países en lo que estén alojados.

Frank Fang ayudó en la elaboración este artículo 

Sigue a Cathy en Twitter: @CathyHe_ET


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubre

La ONU está bajo el control del régimen chino

TE RECOMENDAMOS