Beijing renombró los Institutos Confucio tras el aumento de críticas internacionales: Informe

Por Kelly Song
07 de Octubre de 2021
Actualizado: 07 de Octubre de 2021

En todo el mundo, el régimen chino se ha asociado con universidades e instituciones académicas para instalar centros de idiomas conocidos como Institutos Confucio (IC). Beijing, basándose en el nombre del filósofo más famoso de China, ha promovido estos centros como una puerta educativa al idioma, la cultura, y la historia del país.

Pero estos centros no son tan benignos como parecen, advierte un informe de un grupo francés de expertos militares publicado recientemente.

Al contrario, sirven como vehículos a través de los cuales el Partido Comunista Chino (PCCh) puede difundir su propaganda y censura a estudiantes e instituciones extranjeros, dijo, poniendo en peligro la libertad y la integridad académicas.

El régimen ha ofrecido a las universidades paquetes financieros generosos a cambio de albergar ICs, según un informe de septiembre del Instituto de Investigación Estratégica de la Escuela Militar Francesa. Pero una vez que están establecidos, los institutos fomentan la autocensura por parte de las universidades anfitrionas, al tiempo que promueven las narrativas del PCCh a los estudiantes extranjeros.

En medio de las crecientes críticas de los funcionarios occidentales, los investigadores y el público en general, muchas universidades de todo el mundo han cerrado sus ICs en los últimos años.

Pero en respuesta, el PCCh ha lanzado una campaña de cambio de marca diseñada para ocultar la conexión del instituto con Beijing, según el informe. En algunos casos, las escuelas están adoptando nuevos programas de aprendizaje del idioma chino que se ejecutan con un nombre diferente pero utiliza los mismos libros de texto, cursos, personal e incluso fondos de Beijing.

Cambio de marca

El grupo de expertos militar francés dijo que Beijing comenzó su cambio de marca en julio de 2020. Anteriormente, el régimen coordinaba y establecía ICs a través de una organización llamada Hanban, pero esta pasó a llamarse Centro para la Educación y la Cooperación Lingüística (CLEC). Beijing también creó una organización no gubernamental llamada “Fundación para la Educación Internacional China” para controlar las IC locales.

El medio de comunicación estatal Global Times dijo en ese momento que la medida era “dispersar la mala interpretación occidental de que la organización servía como máquina de marketing ideológico de China”. el CLEC es una agencia gubernamental dependiente del Ministerio de Educación de China, supervisada por el Departamento Central de Propaganda del PCCh.

Rachelle Peterson, investigadora de la Asociación Nacional de Académicos que se centra en el estudio de los ICs, ha explicado que si bien muchas universidades han abandonado estos centros, el cambio podría haber sido superficial. Peterson le dijo a Fox News en marzo que algunas universidades que cerraron los institutos simplemente terminaron “reemplazándolos con otras organizaciones que retienen muchos de los programas de los Institutos Confucio”.

El campus de la Universidad Estatal de San Diego, San Diego, California, 20 de agosto de 2019. La Universidad Estatal de San Diego es la última universidad estadounidense en cerrar su Instituto Confucio. (Gisela Sommer/The Epoch Times)

Un ejemplo es la Universidad Estatal de San Diego (SDSU). Su IC se cerró oficialmente en el verano de 2019, y la universidad citó una nueva regulación federal que dice que “cualquier institución que reciba fondos del Departamento de Defensa debe eliminar sus Institutos Confucio”.

Sin embargo, en agosto del mismo año, la SDSU anunció un nuevo Centro de Cultura China, que se encuentra en el mismo edificio que el IC cerrado. El exdirector del IC “ayudará a dirigir el nuevo Centro Cultural Chino”, dijo. Además, los materiales de enseñanza de chino previamente donados por Hanban permanecerían en la SDSU.

Mientras tanto, el IC encontró otro lugar en una universidad privada de San Diego, la San Diego Global Knowledge University. El IC adoptó un nuevo nombre: el Instituto Confucio de San Diego (SDCI).

La página “Acerca de” del sitio web del SDCI utiliza el nuevo nombre de Hanban, diciendo que se “estableció en colaboración con el Centro para la Educación y la Cooperación Lingüística”. (…) A través de una asociación académica con la Universidad de Xiamen, el SDCI tiene como objetivo fortalecer la cooperación educativa y cultural (…) en la región de San Diego y Baja California en su conjunto”.

La página también dice que “el SDCI se centra especialmente en la educación de estudiantes K-12 y la formación de maestros”, refiriéndose a la docena de “Aulas Confucio” situadas en las escuelas K-12 en el área metropolitana de San Diego establecida por el IC cuando era parte de la SDSU.

Además, su sitio web dice que el “SDCI es administrado por el San Diego Global Educational Institute (SDGEI)”, que es una corporación sin fines de lucro 501 (c)(3) con sede en California. El presidente de la universidad privada que ahora alberga al IC es también presidente de la Junta de esta corporación sin fines de lucro.

Hay otros elementos en la campaña de cambio de marca. Un informe de agosto titulado Cadena de Suministro Global de China (pdf), publicado por el Instituto de Seguridad Estadounidense, dijo que los IC también están cambiando ellos mismos su marca a “Red de Socios de Idioma Chino de la Sociedad Asiática”. El cambio se produjo en algún momento de septiembre de 2020, lanzado en asociación con la Asia Society sin fines de lucro con sede en Nueva York, según el informe.

Regalos generosos con ataduras

Durante las últimas dos décadas, cientos de universidades de todo el mundo han albergado ICs, establecidos con fondos del régimen chino.

El éxito de Beijing en la contratación de universidades extranjeras se debe a sus generosos paquetes financieros, dijo el grupo de expertos francés. Para albergar ICs, el PCCh ha proporcionado a las universidades extranjeras fondos anuales que van desde USD 100,000 a varios millones, profesores de idioma chino, materiales didácticos gratuitos, y un plan de estudios diseñado por Hanban. En algunos casos, el IC llegó incluso con la construcción gratuita del centro de idiomas.

Una vista del edificio del Instituto Confucio en el campus de la Universidad de Troy en Troy, Alabama, el 16 de marzo de 2018. (Kreeder13 a través de Wikimedia Commons)

Estos beneficios, sin embargo, vinieron con condiciones.

Las universidades, por temor a ofender a su socio comercial en Beijing, comenzaron a autocensurarse, alejándose de la investigación y la discusión sobre temas considerados tabú por el PCCh, incluidos el Tíbet, Taiwán, y Falun Gong, según el informe. Los oradores invitados que el régimen consideraba controvertidos también se vieron afectados por la congelación de las universidades.

El informe enumeró una serie de incidentes en todo el mundo en los que una universidad extranjera con un IC llevó a cabo la autocensura en un intento por apaciguar a Beijing.

En 2008, la Universidad de Tel Aviv en Israel cerró una exposición de arte que mostraba la persecución de los practicantes de Falun Gong en China, después de que el consulado chino amenazara con dejar de financiar la IC de la universidad.

La Universidad Estatal de Carolina del Norte canceló en 2009 una visita del Dalai Lama porque el director chino del IC advirtió a la universidad que albergar al Dalai Lama “dañaría” su relación con Hanban.

En 2013, la Universidad de Sydney canceló la visita del Dalai Lama en un aparente intento de proteger su relación con Beijing y su financiación de IC.

En una conferencia de 2014 organizada por la Asociación Europea de Estudios Chinos en Portugal, el director general de Hanban ordenó al personal confiscar y arrancar páginas del libro del programa del evento porque los programas incluían material sobre otro patrocinador de la conferencia–una organización taiwanesa.

(Proporcionado por el sitio web oficial de “En el nombre de Confucio”)

La película “En el nombre de Confucio”, la cual explora el uso de los centros por parte del PCCh para expandir su influencia extranjera, estaba programada para proyectarse en la Universidad Victoria en Melbourne, Australia, en septiembre de 2018. Sin embargo, la proyección fue cancelada abruptamente por el universidad luego de que el director chino del IC de la universidad le enviara un correo electrónico al decano de negocios sobre el “interés” del consulado chino en la proyección.

Infringiendo los derechos de los maestros

Un informe de 2017 de la Asociación Nacional de Académicos (NAS) titulado “Subcontratado a China“, declaró que las acusaciones más comunes contra los IC se relacionan con su falta de transparencia sobre su relación con el régimen chino, así como su infracción contra la libertad de expresión y creencias religiosas de los maestros.

El informe decía que los criterios de Hanban para elegir a los maestros incluían la estipulación de que los maestros “no tengan registro de participación en Falun Gong”. Sin embargo, el lenguaje que prohibía la participación de los miembros de Falun Gong en el programa desapareció de la versión en inglés del sitio web de Hanban después de que una maestra de chino radicada en Canadá, quien también es practicante de Falun Gong, acusó a Hanban de discriminación en 2011. Falun Gong, o Falun Dafa, es una práctica espiritual que ha sido severamente perseguida por el PCCh durante más de dos décadas.

Otros criterios de elegibilidad incluyeron “buena calificación política y profesional”, según el informe de NAS. Un exdiplomático chino que desertó a Australia explicó anteriormente que, en el lenguaje del PCCh, una buena calificación política significa “siempre leal al PCCh”, dijo el informe francés.

Tener un IC plantea otros desafíos para una universidad, incluido el socavar la libre discusión y debate académico.

“Incluso los expertos más consolidados en estudios chinos pueden encontrarse aislados y en desacuerdo con sus colegas cuando plantean inquietudes”, escribió el profesor Christopher Hughes, experto en China de la London School of Economics, en un artículo de 2014. “El peor escenario es cuando los académicos ya no se sienten capaces de trabajar en una universidad que no respeta sus estándares profesionales, sufriendo el ostracismo, la exclusión de la universidad y la negación de la promoción”.

Las campañas de influencia maligna también pueden extenderse más allá del campus. En abril, el director de IC en Bratislava, Eslovaquia, escribió una carta amenazadora al director ejecutivo del Instituto Centroeuropeo de Estudios Asiáticos, un grupo de expertos, según un informe de Euractiv. La carta decía: “¿Estás durmiendo bien? Deberías estar sometido a mucho estrés cuando camines por la calle”.

La carta llegó en respuesta a una encuesta realizada por el grupo de expertos sobre la presencia china en las universidades eslovacas. El reporte descubrió que la cooperación con las entidades chinas carecía de transparencia en el país.

Rachelle Peterson, directora de políticas de la Asociación Nacional de Académicos, en un panel en el evento anual de Freedom House “El desafío global de China a la libertad democrática” en el Instituto Hudson en Washington el 24 de octubre de 2018. (York Du/The Epoch Times)

Los educadores de los ICs también deben alinearse con la visión del mundo y la versión de la historia del PCCh. El informe francés dijo que Hanban desarrolló todos los materiales utilizados por los centros y formuló un plan de estudios que se alineó con la agenda del PCCh. Señaló que la propaganda china, aunque no muy sofisticada, puede ser eficaz en los jóvenes que carecen de la capacidad de discernir el engaño.

El informe citó la animación en video de Hanban sobre la Guerra de Corea, que involucró a Estados Unidos luchando con Corea del Sur por un lado, y al régimen chino ayudando a Corea del Norte por el otro. El video contenía la narrativa propagandística de Beijing sobre la guerra: que Estados Unidos manipuló al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y que el PCCh entró en la guerra para resistir la agresión estadounidense. Después de que este video fue expuesto, Hanban lo eliminó de su sitio web; sin embargo, los registros se cargaron en YouTube.

Cierres

El objetivo del PCCh era establecer 1000 IC en todo el mundo para 2020. Sin embargo, según el informe francés, desde 2018, el sitio web de Hanban no ha actualizado el número total de IC en todo el mundo, que se mantiene en 541.

Solo en los Estados Unidos, 67 ICs han cerrado desde 2017, con 36 restantes en el país al 9 de septiembre, según un recuento de NAS.

La tendencia se refleja en el extranjero.

Por ejemplo, el Instituto Confucio de Lyon (LCI) en Francia cerró en septiembre de 2013, como resultado de un desacuerdo de un año entre los administradores de Lyon y Hanban. El LCI se estableció en 2009. Durante tres años, los administradores con sede en Lyon se negaron a integrar al LCI en la universidad y no incluyeron al LCI en las actividades de enseñanza e investigación de la propia universidad.

Hanban asignó un nuevo director chino al LCI en septiembre de 2012, quien insistió firmemente en una integración más profunda de LCI en la universidad. Él quería asociaciones con centros de investigación en sinología, y prometió becas de doctorado para estudiantes universitarios que deseen estudiar en China. También solicitó que el LCI participe en la docencia de las carreras universitarias.

Los administradores con sede en Lyon no estuvieron de acuerdo con esas demandas. Entonces, el director general de Hanban exigió la renuncia del presidente de la Junta del LCI y suspendió la financiación de LCI para ese año sin previo aviso. Finalmente, los administradores de Lyon decidieron cerrar el LCI.

(Izquierda: Imagen de Confucio vía Pixabay. Derecha: Captura de pantalla de Google Maps del Departamento de Educación de Nueva Gales del Sur)

Otro caso es el cierre del CI de Australia en Nueva Gales del Sur, el estado más poblado del país.

Hanban estableció el Instituto Confucio de Nueva Gales del Sur (NSWCI) en el Departamento de Educación del estado, el primero de su tipo en el mundo. El NSWCI operó una docena de aulas Confucio en escuelas públicas primarias y secundarias. Hanban pagó una subvención anual de USD 10,000 al estado.

Un informe de los medios australianos dijo que cuando se abrieron las aulas, el director regional del Departamento de Educación, el Dr. Phil Lambert, desalentó abiertamente las discusiones en las aulas sobre temas controvertidos como el historial de derechos humanos de China, el Tíbet, o la masacre de Tiananmen.

En algunas escuelas, asistir al Aula Confucio era obligatorio, lo cual molestó a algunos padres, diciendo que las clases equivalían a “la infiltración del PCCh en el sistema de escuelas públicas”.

En diciembre de 2019, el NSWCI se cerró.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS