Beijing revisa la ley de seguridad nacional mientras se reavivan las protestas en Hong Kong

Por Frank Fang
28 de Junio de 2020
Actualizado: 28 de Junio de 2020

La legislatura títere de Beijing, el Congreso Nacional del Pueblo (NPC), comenzó a revisar su propuesta de ley de seguridad nacional para Hong Kong el 28 de junio por la mañana, el primer día de su reunión programada de tres días.

El medio de comunicación estatal chino, Xinhua, en un artículo publicado en la tarde del domingo, declaró que el comité permanente del NPC, un cuerpo de 175 miembros que supervisa el congreso ceremonial, revisó varios proyectos de ley, incluyendo un borrador de la ley de seguridad nacional. La reunión fue presidida por el presidente del comité permanente del CNP, Li Zhanshu.

Durante la reunión, Shen Chunyao, uno de los siete subdirectores de la Comisión de Asuntos Legislativos del comité permanente del NPC, presentó una revisión de la ley de seguridad nacional, según Xinhua. El artículo no proporcionó más detalles sobre la revisión o las disposiciones de la ley de seguridad nacional.

El domingo al mediodía, el medio estatal chino, Global Times, informó que los miembros del comité permanente del NPC habían llegado a un “consenso general” sobre la ley, citando los comentarios de un representante de Hong Kong ante la NPC, Stanley Ng.

El artículo también citaba declaraciones previas de Tam Yiu-chung, el único representante de Hong Kong en el comité permanente del NPC, quien dijo que era probable que se realizara una votación formal sobre la ley durante la reunión de tres días.

El 28 de mayo, el NPC aprobó la ley de seguridad nacional de Hong Kong durante una votación ceremonial. La ley criminalizaría a aquellos que se dedican a actividades relacionadas con “la subversión, la secesión, el terrorismo y la interferencia extranjera” contra el régimen chino. Muchos hongkoneses y críticos internacionales afirman que la propuesta de Beijing significaría el fin de la autonomía de la ciudad, que estaba garantizada cuando el territorio volvió del dominio británico al chino en 1997. A muchos también les preocupa que la ley permita a Beijing reprimir la disidencia.

Ocho días antes de la reunión de tres días, el comité permanente del NPC dio a conocer más detalles sobre el proyecto de propuesta: Beijing tendría jurisdicción sobre ciertos casos en circunstancias excepcionales; el régimen también establecería un organismo de seguridad nacional en la ciudad; y el jefe del ejecutivo, cargo que actualmente ocupa la líder pro-Beijing Carrie Lam, nombraría a jueces para atender los casos relacionados con la seguridad nacional.

Protestas

Mientras Beijing deliberaba sobre la ley de seguridad, cientos de residentes de Hong Kong salieron a las calles en una “protesta silenciosa” contra ella el domingo por la tarde, marchando desde el vecindario de Jordan hasta Mong Kok.

Alrededor de las 3:30 p.m. hora local, la policía de Hong Kong, a través de su página de Facebook, condenó a los manifestantes que ocuparon las calles durante su marcha, advirtiendo que podrían estar participando en una “asamblea no autorizada”.

Unos diez minutos antes de las 5 p.m. hora local, la prensa de Hong Kong informó que la policía disparó gas pimienta en un intento de someter a las multitudes, después de que se produjeran escaramuzas entre los policías y los residentes.

Lam Siu-pan, un concejal de distrito prodemocracia, escribió en su página de Facebook que estaba entre los 41 hombres y 12 mujeres que fueron arrestados en Mong Kok bajo la sospecha de participar en una asamblea ilegal. Otro concejal de la ciudad, Andy Chui, también fue arrestado.

La policía de Hong Kong confirmó el arresto de 53 personas por asamblea ilegal en su página de Facebook alrededor de las 7 p.m. hora local.

Los manifestantes son arrestados por la policía local en Mong Kok, Hong Kong, el 28 de junio de 2020. (Song Bilung / The Epoch Times)

Alrededor de las 9 p.m. hora local, varios legisladores prodemocracia y concejales de la ciudad celebraron un mitin fuera de la estación de policía del distrito de Hung Hom, donde se detuvo a la mayoría de los arrestados, incluidos Lam Siu-pan y Chui.

Derek Chu, un concejal del distrito, criticó a la policía por abusar de su poder para hacer detenciones, diciendo que Lam estaba transmitiendo en directo para supervisar la situación en Mong Kok cuando fue detenido.

Joshua Wong, un activista local y secretario general del partido local prodemocracia, Demosistō, tuiteó el domingo por la tarde sus preocupaciones de que él y su colega activista Jimmy Lai, podrían ser arrestados pronto en virtud de la ley de seguridad nacional. Lai es el propietario de un importante grupo de medios de comunicación en Hong Kong.

El domingo, Amnistía Internacional emitió un comunicado, expresando su preocupación de que la ley convierta a Hong Kong en un “estado policial”.

“La afirmación de las autoridades de que la ley de seguridad nacional solo afectará a una pequeña minoría no es nada tranquilizadora cuando la ley incluye medidas represivas que podrían utilizarse para dirigirse contra literalmente cualquier persona que el gobierno elija”, ha declarado Joshua Rosenzweig, jefe del equipo de Amnistía Internacional sobre China.

La propuesta de Beijing de establecer “una agencia de seguridad nacional secreta simplemente crea más herramientas para reprimir los derechos humanos y corre el riesgo de convertir la ciudad en un estado policial”, dijo.

Rosenzweig añadió que las autoridades de Hong Kong ya estaban “instrumentando la ley local contra demasiados de sus ciudadanos”, e instó a Beijing a establecer disposiciones legales que garanticen los derechos de los hongkoneses.

“Si esta ley está realmente destinada a combatir las auténticas amenazas a la seguridad nacional y el terrorismo, como afirma Beijing, entonces debe incluir claras excepciones para el ejercicio pacífico de derechos como la libertad de expresión, de reunión y de asociación”, dijo.

La retórica de Beijing

En el mencionado artículo de Global Times, afirmaba que la “creciente presión” de Estados Unidos sobre China en relación con los “asuntos internos” en Hong Kong justificaba la elaboración de la ley de seguridad nacional. Esto es consistente con la propaganda del régimen chino sobre las continuas protestas a favor de la democracia en Hong Kong, que las retrata como disturbios incitados por gobiernos extranjeros.

El 26 de junio, el Departamento de Estado de Estados Unidos anunció que impondrá restricciones de visado a los funcionarios actuales y anteriores del Partido Comunista Chino (PCCh) responsables de socavar la autonomía, los derechos humanos y la libertad de Hong Kong.

Un día antes, el Senado de Estados Unidos aprobó por unanimidad un proyecto de ley que impondría sanciones obligatorias a las personas o empresas que apoyen los esfuerzos de Beijing para restringir la autonomía de Hong Kong.

En respuesta al proyecto de ley del Senado, el gobierno de Hong Kong emitió un comunicado el viernes, pidiendo al Congreso de EE.UU. “dejar de inmediato de interferir” en sus “asuntos internos”.

Del mismo modo, la embajada china en Estados Unidos calificó las restricciones de visado de EE.UU. como una “decisión equivocada” en un comunicado emitido el sábado. Instó al gobierno de EE.UU. a “corregir sus errores” y dejar de “interferir en los asuntos internos de China”.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Hong Kong: reprimen las nuevas protestas contra ley de “seguridad” china | Al descubierto

TE RECOMENDAMOS