Beijing se muestra como un guardián del clima mientras la pandemia china sigue en su apogeo

Por Bonner R. Cohen
29 de Octubre de 2020
Actualizado: 29 de Octubre de 2020

Opinión

A medida que los países europeos analizan la posibilidad de volver con los bloqueos y con otras medidas drásticas para enfrentar una segunda ola de COVID-19, y los funcionarios estadounidenses temen un brote similar en este lado del Atlántico, China, donde se originó el virus, ha decidido cambiar el tema de la pandemia por el del cambio climático.

El 19 de octubre, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Beijing emitió un extenso discurso contra las políticas climáticas de Estados Unidos diciendo que, bajo el mandato del presidente Trump, Estados Unidos “es visto ampliamente como un rompedor de consensos y un alborotador”. Señalando la “postura negativa” y el “retroceso en el manejo del cambio climático” por parte de Trump, una hoja informativa del Ministerio de Relaciones Exteriores dice que la próxima retirada formal de Washington del Acuerdo Climático de París “ha socavado seriamente la equidad, la eficiencia y la eficacia de la gobernanza ambiental global”.

La hoja informativa condena además a EE.UU. por no pagar su parte al Fondo Verde para el Clima, un mecanismo financiero establecido en 2010 y patrocinado por la ONU para ayudar a los países en desarrollo con las prácticas de adaptación y mitigación que buscan contrarrestar el cambio climático. Beijing dice que Estados Unidos representa el 95,7 por ciento de los atrasos internacionales del fondo.

Objetivos climáticos de China

Puliendo las propias credenciales climáticas de China, el líder del Partido Comunista Chino (PCCh), Xi Jinping, dijo a las Naciones Unidas en septiembre que las emisiones de carbono de China alcanzarán su punto máximo en 2030 y que el país se esforzará por lograr la neutralidad de carbono para 2060. China, el mayor emisor mundial de gases de efecto invernadero, tiene previsto pasar del carbón, la fuente de energía dominante del país, a una mayor dependencia de las energías renovables, principalmente la energía eólica y la solar, aunque no está claro cómo lo va a hacer.

El ataque de Beijing a las políticas ambientales de Estados Unidos se produce a raíz de que el Departamento de Estado emitió su propio informe, “Hoja informativa sobre abusos ambientales en China”.

El documento del 25 de septiembre dice que Beijing “amenaza la economía mundial y la salud mundial al explotar, de manera insostenible, los recursos naturales y exportar su desprecio deliberado al medio ambiente a través de su iniciativa La Franja y la Ruta”.

Citando las represas de China en el río Mekong, su mal manejo de los desechos marinos y plásticos, la tala ilegal, las emisiones de mercurio y la mala calidad del aire, el Departamento de Estado dice: “El pueblo chino, y el mundo, se merecen algo mejor”.

A primera vista, la adopción repentina de la gestión ambiental por parte de China parecería poco más que una respuesta en represalia a las duras críticas que Washington hizo al historial ambiental de Beijing. Pero eso puede ser solo una parte de la historia.

Beijing tiene una buena razón para desviar la atención de la forma en que manejó COVID-19 en la fase inicial, a principios de año, al presentarse ahora como un guardián responsable del clima.

Con miras a una posible administración de Biden en enero, China tiene interés en alentar a Estados Unidos a que se reincorpore al Acuerdo Climático de París, que establece límites estrictos a las emisiones estadounidenses de combustibles fósiles.

China, junto con Rusia e Irán, se beneficiarían del compromiso de Biden de hacer la transición de Estados Unidos de las energías renovables. Estados Unidos se ha convertido en el principal productor mundial de petróleo y gas natural, y un alejamiento unilateral de los combustibles fósiles solo fortalecería a sus rivales geopolíticos.

Resucitando el Acuerdo sobre el Clima Obama-Xi

Como se recordará, Xi Jinping firmó un acuerdo con el presidente Obama, en noviembre de 2014, en el que China y Estados Unidos se comprometieron a cooperar mutuamente para abordar el cambio climático. Según el acuerdo, China no asumió compromisos específicos, y el documento, aclamado como un “hito” en ese momento, pronto desapareció de la conciencia pública.

Pero el precedente de la cooperación entre Estados Unidos y China en materia de clima, por más vacío que haya sido, se estableció y podría brindar una oportunidad para que Beijing y una nueva administración en Washington retomen donde lo dejaron Obama y Xi.

Si el Partido Comunista de China cumple con el discurso de Xi en la ONU, el objetivo de China de neutralidad de carbono para 2060 sería paralelo a un movimiento similar en Estados Unidos bajo la administración de Biden. Los proveedores chinos de energía eólica y solar, al igual que sus contrapartes estadounidenses, están ansiosos por sacar provecho de las políticas gubernamentales que favorezcan a su industria.

Y en ambos países, la transición de los combustibles fósiles a las energías renovables será desgarradora. The Wall Street Journal informó el 23 de octubre que los analistas de Citigroup estiman que China necesitaría usar más de 12 veces más energía solar, y más de siete veces más energía eólica, para convertirse en un país con emisiones de carbono neutral para 2060, lo que requiere USD 6.2 billones (en dólares actuales) de inversión a más de 40 años.

Del mismo modo, agregar más energía eólica y solar intermitente y de uso intensivo a la ya inestable red eléctrica estadounidense planteará desafíos importantes en Estados Unidos.

Es más, los minerales de China, incluido su monopolio casi mundial de tierras raras, se utilizan en turbinas eólicas, paneles solares y baterías de respaldo, lo que convierte a los proveedores chinos en socios atractivos para la industria de energías renovables de EE.UU.

China se ha convertido en el mercado de automóviles más grande del mundo, y Beijing está decidido a hacer del país un centro de fabricación de lo que se anuncian como vehículos eléctricos “amigables con el clima”. Tesla ha anunciado recientemente que comenzará a exportar su Model 3, fabricado en China, a algunos países europeos.

Asociaciones de otro tipo podrían facilitar la cooperación entre EE.UU. y China en materia de cambio climático bajo una nueva administración en Washington.

Como señaló el Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes de EE.UU. en 2018, el gobierno de Beijing tiene una relación amistosa de larga data con el Consejo de Defensa de los Recursos Naturales (NRDC) de la ciudad de Nueva York. Al tiempo que condena la retirada de la administración Trump del Acuerdo Climático de París, NRDC ha guardado un notable silencio, por ejemplo, sobre la campaña de recuperación de islas ambientalmente destructivas de China en el Mar de China Meridional, que, entre otras cosas, han dañado gravemente los arrecifes de coral. De hecho, en su sitio web, NRDC se ha descrito a sí mismo como “líder intelectual y asesor de confianza de nuestros socios en China”.

Con socios comerciales y políticos ya establecidos, Beijing puede esperar capitalizar un cambio de régimen en Washington. El COVID-19 ha debilitado a los rivales de China, pero también ha empañado la reputación de Beijing como un socio internacional confiable.

Una manifestación de esa pérdida de prestigio es el creciente número de países que, bajo el impulso de la administración Trump, están evitando el equipo 5G del gigante tecnológico Huawei, por temor a que Beijing pueda usarlo con fines de espionaje. Esta es una tendencia que Beijing busca revertir.

Las preocupaciones sobre el cambio climático son más frecuentes entre las élites globales, y esta es la audiencia a la que se dirige la campaña medioambiental de Beijing, comenzando por Estados Unidos.

Bonner R. Cohen, Ph. D., es investigador senior del Centro Nacional de Investigación de Políticas Públicas y analista de políticas senior del Comité para un Mañana Constructivo (CFACT).


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubre

Peste porcina en China; Los vínculos entre Argentina y el PCCh

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS