Beijing sentencia a practicante de Falun Gong a 8 años de prisión antes de los Juegos Olímpicos

Por Rita Li
20 de Enero de 2022 3:18 PM Actualizado: 21 de Enero de 2022 5:10 AM

Un tribunal de Beijing condenó a una practicante de Falun Gong a ocho años de prisión dos semanas antes del inicio de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022.

La fuerte sentencia vuelve a poner de relieve las violaciones a los derechos humanos del Partido Comunista Chino (PCCh) mientras el Estado busca glorificar su imagen política durante los próximos Juegos, dijo Wu Shaoping, un abogado chino de derechos humanos en Estados Unidos.

“El Comité Olímpico Internacional [COI] debería abrir los ojos a la situación actual de los derechos humanos en China bajo el Partido Comunista Chino [PCCh] y no debería seguir cooperando con él”, dijo Wu a The Epoch Times.

“Esto es una vergüenza para el COI”, agregó.

Xu, una pintora de 53 años de Beijing, es uno de los 11 ciudadanos chinos detenidos en julio de 2020 por proporcionar fotos e información a la edición en chino de The Epoch Times durante el comienzo del brote de COVID-19 en China.

Todos ellos son practicantes de Falun Gong. La disciplina espiritual se basa en los principios fundamentales de verdad, benevolencia y tolerancia y tenía entre 70 y 100 millones de practicantes en 1999. Luego, el régimen chino, considerando que la popularidad de la práctica era una amenaza, lanzó una campaña de persecución a nivel nacional para erradicarla.

“Xu Na y otros no solo son inocentes, sino que están llenos de méritos”, dijo su abogado defensor, Xie Yanyi. Al abogado se le impidió defender a su cliente en el juicio del 15 de octubre de 2021. Habiendo estado recluido en un centro de detención local en espera de juicio durante más de un año desde su arresto, Xu vio que el juicio reciente se produjo tres semanas antes de los Juegos Olímpicos de Beijing 2022.

Los practicantes de Falun Gong realizan los ejercicios en un evento que celebra el Día Mundial de Falun Dafa, en Taipei, Taiwán, el 1 de mayo de 2021. (Sun Hsiang-yi/The Epoch Times)

El tribunal sentenció a Xu el 14 de enero a 8 años de prisión, la pena más larga entre los 11 detenidos, ya que los otros fueron condenados a penas de dos a cinco años, según su abogado representante.

La mano de hierro comunista ya había desgarrado a la familia de Xu cuando el mundo se preparaba para los Juegos de 2008.

La policía de Beijing arrestó a su pareja en enero de 2008 con la excusa de un “control olímpico”.

El esposo de Xu, un músico folclórico, fue torturado hasta la muerte por sus creencias antes que se cumplieran dos semanas  de su detención, a la edad de 42 años. A Xu no se le permitió asistir al funeral y luego fue sentenciada a 3 años de prisión.

Yu Zhou y Xu Na. (Minghui.org)

La desgracia de la pareja es más que suficiente para crear conciencia internacional, dijo Wu.

Beijing, la capital china, es la primera ciudad en albergar los Juegos de verano e invierno, a pesar de los llamados internacionales a un boicot completo por el pésimo historial de derechos humanos del Partido gobernante, un historial que debería descalificar a China como país anfitrión.

“Cada injusticia en este mundo, incluso si está lejos, sigue siendo relevante para ti, porque siempre está torturando tu conciencia”, escribió Xu en una declaración personal.

Xu no puede olvidar el dolor horrible experimentado durante su detención prolongada en Beijing, dijo en el comunicado, recordando los días oscuros por los que pasó.

“Vivir es peor que morir”, dijo Xu tras los primeros cinco años de detención desde 2001. La joven, que entonces tenía 32 años, sufrió 11 crueles torturas y desde entonces ha sumando unos 10 años entre rejas.

“Cómo desearía estar en Auschwitz en lugar de en una prisión china. En las cámaras de gas nazis, uno podía morir rápidamente”, dijo Xu en el comunicado. “El propósito del [crimen] de los nazis contra la humanidad era destruir el cuerpo judío, mientras que el propósito [del PCCh] es destruir el espíritu humano, la conciencia”.

A Xu se le permitió dormir durante una hora después de que la policía detectara un ritmo cardíaco irregular debido a los días de privación de sueño.

Cuando se negó a renunciar a su fe bajo tortura, un oficial de policía le dijo de manera seria: “Debería solicitar una craneotomía y extirparle el cerebro”.

“Han violado las normas internacionales de derechos humanos”, dijo el abogado de derechos humanos Wu, que pidió un llamado continuo para boicotear los Juegos Olímpicos de Beijing que comienzan el 4 de febrero.

El Departamento de Estado de EE.UU. expresó su preocupación por los 11 ciudadanos chinos, incluida Xu, en un correo electrónico a The Epoch Times en agosto pasado.

“Estados Unidos pide al gobierno de la RPC [República Popular China] que libere a los periodistas y sus contactos detenidos por informar sobre las restricciones de COVID-19 y que cese en sus esfuerzos por silenciar a quienes buscan informar la verdad”, dijo un portavoz.

El Comité para la Protección a los Periodistas, un grupo de defensa a los periodistas con sede en Nueva York, también pidió una liberación inmediata y que todos los cargos sean retirados, en una declaración dada a conocer en agosto.

En comparación con las armas, el régimen tiene más miedo a la verdad y a la información gratuita, dijo en una entrevista anterior el editor en jefe de la revista Bitter Winter, Massimo Introvigne, al comentar sobre el arresto.

Los países que anunciaron un boicot diplomático a los Juegos incluyen Estados Unidos, Australia, Reino Unido, Canadá, Lituania, Bélgica, Dinamarca y Estonia.

Luo Qiong y Chang Chun contribuyeron a este artículo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.