Beijing y Hong Kong condenan la promulgación de leyes sobre Hong Kong por parte de EE.UU.

Por Frank Fang
28 de Noviembre de 2019 Actualizado: 28 de Noviembre de 2019

Beijing y el gobierno de Hong Kong han criticado a Washington por promulgar dos leyes de derechos humanos que apoyan la autonomía de Hong Kong en medio de las protestas de meses.

El 27 de noviembre, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, firmó la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong (S.1838) y otro proyecto de ley (S.2710) que prohibiría la exportación de equipos de control a la policía de Hong Kong, que han sido criticados por tácticas violentas y duras al dispersar a los manifestantes.

“Firmé estos proyectos de ley por respeto al presidente Xi, China y al pueblo de Hong Kong”, dijo Trump en un comunicado el 27 de noviembre. “Se están promulgando con la esperanza de que los líderes y representantes de China y Hong Kong sean capaces de resolver amigablemente sus diferencias que conducen a la paz y la prosperidad a largo plazo para todos”.

La Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong requiere que el Secretario de Estado de los Estados Unidos revise anualmente si la excolonia británica es “suficientemente autónoma” de China para justificar sus privilegios económicos especiales en virtud de la Ley de Política Estados Unidos-Hong Kong de 1992. Además, la ley allana el camino para sanciones a los funcionarios chinos y de Hong Kong que han violado los derechos humanos en la ciudad.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China, en un comunicado después de la firma de Trump, declaró que Estados Unidos estaba “interfiriendo en sus asuntos internos” y tiene “intenciones siniestras” de “dañar la propiedad y la estabilidad de Hong Kong”.

El Ministerio de Relaciones Exteriores instó a Estados Unidos a no ser “terco”, de lo contrario, China “tomaría resueltamente las contramedidas”.

El Ministerio de Relaciones Exteriores anunció que su viceministro, Le Yucheng, había convocado al embajador de Estados Unidos en China, Terry Branstad, a conversaciones el 28 de noviembre para protestar directamente por la firma de la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong.

El gobierno de Hong Kong en un comunicado expresó “fuerte oposición” a las dos leyes porque “intervienen claramente en los asuntos internos de Hong Kong”.

El comunicado citó a un portavoz gubernamental no identificado, quien dijo que los dos actos no eran razonables, y agregó que Estados Unidos ha enviado “una señal errónea a los manifestantes, lo que no es propicio para aliviar la situación en Hong Kong”.

La Oficina de Asuntos de Hong Kong y Macao, la agencia más importante de Beijing para administrar los asuntos de Hong Kong, dijo que la firma de Trump de la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong como ley fue una “seria pisoteada” a los principios básicos del derecho internacional y las relaciones internacionales, según a su declaración.

La oficina luego acusó a los Estados Unidos de ser la “mano negra más grande que crea el caos en Hong Kong”.

La oficina de representación de Beijing en la ciudad, la Oficina de Enlace de Hong Kong, expresó “indignación y fuerte condena”, y también dijo que China tomará “contramedidas poderosas y resueltas”.

La firma de Trump han atraído un amplio apoyo bipartidista. El senador Marco Rubio (R-Fla.) declaró que Estados Unidos ahora tiene “herramientas nuevas y significativas para disuadir una mayor influencia e interferencia de Beijing en los asuntos internos de Hong Kong”.

El Consejo de Democracia de Hong Kong (HKDC), una organización sin fines de lucro con sede en Washington, tuiteó: “Nuestro trabajo en #HKDC ahora se enfoca en garantizar que el administrador de los EE.UU. utilice e implemente completamente las medidas incluidas en estas leyes”.

Alvin Yeung, un legislador prodemocrático y jefe del Partido Cívico de Hong Kong, dijo a los medios locales el 28 de noviembre que los dos proyectos de ley estadounidenses representaban el reconocimiento de la comunidad internacional de la voz de los habitantes de Hong Kong.

Yeung agregó que el gobierno de Hong Kong ahora tiene la responsabilidad de actuar de acuerdo con los estándares internacionales y mostrarle al mundo que el modelo de “un país, dos sistemas” se está implementando realmente en la ciudad.

Civil Human Rights Front (CHRF), el principal organizador detrás de muchas de las marchas masivas que se han visto desde junio, acudió a su página de Facebook para instar a las personas a asistir a un mitin del Día de Acción de Gracias en Edinburgh Place en el centro.

La manifestación, que comenzará alrededor de las 7 pm, hora local, mostrará su agradecimiento por la promulgación de la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong por parte de los Estados Unidos, al tiempo que exige sanciones inmediatas contra los miembros de los funcionarios del gobierno de Hong Kong y la fuerza policial.

Joshua Wong, activista y la figura icónica del Movimiento Paraguas 2014, tuiteó que la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong “significa un cambio fundamental de la política de China en China y una nueva etapa de la relación entre Estados Unidos y Hong Kong”.

“Avanzando, @demosisto y yo continuaremos nuestros esfuerzos en otros países para alentar esfuerzos legislativos y mecanismos de sanciones similares”, agregó Wong.

Video relacionado

¿Terminará Hong Kong como la Plaza Tiananmen?

TE RECOMENDAMOS