Biden anuncia nuevas y estrictas normas sobre COVID-19 para trabajadores federales no vacunados

Por Jack Phillips
30 de Julio de 2021 6:22 AM Actualizado: 30 de Julio de 2021 10:00 AM

El gobierno de Joe Biden dijo el 29 de julio que los trabajadores federales y los contratistas tendrán que mostrar una prueba de vacunación contra COVID-19 o, de lo contrario, usar mascarillas, practicar el distanciamiento social y someterse a pruebas regulares del virus.

“En este momento, demasiadas personas están muriendo o viendo morir a un ser querido y dicen si se hubieran vacunado”, dijo el presidente Biden en la Sala Este de la Casa Blanca. “Esta es una tragedia estadounidense. Está muriendo gente que no tiene que morir”.

En una declaración emitida por la Casa Blanca, la administración dijo que las nuevas normas se establecieron debido a la variante Delta de COVID-19.

“Cualquiera que no atestigüe estar completamente vacunado deberá llevar una mascarilla en el trabajo sin importar su ubicación geográfica, distanciarse físicamente de todos los demás empleados y visitantes, cumplir con un requisito de pruebas de detección semanales o dos veces por semana y estar sujeto a restricciones en los viajes oficiales”, declaró la Casa Blanca en una hoja informativa.

Estas normas, según la Casa Blanca, se aplican también a los contratistas in situ que trabajan con el gobierno federal. El gobierno de Biden también recomendará el mismo modelo a los empleadores de todo Estados Unidos.

Junto con los nuevos requisitos del gobierno federal, la Casa Blanca declaró que Biden ordenará al Departamento de Defensa que investigue “cómo y cuándo” exigirá a los miembros del ejército que se vacunen.

“Como gran empleador, el mayor de este país, que se preocupa por los individuos que mantienen el funcionamiento del gobierno, tenemos la obligación de ser buenos administradores de la fuerza de trabajo y garantizar su salud y su seguridad”, dijo a los periodistas la portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, el 29 de julio.

Estados Unidos tiene alrededor de 2.18 millones de empleados civiles y 570,000 empleados de otro tipo que trabajan para el Servicio Postal del país, según datos federales. No está claro si la administración Biden aplicará la orden a los trabajadores del Servicio Postal.

El Sindicato Americano de Trabajadores Postales (AWPU) declaró esta semana que se opone a la orden de vacunación de la administración, argumentando que no es el papel del gobierno federal ordenar vacunas u otras medidas de pruebas del virus.

“Mantener la salud y la seguridad de nuestros miembros es de suma importancia. Aunque la dirección del APWU sigue animando a los trabajadores de correos a vacunarse voluntariamente, no es función del gobierno federal imponer las vacunas a los empleados que representamos”, dice la declaración del sindicato.

“Las cuestiones relacionadas con las vacunas y las pruebas de COVID-19 en el lugar de trabajo deben negociarse con el APWU. En este momento, el APWU se opone a la imposición de las vacunas contra el COVID-19 en relación con los trabajadores de correos de Estados Unidos”.

Brian Rothenberg, portavoz del sindicato United Auto Workers, que cuenta con 397,000 miembros, dijo a The Associated Press que, aunque el sindicato anima a los trabajadores a vacunarse, está en contra de la obligación porque algunas personas tienen preocupaciones religiosas o de salud. Larry Cosme, jefe de la Asociación de Oficiales de la Ley Federal, que representa a 30,000 oficiales y agentes federales, declaró que las vacunas no deberían ser obligatorias aunque el sindicato apoya las vacunas.

El anuncio de la administración Biden, se produce después que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) emitieran esta semana una guía en la que recomiendan que las personas vacunadas y no vacunadas lleven mascarillas en las zonas de alta transmisión.

A lo largo de la pandemia, los CDC habían afirmado que la gente debe llevar mascarillas, pero en mayo declararon que las personas vacunadas no las necesitan antes de dar marcha atrás hace varios días.

Algunas de las mayores empresas del país comenzaron a exigir la vacunación a sus empleados. Las grandes empresas tecnológicas como Facebook y Google anunciaron que los empleados tendrían que demostrar que se han vacunado completamente antes de volver al trabajo.

Alrededor del 60 por ciento de los adultos estadounidenses se han vacunado completamente hasta la fecha. Biden se había fijado como objetivo para el 4 de julio vacunar al menos al 70 por ciento de los adultos contra el COVID-19. La última cifra es de alrededor del 69 por ciento.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.