Biden presenta plan de USD 2 billones para carreteras y “reimaginar” nueva economía con foco climático

Además de tratar de arreglar los puentes en mal estado, presenta una amplia agenda sobre el cambio climático, que se pagará con subidas de impuestos
Por Tom Ozimek
31 de Marzo de 2021
Actualizado: 31 de Marzo de 2021

El presidente Joe Biden comenzará el miércoles a promocionar su plan de infraestructuras de 2 billones de dólares, que además de pretender arreglar carreteras y puentes también incluye una amplia agenda sobre el cambio climático y el bienestar social, y que la Casa Blanca califica como “el momento de reimaginar y reconstruir una nueva economía”.

Funcionarios de la Casa Blanca dijeron en una llamada con periodistas que Biden pedirá un cambio dramático y más permanente en la dirección de la economía de Estados Unidos, con una “inversión generacional en la actualización y reorientación de nuestra infraestructura de energía en este país hacia un futuro eléctrico libre de carbono”.

“Cada dólar gastado en la reconstrucción de nuestras infraestructuras durante la administración Biden se utilizará para prevenir, reducir y resistir los impactos de la crisis climática”, dijo la Casa Blanca.

También dijeron que la propuesta de Biden —que se detalla en un documento informativo de la Casa Blanca y que el presidente planea discutir en un discurso por la tarde en Pittsburgh— también presenta un importante impulso de justicia social.

“A diferencia de las grandes inversiones del pasado, el plan da prioridad a abordar las injusticias raciales persistentes y de hace tiempo. El plan destina el 40 por ciento de los beneficios de las inversiones en infraestructuras climáticas y limpias a las comunidades desfavorecidas”, señaló la Casa Blanca.

Denominado Plan de Empleo Estadounidense, pide 621,000 millones de dólares para reconstruir las infraestructuras del país, incluida una inversión de 174,000 millones de dólares en el mercado de los vehículos eléctricos que establece el objetivo de una red de recarga en todo el país para 2030.

También se pedirá al Congreso que destine 400,000 millones de dólares a la construcción de viviendas asequibles y a la atención comunitaria para los estadounidenses de edad avanzada y las personas con discapacidad.

Hay 213,000 millones de dólares previstos para construir y modernizar viviendas asequibles y sostenibles, junto con cientos de miles de millones para apoyar la fabricación estadounidense, reforzar la red eléctrica del país, promulgar la banda ancha de alta velocidad en todo el país y renovar los sistemas de agua de la nación para garantizar el agua potable.

Trabajadores de la construcción construyen el “Signature Bridge”, que sustituye y mejora una concurrida intersección de autopistas en la I-95 y la I-395 el 17 de marzo de 2021 en Miami, Florida. (Joe Raedle/Getty Images)

Subida de impuestos a las empresas

Biden pretende hacer recaer en las empresas estadounidenses la cuenta, que se espera que crezca hasta un total de 4 billones de dólares una vez que presente la segunda parte de su plan económico en abril.

“Si se aprueba junto con el plan de impuesto a las empresas Hecho en Estados Unidos del presidente Biden, se pagará en su totalidad en los próximos 15 años y se reducirá el déficit en los años siguientes”, dijo la Casa Blanca, y un alto funcionario de la administración dijo que el coste de todos los proyectos del plan se repartiría en un período de ocho años.

Biden ha propuesto varios cambios en el sistema tributario, entre ellos elevar el tipo del impuesto a las empresas al 28 por ciento desde el 21 por ciento actual, nivel al que la administración Trump lo redujo desde el 35 por ciento.

Tax Foundation dijo en un informe publicado el 24 de febrero que los planes de Biden para aumentar la tasa de impuestos para las empresas eliminaría 159,000 puestos de trabajo, reduciría los salarios en un 0.7 por ciento, y reduciría la producción económica a largo plazo en un 0.8 por ciento.

Por el momento, Biden está protegiendo a los estadounidenses más ricos de cualquier aumento de impuestos, ya que el alto funcionario de la administración dijo a los periodistas que el plan de infraestructura no incluiría aumentos del tipo impositivo marginal superior ni del impuesto sobre las ganancias de capital, sino que se centraría en aumentar el tipo del impuesto de las empresas al 28 por ciento y en cambiar el código fiscal para cerrar las lagunas que permiten a las empresas trasladar sus beneficios al extranjero.

Junto con su paquete de ayuda COVID-19, de 1.9 billones de dólares, la iniciativa de infraestructuras de Biden daría al gobierno federal un papel más importante en la economía estadounidense que el que ha tenido en generaciones, representando el 20 por ciento o más de la producción anual.

Trabajadores construyen el “Signature Bridge”, sustituyendo y mejorando una concurrida intersección de autopistas en la I-95 y la I-395 el 17 de marzo de 2021 en Miami, Florida. (Joe Raedle/Getty Images)

Comienza la contienda

El anuncio del plan prepara el terreno para el próximo enfrentamiento partidista en el Congreso, donde los miembros están en gran medida de acuerdo en que las inversiones de capital son necesarias, pero están divididos sobre el tamaño total y la inclusión de programas tradicionalmente vistos como programas de servicios sociales.

El representante Garret Graves (R-La.), miembro principal del GOP en el Comité Selecto de la Cámara de Representantes sobre el cambio climático, dijo que mantenía una mente abierta, pero que le preocupaba que los demócratas estuvieran aprovechando la popularidad de las infraestructuras para dar paso a una amplia expansión del bienestar social.

“Si solo van a encapsular un pastel de vaca en una envoltura de caramelo, entonces no estoy allí”, dijo Graves en una entrevista el martes.

Algunos de los aliados demócratas de la administración están presionando para que se incluyan sus prioridades en el próximo impulso legislativo.

La diputada Pramila Jayapal (D-Wash), una de las principales demócratas progresistas, dijo el martes que “nos gustaría ver un plan a lo grande”, y señaló que algunos grupos calcularon que el plan de infraestructuras que Biden presentó durante la campaña tenía un valor de entre 6.5 y 11 billones de dólares en 10 años.

“Creemos que hay un amplio margen para elevar la cifra global a algún punto de ese rango para poder abordar realmente la escala de inversiones que necesitamos hacer”, dijo.

Los demócratas moderados han dicho que el paquete debería estar más orientado a los proyectos de infraestructuras tradicionales para atraer los votos de los republicanos, buscando un retorno a la formulación de políticas bipartidistas.

La Casa Blanca ha dicho que la administración presentará un segundo paquete legislativo dentro de unas semanas. No está claro si la administración intentará que ambos esfuerzos se aprueben al mismo tiempo o intentará que el Congreso apruebe uno primero.

Se espera que el segundo paquete incluya una ampliación de la cobertura del seguro médico, una extensión de la prestación fiscal por hijo a cargo y una baja médica y familiar remunerada, entre otras medidas dirigidas a las familias, según funcionarios de la administración.

Con información de Reuters.

Siga a Tom en Twitter: @OZImekTOM


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS