Biden quiere repetir los peores errores de la depresión de Hoover y Roosevelt

Por Tom Del Beccaro
08 de Julio de 2020 2:37 PM Actualizado: 09 de Julio de 2020 12:06 PM

Comentario

La economía de Estados Unidos se está recuperando, pero todavía no estamos fuera de peligro.

Estamos aproximadamente en el mismo punto, económicamente, como cuando Herbert Hoover intervino después del colapso del mercado de valores de 1929 en un intento por “salvar” los empleos estadounidenses. Sin embargo, en lugar de salvar empleos, las políticas combinadas de Hoover y FDR nos empujaron a la Gran Depresión.

Hoy, las políticas fiscales y regulatorias de Joe Biden repetirían los peores errores de Hoover y FDR, con los mismos resultados.

En el apogeo de la Gran Depresión, en 1933, la tasa de desempleo en Estados Unidos alcanzó casi el 25 por ciento. Sin embargo, como Thomas Sowell y Milton Friedman nos han dicho durante décadas que es un mito que la Gran Depresión fue causada por el sector privado.

De hecho, a pesar de la caída del mercado de valores en octubre de 1929, Sowell escribe que “el desempleo nunca alcanzó los dos dígitos en ninguno de los siguientes 12 meses después de esa caída. El desempleo alcanzó un máximo del 9 por ciento, dos meses después de la caída del mercado de valores, y luego comenzó a descender en general en los próximos seis meses, cayendo al 6.3 por ciento en junio de 1930”.

Sin embargo, la historia, tal como se enseña, incluso en nuestras escuelas, atribuye la culpa de la Gran Depresión a la codicia de los hombres y no a dónde en gran parte pertenece: a los errores del gobierno.

El gobierno federal cometió tres errores atroces que condujeron a la Gran Depresión. A partir de junio de 1930, Herbert Hoover promulgó la Ley de Aranceles de 1930, conocida como los aranceles Smoot-Hawley. Esa Ley resultó en una guerra comercial que redujo la actividad económica mundial y en lugar de salvar empleos estadounidenses, costó empleos estadounidenses, incluyendo los del senador Reed Smoot y el congresista Willis C. Hawley, quienes perdieron sus escaños en 1932.

Herbert Hoover. (Underwood & Underwood, Washington / Biblioteca del Congreso)

Antes de dejar el cargo, Hoover había incrementado el gasto dramáticamente, tanto que Franklin D. Roosevelt —el oponente de Hoover en las elecciones de otoño de 1932— hizo campaña contra Hoover diciendo que su gasto fue de naturaleza socialista. Para “pagar” ese gasto, el segundo error de Hoover fue aumentar las tasas impositivas máximas del 25 por ciento al 63 por ciento. También elevó el impuesto al patrimonio y la tasa del impuesto corporativo a casi al 15 por ciento.

FDR siguió los aumentos de impuestos de Hoover con lo que se llegó a conocer como el “impuesto a los ricos” de FDR. El aumento de impuestos de FDR llevó la tasa impositiva sobre los ingresos individuales al 75 por ciento.

El tercer error del gobierno fue la Reserva Federal, que permitió que la oferta monetaria se redujera más del 30 por ciento a principios de la década de 1930.

En respuesta a esas acciones del gobierno para matar el trabajo, la tasa de desempleo se disparó a más del 20 por ciento y se mantuvo por encima del 14 por ciento hasta 1940.

En otras palabras, la verdadera historia de la Gran Depresión fue que el sector privado se estaba recuperando hasta que Hoover, FDR y otros, actuaron para “salvar” la economía. Al aumentar los impuestos y los aranceles, junto con los errores de la Reserva Federal, el gobierno derrumbó la economía, los ingresos fiscales cayeron y se produjo la Gran Depresión.

¿Es posible que Joe Biden haya olvidado esa historia? ¿O que él nunca se enteró?

En cualquier caso, el desempleo en Estados Unidos —a partir de este escrito— es de dos dígitos, significativamente más alto que el 6.5 por ciento antes de que Hoover interviniera para salvarnos. La economía mundial también se encuentra en una profunda recesión, al igual que en la década de 1930.

Para empeorar las cosas, los estados, los condados y las ciudades de todo el país enfrentan grandes déficits, encabezados por el déficit proyectado de USD 54,000 millones de California. Eso significa que los gobiernos de todo el país aumentarán los impuestos este otoño, lo cual actuará como un lastre para el crecimiento económico.

Ante esos vientos en contra de la economía, Joe Biden está proponiendo el mayor aumento fiscal y regulatorio de la historia. Sus propuestas incluyen:

  • Un aumento del impuesto sobre la renta en individuos del 36 por ciento al 39.6 por ciento.
  • Un aumento en la nómina del Seguro Social, lo que resulta en una tasa impositiva efectiva para algunas personas por encima del 50 por ciento. En lugares como California, las tasas impositivas federales y estatales combinadas coincidirían con el 63 por ciento de la Gran Depresión.
  • Un aumento del salario mínimo.
  • Un aumento de impuestos corporativos del 20 por ciento al 28 por ciento.
  • Un aumento de impuestos de ganancias de capital de 23.8 por ciento a 28 por ciento o más.
  • Una duplicación del impuesto sobre la renta extranjera.
  • Regulaciones no contempladas del Nuevo Acuerdo Verde.
  • Una guerra contra la energía igualmente no contada.

En otras palabras, Biden planea una repetición de los aumentos de impuestos para “exprimir [dinero] a los ricos” de Hoover y FDR que fomentaron la Gran Depresión. En lugar de aranceles, Biden impondría lo que probablemente sería el mayor aumento de las regulaciones en la historia de Estados Unidos.

Afortunadamente, la Reserva Federal no repite sus errores de la década de 1930. Sin embargo, los efectos combinados de los impuestos y regulaciones de Biden seguramente serían tan malos, si no peores que los errores combinados de Hoover y FDR.

De hecho, las políticas de Biden para la economía equivaldrían a tirar pesas a un nadador cansado. No tienen sentido económico y tampoco lo haría una presidencia de Biden.

Biden no nos salvaría más que Hoover. Incluso si Biden no ha aprendido, es de esperar que Estados Unidos haya aprendido de los errores del pasado y no lo elija a él ni a ningún otro demócrata que impulse las políticas de la Gran Depresión.

Tom Del Beccaro, junto con otros, lanzó recientemente el California Revival PAC (CaRevival.com), que apoya el retiro de Gavin Newsom, la derrota de la medida anti-Prop 13 y las políticas de sentido común para California.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

¿Qué hay detrás del empuje para eliminar fronteras?

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.