Biden revoca prohibición de viajes por antiterrorismo de Trump

Por Ivan Pentchoukov
21 de Enero de 2021
Actualizado: 21 de Enero de 2021

En una de sus primeras acciones ejecutivas el 20 de enero, el presidente Joe Biden revocó la prohibición de viajar impuesta por el presidente Donald Trump a las naciones con individuos que representan una amenaza terrorista para Estados Unidos.

En una proclamación titulada “Poner fin a las prohibiciones discriminatorias de entrada a Estados Unidos”, Biden revocó una serie de órdenes ejecutivas y proclamaciones que Trump firmó entre 2017 y 2020.

Al igual que los medios de comunicación del establishment y los grupos que desafiaron las acciones de Trump, Biden acusó a su predecesor de discriminar a los musulmanes y a las naciones africanas. Las acciones de Trump se dirigieron a una pequeña porción de países mayoritariamente musulmanes y africanos.

“Estados Unidos se construyó sobre la base de la libertad religiosa y la tolerancia, un principio consagrado en la Constitución de Estados Unidos”, señala la proclama de Biden. “Sin embargo, el gobierno anterior promulgó una serie de Órdenes Ejecutivas y Proclamaciones Presidenciales que impidieron la entrada de ciertas personas a Estados Unidos, primero de países principalmente musulmanes, y más tarde, de países mayoritariamente africanos”.

Los países afectados por la prohibición de viajar antes de la revocación de Biden eran Eritrea, Irán, Kirguistán, Libia, Myanmar, Nigeria, Corea del Norte, Somalia, Sudán, Siria, Tanzania, Venezuela y Yemen.

Trump emitió la primera versión de la prohibición de viajar el 27 de enero de 2017. La prohibición fue recibida con protestas y bloqueada por los tribunales. La Casa Blanca reformuló la orden para aislarla de los desafíos legales y emitió la nueva directiva el 6 de marzo de 2017. La aplicación de la segunda orden se retrasó por las impugnaciones judiciales. En septiembre de 2017, Trump emitió una proclamación que modificó la orden, la que tras una batalla legal fue confirmada por la Corte Suprema de Estados Unidos.

En abril de 2018, Trump eliminó a Chad de la lista de países bloqueados. El año pasado, añadió a Eritrea, Kirguistán, Myanmar, Nigeria, Sudán y Tanzania, debido a que no comparten “información terrorista, criminal o de identidad” de sus viajeros.

Los medios del establishment calificaron la medida de “prohibición musulmana” debido a la gran proporción de musulmanes que viven en cada uno de esos países. Los que impugnaron la orden en los tribunales argumentaron que la medida estaba motivada por una animadversión a los musulmanes. El gobierno de Donald Trump no estuvo de acuerdo, señalando que más de 40 países de mayoría musulmana no estaban incluidos en la prohibición.

En 2020, los terroristas islámicos radicales mataron a 10,125 personas e hirieron a otras 7725 en el marco de más de 2100 actos terroristas, según una lista mantenida por The Religion of Peace, un sitio web no partidista que ha hecho un seguimiento de los ataques terroristas islámicos en todo el mundo desde 2001.

El año pasado, en los países afectados por la prohibición de viajes de Trump, los terroristas islámicos radicales mataron a 3283 personas, lo que supone casi un tercio de todos los asesinatos por terrorismo islámico en el mundo.

Algunos de los países de la lista negra tienen pocos o ningún atentado terrorista islámico a nivel nacional, pero fueron añadidos por otras razones. Se prohibieron los viajes desde Irán porque el Departamento de Estado de Estados Unidos consideró que este país es el principal patrocinador del terrorismo en el mundo. Algunos países, como Somalia, carecen desde hace décadas de un gobierno que expida documentos básicos como certificados de nacimiento y permisos de conducir, lo que hace imposible investigar a los viajeros. Otras naciones tienen milicias extremistas activas, viven guerras civiles activas y son sede de grupos terroristas como Al Qaeda.

“La prohibición de viajar de Trump soluciona un problema de seguridad del mundo real, que es el de vetar a los solicitantes de visa que son de países donde no hay gobiernos que nos ayuden a hacerlo”, dijo Todd Bensman, miembro senior de seguridad nacional y del Centro de Estudios de Inmigración, a The Epoch Times. “Si uno simplemente solo prohíbe viajar desde esos lugares, no hay que preocuparse. Se soluciona el problema de raíz, que es el de no investigar los antecedentes de las personas que vienen de esos lugares”.

“Revertirlo significa que retrocederemos a una plaza con todo tipo de personajes nefastos a los que tendremos que perseguir por cargos de terrorismo. Hay una gran lista de personas de Somalia, Yemen, Sudán y Siria que obtuvieron visa antes de la prohibición y que resultaron ser terroristas, terroristas de pura cepa”, añadió Bensman.

En un aparente intento de apaciguar las preocupaciones sobre las cuestiones del veto, la proclamación de Biden incluye una sección titulada “Revisión de las relaciones de intercambio de información y un plan para fortalecer las alianzas”.

La orden dirige a los secretarios de Estado y de Seguridad Nacional para que presenten un informe al presidente en 120 días en el que proporcionen “una descripción de los procedimientos actuales de selección e identificación”, “una revisión de las prácticas de intercambio de información de los gobiernos extranjeros”, “recomendaciones para mejorar las actividades de selección y veto” y “una revisión del uso actual de identificadores en las redes sociales para la selección de procesos de veto”.

Siga a Ivan en Twitter: @ivanpentchoukov

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

Al Descubierto

Trump deja un mensaje al pueblo; Joe Biden asume la presidencia de EE. UU.

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS