Biden se compromete a invertir “agresivamente” en semiconductores en medio de la escasez global

Por Emel Akan
12 de Abril de 2021
Actualizado: 12 de Abril de 2021

WASHINGTON—El presidente Joe Biden pidió una inversión significativa para revitalizar la fabricación de chips en Estados Unidos para contrarrestar la amenaza de China de “dominar la cadena de suministro de semiconductores”.

En un esfuerzo por abordar la actual escasez global de chips y fortalecer la industria nacional de semiconductores, la Casa Blanca organizó una cumbre virtual con líderes empresariales el 12 de abril.

“Este es un tema que tiene un amplio apoyo en el Congreso de los Estados Unidos”, dijo Biden durante la cumbre.

El mandatario se refirió a una carta que recibió de 23 senadores y 42 miembros de la Cámara de ambos partidos, apoyando el “programa Chips for America” ​​que ofrece incentivos federales a los fabricantes de chips nacionales.

Biden dijo que la carta bipartidista advirtió que “el Partido Comunista Chino planea agresivamente reorientar y dominar la cadena de suministro de semiconductores”.

“He estado diciendo desde hace algún tiempo: China y el resto del mundo no están esperando, y no hay ninguna razón por la que los estadounidenses deban esperar”, dijo Biden. “Estamos invirtiendo agresivamente en áreas como semiconductores y baterías”.

La cumbre se produjo en medio de una importante escasez global de chips semiconductores que ha obligado a los fabricantes de automóviles de todo el mundo a reducir o detener la producción.

El evento, titulado “Cumbre de CEOs sobre resiliencia de la cadena de suministro y semiconductores”, contó con la participación del asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, el director del Consejo Económico Nacional, Brian Deese, y la secretaria de Comercio, Gina Raimondo.

Los directores ejecutivos de AT&T, Micron, Intel, HP, Medtronic, General Motors, Ford, Cummins y Google estuvieron entre los 19 ejecutivos que asistieron a la reunión, según la Casa Blanca.

Biden promocionó su paquete de infraestructura de USD 2,3 billones, el “Plan de empleo estadounidense”, que exige una inversión de USD 50,000 millones en tecnologías críticas, incluidos los semiconductores.

La solicitud de presupuesto del presidente para el año fiscal 2022, publicada el 9 de abril, también incluye una financiación de USD 150 millones para dos nuevos programas de fabricación, uno de los cuales está destinado a promover la fabricación nacional de semiconductores.

Biden defendió el precio de su plan de infraestructura centrándose en la competencia global, en un esfuerzo por atraer el apoyo republicano.

“Durante demasiado tiempo como nación, no hemos estado haciendo las grandes inversiones audaces que necesitamos para superar a nuestros competidores globales. Nos hemos quedado atrás en investigación, desarrollo y fabricación. Y para decirlo sin rodeos, tenemos que intensificar nuestro juego”, dijo Biden.

La administración está buscando formas de reducir la profunda dependencia de Estados Unidos en China. El 24 de febrero, Biden firmó una orden ejecutiva para “ayudar a crear cadenas de suministro más resistentes y seguras para bienes críticos y esenciales”.

La orden se centra en cuellos de botella en las cadenas de suministro de cuatro productos clave, incluidos chips semiconductores, baterías de gran capacidad para vehículos eléctricos, minerales de tierras raras, e ingredientes farmacéuticos.

El documento ordena a las agencias federales que realicen una revisión integral de 100 días para identificar los riesgos y vulnerabilidades de la cadena de suministro para estos productos clave.

Después de la revisión, los funcionarios de la administración dijeron que la Casa Blanca podría explorar varias opciones de políticas, incluido el impulso de la producción nacional y el trabajo con aliados para desarrollar una respuesta coordinada a shocks de oferta similares en el futuro.

La pandemia ha puesto de manifiesto la fragilidad de las cadenas de suministro mundiales y la vulnerabilidad de Estados Unidos a las interrupciones comerciales.

La demanda de productos electrónicos de consumo se ha disparado durante la pandemia, lo cual ha provocado la escasez de chips semiconductores. Los fabricantes de automóviles se han visto especialmente afectados por este shock de oferta; muchas marcas, incluidas General Motors y Ford, han cerrado temporalmente algunas de sus plantas en respuesta.

“Dado que la demanda de vehículos se recuperó más rápido de lo previsto, los fabricantes de automóviles no habían realizado suficientes pedidos de chips el verano pasado”, dijo Stephen Ezell, vicepresidente del grupo de expertos en tecnología Information Technology and Innovation Foundation (ITIF), a The Epoch Times en una entrevista en Febrero.

El núcleo del problema, según Ezell, es que el sector automotriz demanda chips construidos a partir de una tecnología de una generación más antigua, ya que prefiere chips maduros y de costo ligeramente más bajo. Sin embargo, muchas empresas de semiconductores se han centrado en la producción de chips en la vanguardia más rentable durante la pandemia, y eso ha provocado una escasez de suministro para los fabricantes de automóviles.

Es difícil para los fabricantes de chips incrementar una nueva capacidad rápidamente, ya que la construcción de nuevas fábricas es un proceso muy complejo y costoso, según los expertos de la industria.

Los directores ejecutivos de las grandes empresas estadounidenses de semiconductores enviaron el 11 de febrero una carta a Biden, instándolo a proporcionar incentivos sustanciales para la producción nacional “en forma de subvenciones y/o créditos fiscales, y para la investigación básica y aplicada de semiconductores”.

“Creemos que se necesitan acciones audaces para abordar los desafíos que enfrentamos. Los costos de la inacción son altos”, afirmó el grupo.

La participación de Estados Unidos en la fabricación mundial de semiconductores se ha reducido al 12 por ciento desde el 37 por ciento en 1990, principalmente debido a importantes incentivos y subsidios proporcionados por otros gobiernos que redujeron la competitividad de Estados Unidos.

En mayo de 2020, Taiwan Semiconductor Manufacturing Co. (TSMC) anunció que construiría una instalación avanzada de fabricación de chips de USD 12,000 millones en Arizona. Mark Liu, presidente ejecutivo de TSMC, estuvo entre los asistentes a la cumbre virtual organizada por la Casa Blanca.

Intel también anunció el 23 de marzo que gastaría USD 20,000 millones para construir dos nuevas fábricas de semiconductores en Arizona.

Siga a Emel en Twitter: @mlakan


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS