Bidenomics: Gran Gobierno, política industrial y control centralizado

Defensores y críticos debaten los méritos de que el gobierno dirija la economía estadounidense

Por Kevin Stocklin
04 de Julio de 2023 5:10 PM Actualizado: 04 de Julio de 2023 5:10 PM

Con la vista puesta en las próximas elecciones presidenciales, la Casa Blanca ha lanzado una nueva campaña de relaciones públicas llamada “Bidenomics”, para definir la agenda económica del presidente Joe Biden.

“No sé qué diablos es eso, pero está funcionando”, declaró Biden en un mitin sindical el 17 de junio en Filadelfia, planteando la pregunta: ¿qué es Bidenomics y está funcionando?

Según una declaración de la Casa Blanca, Bidenomics se basa en tres pilares: Gasto público masivo e “inteligente” en energías renovables y semiconductores, apoyo a los sindicatos y la fabricación nacional, y promoción de la competencia. Como resultado, afirma la Casa Blanca, “nuestra economía ha agregado más de 13 millones de empleos, incluidos casi 800,000 empleos en manufactura, y hemos desatado un auge de energía limpia y de manufactura”.

La Ley de creación de incentivos útiles para producir semiconductores y ciencia (CHIPS) de 2022 asigna USD 280,000 millones en gastos federales para impulsar la fabricación de semiconductores en EE.UU. La Ley de Infraestructura de 2021 asignó más de USD 65,000 millones para proyectos de “energía limpia”. Y la Ley de Reducción de la Inflación de 2022 asignó USD 394,000 millones adicionales para energía limpia en forma de incentivos fiscales, préstamos y subvenciones.

“Yo lo definiría como un gran gobierno de goteo”, declaró a The Epoch Times Jonathan Williams, economista jefe del American Legislative Exchange Council. “El hilo conductor de esta administración ha sido el crecimiento y la expansión del poder gubernamental y, desde luego, el gran gasto público”.

El asesor de Seguridad Nacional Jake Sullivan habla durante la rueda de prensa diaria en la Sala de Prensa James S. Brady de la Casa Blanca, en Washington, el 20 de septiembre de 2022. (Alex Wong/Getty Images)

Según el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan, cuando Biden asumió el cargo, “la base industrial de Estados Unidos había sido vaciada. La visión de la inversión pública que había energizado el proyecto estadounidense en los años de la posguerra, y de hecho durante gran parte de nuestra historia, se había desvanecido”.

Sullivan, que, a pesar de centrarse en cuestiones de seguridad, se ha convertido en portavoz de Bidenomics, ha sido muy crítico con lo que se ha denominado “Reaganomics”, o plataforma de recortes fiscales, liberalización del comercio y desregulación.

“Había una suposición en el centro de toda esta política: Que los mercados siempre asignan el capital de manera productiva y eficiente”, dijo Sullivan durante un discurso en abril en la Institución Brookings.

“El presidente Biden… cree que construir una economía de energía limpia del siglo XXI es una de las oportunidades de crecimiento más importantes del siglo XXI”, afirmó. “Pero para aprovechar esa oportunidad, Estados Unidos necesita una estrategia de inversión práctica y deliberada para impulsar la innovación, reducir los costos y crear buenos empleos”.

A pesar del argumento de la administración de que el gobierno está mejor posicionado para dirigir la industria privada, algunos críticos dicen que el desperdicio y el fracaso son los sellos distintivos de las políticas industriales del gobierno.

Inversores políticos

“El gobierno no está en el negocio de hacer buenas inversiones”, le dijo a The Epoch Times el economista Arthur Laffer, exasesor de los presidentes Ronald Reagan y Donald Trump, así como de la primera ministra del Reino Unido, Margaret Thatcher. “Eso no es lo que deberían estar haciendo”, dijo.

“Estos tipos no son buenos inversores; son inversores políticos”, dijo Laffer. “Cuanto más intente el gobierno influir en el sector privado, más se orientará el sector privado a producir lo que quiere el gobierno frente a lo que quieren los consumidores”.

El economista Arthur Laffer asiste a una ceremonia en la que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, le otorgó la Medalla Presidencial de la Libertad, en Washington, el 19 de junio de 2019. (Win McNamee/Getty Images)

“Bidenomics no es más que la aplicación de la intervención gubernamental para guiar, dirigir y reestructurar la economía tal y como la Casa Blanca cree que debe estructurarse”, declaró a The Epoch Times Steve Hanke, profesor de economía de la Universidad Johns Hopkins.

“Este tipo de intervencionismo vuela bajo la rúbrica de ‘política industrial’. Es donde el gobierno elige a los ganadores y perdedores mediante el uso de palancas de la política gubernamental, como subsidios de impuestos, regulaciones, aranceles, cuotas e incluso prohibiciones absolutas”.

Entre los ejemplos recientes de incursiones gubernamentales en la industria privada se incluye Solyndra, un fabricante californiano de paneles solares que recibió USD 535 millones en garantías de préstamos federales de la administración Obama antes de quebrar.

Con Bidenomics, los fabricantes de automóviles se ven empujados por una combinación de subsidios a los consumidores, subvenciones a la fabricación y normativas sobre emisiones cada vez más estrictas para cambiar su producción de coches y camiones de gasolina a vehículos eléctricos (VE). Sin embargo, apenas hay pruebas de que un número suficiente de consumidores vayan a pasarse a los VE para justificar las inversiones, ni de que los fabricantes de automóviles puedan obtener suficiente litio, cobalto y otros minerales para fabricar baterías de VE en grandes cantidades, ni de que la red eléctrica estadounidense pueda construir suficiente capacidad de nueva generación y conectar suficientes estaciones de carga para cargar VE a gran escala.

Al mismo tiempo, la administración Biden está trabajando para reducir la producción nacional de petróleo, gas y carbón a favor de la energía eólica y solar, con los mismos problemas de suministro que enfrentan los fabricantes de automóviles. Los minerales necesarios para las turbinas eólicas y los paneles solares normalmente se extraen en países que pueden no ser amigos de Estados Unidos, y ha creado una fuerte dependencia de China, que controla la mayor parte del refinado de estos minerales.

Según Hanke, que formó parte del Consejo de Asesores Económicos de Reagan, “Bidenomics no es nada nuevo. Los defensores de la política industrial en la década de 1980 solían aferrarse a Japón como modelo de política industrial, argumentando que dicha intervención contribuyó a la emergencia de Japón como potencia económica tras la Segunda Guerra Mundial.

“Pero desde las tres últimas décadas perdidas en Japón, los defensores de la política industrial han enmudecido por completo”, afirma Hanke. “Es difícil imaginar una forma más equivocada de tomar decisiones que ponerlas en manos de quienes no pagan ningún precio por equivocarse”.

Steve H. Hanke, profesor de economía aplicada en la Universidad Johns Hopkins, en su despacho. (Cortesía de Steve Hanke)

Billones de dólares en nuevos gastos

Hasta la fecha, la administración de Biden ha supervisado más de USD 4 billones en nuevos gastos, de los cuales USD 1.6 billones fueron aprobados por el Congreso sobre una base partidista, USD 1.4 billones fueron aprobados sobre una base bipartidista y otros USD 1.1 billones provinieron de las acciones ejecutivas de Biden. A pesar de este gasto, la Casa Blanca afirmó en marzo que “el presupuesto del presidente mejora la perspectiva fiscal al reducir el déficit en casi USD 3 billones durante la próxima década”.

Sin embargo, la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) lo considera de manera diferente.

“Según el presupuesto del año fiscal 2023 del presidente, se permitiría que la deuda creciera en USD 16 billones durante diez años, o USD 50,000 de deuda por ciudadano estadounidense”, informó la CBO en marzo. “Según las proyecciones actuales de la CBO, la deuda federal bruta aumentaría de USD 31 billones en la actualidad (123 por ciento del PIB) a USD 52 billones (132 por ciento del PIB) en 2033”.

“Probablemente la peor parte de Bidenomics es el enorme aumento en el gasto”, dijo Laffer. “Nunca podría haber imaginado que alguien hubiera gastado de esa manera.

“Si nos fijamos en la relación entre la deuda nacional y el PIB o cualquier otra medida, ha subido muchísimo”, dijo. “Esta es una inversión atroz de lo que sería una buena economía”.

Política fiscal bajo Biden

“Cuarenta años de otorgar recortes de impuestos excesivos a las grandes y ricas corporaciones han sido un fiasco”, dijo Biden. Por el contrario, Bidenomics “se trata de construir una economía de abajo hacia arriba y de la mitad hacia afuera, no de arriba hacia abajo”.

Aunque la mayoría de las subidas de impuestos que pedía Biden no se han aprobado hasta ahora en el Congreso, los críticos sostienen que los estadounidenses han experimentado, no obstante, importantes subidas de impuestos, debido a otro fenómeno económico que lleva el nombre del presidente: La “Bidenflación”.

“La inflación que ha llegado en el mandato de Biden ha hecho subir mucho las tasas de impuestos sobre las ganancias de capital, porque tenemos ganancias de capital ilusorias que ahora están sujetas a impuestos sobre las ganancias de capital”, dijo Laffer. Debido a la inflación, dijo, el valor nominal de los activos ha aumentado dramáticamente, aunque en términos de poder adquisitivo “es lo mismo”.

Esto resulta en un “impuesto a las ganancias de capital ilusorias”, dijo. La inflación también ha llevado a los estadounidenses a tramos impositivos más altos, a pesar del hecho de que las ganancias salariales a menudo no se mantuvieron al día con el aumento de los precios, dejando a los estadounidenses más pobres, pero enfrentando mayores obligaciones tributarias.

“Si observa la tasa corporativa, sigue siendo la misma que cuando Trump se fue; y si observa las tasas del impuesto sobre la renta personal, el 37 por ciento sigue siendo el más alto”, dijo Laffer. “Pero si observa todos los aumentos de la tasa de impuestos inducidos por la inflación, han sido bastante sustanciales”.

Y esto se suma al impuesto efectivo de la propia inflación, que eleva el costo de los bienes y servicios a medida que el dólar pierde su valor. La inflación fue citada como la razón principal por la que el 76 por ciento de los estadounidenses encuestados en mayo por la Associated Press y la Universidad de Chicago tenían una opinión negativa de las políticas económicas de Biden.

“No hay nada que pueda poner de rodillas a la economía más rápido y de manera más dañina que un papel moneda desquiciado y una alta inflación”, dijo Laffer.

La gente compra pan en un supermercado de Monterey Park, California, el 19 de octubre de 2022. (Frederic J. Brown/AFP vía Getty Images)

Bajo Bidenomics, la Casa Blanca afirma: “Estados Unidos ha visto el crecimiento más fuerte desde la pandemia de cualquier economía líder en el mundo. La inflación ha caído durante 11 meses consecutivos y se ha reducido a más de la mitad”.

Sin embargo, como ocurre a menudo con las estadísticas, el periodo de tiempo que se considera colorea lo que muestran las cifras. Si bien la tasa de inflación oficial, según el índice de precios al consumidor (IPC), bajó de un máximo del 9.1 por ciento en junio de 2022 a la tasa actual de alrededor del 4 por ciento, se mantiene muy por encima de los niveles previos a la pandemia, por debajo del 2 por ciento.

Muchos atribuyen la escalada de precios a niveles sin precedentes de gasto público, junto con políticas que desalentaron la producción de petróleo y gas, elevando el costo de la gasolina y el diésel, los fertilizantes, los alimentos y el transporte, aunque la administración Biden ha culpado a la invasión rusa en Ucrania.

La historia es similar al crecimiento económico bajo Biden. Después de que el PIB de EE.UU. cayera un 2.8 por ciento en 2020 debido a la pandemia de COVID-19 y los cierres gubernamentales, la economía de Estados Unidos volvió a crecer a un ritmo del PIB del 5.9 por ciento en 2021 una vez que se levantaron los cierres y las empresas se apresuraron a volver a contratar a los trabajadores despedidos.

Sin embargo, después de este estallido, Estados Unidos ha tenido un desempeño inferior al de la mayoría de los demás países industrializados. Si bien la tasa de crecimiento del PIB mundial promedio para 2022 fue del 3.1 por ciento, según el Banco Mundial, la tasa de crecimiento del PIB de EE.UU. en 2022 fue inferior al resto del mundo con un 2.1 por ciento. Entre las “economías líderes”, el PIB del Reino Unido creció un 4.1 por ciento; el de Francia en un 2.6 por ciento; el de Suecia en un 2.6 por ciento; la de España un 5.5 por ciento; el de México en 3.1 por ciento; y el de Canadá en un 3.4 por ciento. Alemania, con un 1.8 por ciento, fue uno de los pocos países industrializados que tuvo un desempeño inferior al de Estados Unidos.

En particular, el PIB también incluye el gasto público, que alcanzó niveles récord bajo la administración Biden.

Un cartel de ofertas de empleo en una tienda de Manhattan, en la ciudad de Nueva York, el 6 de mayo de 2022. (Spencer Platt/Getty Images)

El empleo sigue siendo un punto positivo

Según el comunicado de la Casa Blanca, “bajo Bidenomics, la tasa de desempleo cayó por debajo del 4 por ciento”, y la abundancia de puestos de trabajo es sin duda uno de los puntos brillantes de la economía actual. Aquí también, sin embargo, los críticos dicen que hay nubarrones.

La tasa de participación laboral, que es el porcentaje de personas sin discapacidad que buscan trabajo, alcanzó un nivel alto justo por encima del 67 por ciento en el año 2000. Cayó a un mínimo del 62.5 por ciento en 2015, antes de volver a subir al 63.3 por ciento en 2020 en el mandato de Trump. Luego se desplomó al 60 por ciento durante la pandemia y actualmente se encuentra en el 62.6 por ciento bajo Biden, el mismo nivel que durante la administración de Obama.

Muchos culpan a la expansión de los programas sociales y los beneficios por desempleo por la cantidad de estadounidenses que abandonan el mercado laboral. Esto también hace que la tasa de desempleo parezca más baja porque aquellos que ni siquiera buscan trabajo no se cuentan en las estadísticas de desempleo.

“Es cierto que animar a la gente a no trabajar ha reducido la tasa de desempleo”, afirma Laffer. “También ha reducido la tasa de participación. Ha reducido tanto la tasa de empleo como la de desempleo, que es la antítesis de lo que queremos en una economía sana”.

El tren de los superricos

Biden afirmó que la reducción de impuestos bajo Reagan solo benefició a los ricos y “vació a la clase media”. Por el contrario, un pilar central de Bidenomics es “empoderar y educar a los trabajadores para hacer crecer la clase media”, según el comunicado de la Casa Blanca.

Pero algunos economistas sostienen que Biden lo ha entendido al revés, que la intervención del gobierno hace que la economía privada sea aún más un juego interno a expensas de los estadounidenses de a pie.

“Lo único que sabemos con certeza sobre el gran gobierno y el aumento del gasto público es que proporciona una fuente de ingresos para los superricos y la clase rentista”, dijo Hanke.

“El aumento del gasto público en los últimos cinco años ha provocado un enorme salto en la riqueza de los multimillonarios estadounidenses, del 15 al 18 por ciento del PIB”, dijo. “Demasiado para los argumentos de equidad que se visten sobre Bidenomics”.

“La mejor manera de obtener ganancias hoy en el sector privado es presionar al gobierno para obtener un contrato o una regulación que lo ayude”, dijo Laffer. “Si le dices a una empresa que estaba enfocada en las ganancias, que puedes obtener la mayor cantidad de ganancias presionando al gobierno, por supuesto, lo harán”.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, habla sobre la economía en la Oficina de Correos de Chicago, Illinois, el 28 de junio de 2023. (Andrew Caballero-Reynolds/AFP vía Getty Images)

Regulación y Autoridad Centralizada

El otro componente importante de Bidenomics es un fuerte aumento en la regulación gubernamental. Esto incluye nuevas regulaciones de emisiones draconianas de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), nuevas regulaciones de electrodomésticos del Departamento de Energía (DOE) y nuevos requisitos de Bolsa y Valores (SEC) para producir informes auditados sobre emisiones de CO2 para todas las empresas que cotizan en bolsa.

Un informe de junio del Comité para Desatar la Prosperidad estimó que los costos adicionales de las nuevas regulaciones de la administración Biden, “que incluyen sus costos actuales y futuros esperados, ascienden a casi USD 10,000 por hogar”. Por el contrario, la administración Trump redujo los costos regulatorios para los estadounidenses en USD 11,000 por hogar, según el estudio.

El informe indicó que, según lo informado por las propias agencias federales, el costo de las nuevas regulaciones que estaban implementando bajo Biden sumaba USD 173,000 millones por año, aunque el informe estimó que los costos en realidad eran mucho más altos, USD 616,000 millones por año.

Más allá de los costos, los críticos afirman que la administración Biden ha sido particularmente agresiva al intentar centralizar la autoridad dentro de las agencias federales a expensas de los gobiernos locales.

“Una de nuestras mayores críticas a la agenda política de esta administración es que todo tiene el hilo común de tratar de federalizar las decisiones en Washington y el gobierno central versus permitir que los estados compitan entre sí”, dijo Williams. La administración Biden está “cambiando la estructura de incentivos para muchos estados a favor de una gran agenda gubernamental”.

Históricamente, los estados estadounidenses han tenido libertad para competir entre sí en cuanto a políticas, y esto ha permitido la experimentación en términos de lo que funciona mejor. Las empresas y los trabajadores generalmente responden invirtiendo y reubicándose en estados que brindan las condiciones más atractivas en términos de costos de vida, tasas impositivas, regulaciones y calidad de vida, y en los últimos años se ha visto una salida masiva de estados progresistas como California, Nueva York e Illinois, hacía estados conservadores como Texas y Florida.

“La agenda política [de Biden] ha sido socavar la autonomía estatal y el federalismo siempre que sea posible, ya sea federalizando las elecciones, prohibiendo las leyes estatales de derecho al trabajo [o] diciéndoles a los estados que no pueden reducir los impuestos si aceptan dólares del rescate federal”, dijo Williams. “La administración Biden ha inundado los presupuestos estatales con cantidades sin precedentes de ayuda federal”.

“Si bien esa ayuda federal es temporal, las condiciones que se le atribuyen no son temporales”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.