BLM pagó casi USD 4 millones a conocidos de cofundadora y secretario de junta: Declaración de impuestos

Por Eva Fu
18 de Mayo de 2022 5:02 PM Actualizado: 18 de Mayo de 2022 5:02 PM

La Fundación Red Global Black Lives Matter (BLM) pagó cerca de 4 millones de dólares en total al secretario de su junta directiva, al hermano de la cofundadora Patrisse Cullors y al padre del hijo de Cullors, según revelan nuevos formularios fiscales.

El formulario elaborado el 12 de mayo muestra que, entre julio de 2020 y junio de 2021, el grupo pagó casi 2.17 millones de dólares en honorarios por servicios a Bowers Consulting Firm, una empresa dirigida por el secretario y miembro del consejo de BLM, Shalomyah Bowers. Bowers también sirvió previamente como subdirector ejecutivo de la fundación.

La fundación, que sirve de organización marco para el movimiento BLM, también pagó aproximadamente 1.8 millones de dólares a personas con estrechos vínculos con Cullors, mientras que se concedió una subvención de más de 8 millones de dólares a una organización benéfica cofundada por su cónyuge, tres cuartas partes de los cuales se destinaron a la compra de una mansión en Toronto.

Cullors Protection LLC, una empresa de seguridad propiedad del hermano de Cullors, Paul Cullors, recibió unos 841,000 dólares por “servicios de seguridad profesional”, según una declaración de impuestos de 63 páginas publicada por la organización. La declaración fue obtenida inicialmente por The Associated Press.

Un pago de casi 970,000 dólares se destinó a Trap Heals, una empresa de arquitectura cultural fundada por Damon Turner, padre del hijo de Cullors, por servicios relacionados con “live protection, el diseño y los medios de comunicación”, según el documento fiscal.

La presentación de impuestos (pdf), conocida como Formulario 990, marcó la primera divulgación financiera pública que la fundación BLM ha proporcionado desde su incorporación en 2017. La mayoría de las organizaciones benéficas deben presentar el formulario informativo al Servicio de Impuestos Internos anualmente para mantener su estatus de exención de impuestos. La fundación no había tenido que hacerlo mientras estaba bajo el patrocinio fiscal de una organización benéfica hasta diciembre de 2020, cuando se convirtió en una organización independiente, sin ánimo de lucro 501 (c) (3).

El hecho de que BLM no haga transparentes sus finanzas ha atraído desde entonces crecientes preguntas de los gobiernos estatales. California y Washington han prohibido a BLM recoger donaciones debido a su falta de transparencia financiera. Esta preocupación también hizo que Amazon retirara a BLM de su plataforma benéfica AmazonSmile, y el fiscal general de Indiana, Todd Rokita, presentó en abril una demanda contra la red como parte de su investigación sobre el uso que el grupo hacía de sus donaciones.

Bowers ha desestimado las preocupaciones de un posible conflicto de intereses, diciendo que se celebraron contratos antes de que él se convirtiera en miembro de la junta. No está claro cuándo se nombró a Bowers por primera vez en la junta y cuándo se le nombró director ejecutivo adjunto. The Epoch Times se ha puesto en contacto con la fundación para pedirle aclaraciones

“Nuestra empresa intervino cuando Black Lives Matter no tenía estructura ni personal”, dijo a The Associated Press. “Llenamos el vacío, cuando no existía nada más. Pero que quede claro, no hubo ningún conflicto de intereses”.

Subvenciones y reembolsos

BLM tenía casi 42 millones de dólares en activos netos al 30 de junio de 2021, según el formulario de impuestos. Tenía unos 80 millones de dólares en ingresos a través de subvenciones, regalías y otras contribuciones. Aproximadamente 26 millones de dólares, o cerca de un tercio de la cantidad, se distribuyeron a las divisiones de BLM y a las organizaciones que promueven las causas de BLM, de los transgéneros y del medio ambiente. La Asociación Progresista China de San Francisco, un grupo de izquierda con raíces marxistas, recibió 150,000 dólares “para llevar a cabo actividades de educación y apoyo a las comunidades negras”, según el expediente.

Unos 8.03 millones de dólares se concedieron a M4BJ, una organización sin ánimo de lucro con sede en Toronto creada por un grupo de activistas canadienses y descrita en el expediente como “que opera como Black Lives Matter Canada”.

Una de las fundadoras es la esposa de Cullors, Janaya Khan, que se identifica como negra, queer y de género no conforme. Al parecer, el M4BJ gastó el dinero de la subvención para adquirir una mansión de 10,000 pies cuadrados en Toronto, antigua base del partido comunista en Canadá, por el equivalente a 6.3 millones de dólares en efectivo. El edificio lleva ahora el nombre de Wildseed Centre for Activism & Art.

La fundación también invirtió 32 millones de dólares en valores que cotizan en bolsa mientras las protestas de BLM estallaban en todo el país en 2020.

Cullors, que se autodenomina “marxista de formación”, renunció el pasado mes de mayo como directora ejecutiva en medio de las controversias en torno a las finanzas del grupo y los reportes sobre su compra de cuatro casas de alta gama por 3.2 millones de dólares en Estados Unidos. La BLM aún no ha cubierto el puesto.

Patrisse Cullors, cofundadora de Black Lives Matter, entrega un premio a 21 Savage en los premios NILC Courageous Luminaires en Los Ángeles, California, el 03 de octubre de 2019. (Jerritt Clark/Getty Images for NILC)

El formulario de impuestos muestra que Cullors no recibió compensación durante el año fiscal. Pero tomó un vuelo chárter para viajes relacionados con la organización y luego reembolsó a la fundación 73,523 dólares por el gasto. Cullors había elegido el viaje chárter “en consideración a las amenazas de seguridad y a la pandemia de COVID”, afirma el documento.

Cullors también reembolsó a la organización 390 dólares por utilizar su propiedad de casi 6 millones de dólares en Los Ángeles.

Hace una semana, Cullors admitió haber organizado dos pequeñas fiestas personales en la propiedad en 2021, una de las cuales tuvo lugar en enero para celebrar la toma de posesión de Joe Biden y Kamala Harris. Dijo que buscaba refugio en la casa en medio de amenazas contra su vida en ese momento. En marzo de 2021, organizó una segunda fiesta en la mansión para el cumpleaños de su hijo.

“Miro hacia atrás y pienso que probablemente no fue la mejor idea”, dijo a The Associated Press el 9 de mayo, apenas un mes después de insistir en que nunca había vivido en la mansión ni la había utilizado para fines personales.

El formulario de impuestos no indicaba la dirección de la propiedad, citando “preocupaciones de seguridad y amenazas al liderazgo, al personal y los creadores de BLMGNF”. Un informe de abril de la revista New York Magazine describió la casa como de más de 6500 pies cuadrados con más de media docena de dormitorios y baños, así como una piscina cubierta. Se compró en efectivo en octubre de 2020, según el informe.

La declaración de impuestos de la fundación no reveló los nombres de sus donantes. La presidenta del patronato, Cicley Gay, argumentó que esto se debía a cuestiones de “confianza”.

“La transparencia y la responsabilidad son muy importantes para nosotros, pero también lo es la confianza”, dijo a The Associated Press. “Presentar nombres a posteriori, en este momento, sería probablemente una traición a esa confianza”.

La fundación gastó alrededor de 1.26 millones de dólares en actividades de cabildeo durante el período del año fiscal 2020-21. Entre las que figuran en la presentación está la de hacer campaña a los miembros del Congreso para que “voten a favor del impeachment”.

The Epoch Times se ha puesto en contacto con BLM para obtener más detalles sobre la presentación de impuestos, pero no recibió respuesta antes de la publicación de este artículo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.