Boicotee las Olimpiadas de Beijing por desaparición de Peng, persecución a Falun Gong, uigures y otros

Por Roger Simon
05 de Diciembre de 2021
Actualizado: 05 de Diciembre de 2021

Comentario

Como ávido jugador y aficionado de toda la vida, probablemente estaba más al tanto de la estrella del tenis chino Peng Shuai que la mayoría de los estadounidenses, incluso de los medios de comunicación.

La estaba viendo por televisión cuando sufrió un calambre en las semifinales del Abierto de Estados Unidos de 2014 —su mayor éxito hasta el momento— y tuvo que ser sacada en silla de ruedas, dando la victoria a Caroline Wozniacki.

Peng obtuvo mi simpatía entonces, pero no tanto como la que ha tenido recientemente, ya que es, a partir de ahora, un miembro de lo que se conoce en español, porque ocurrió muy a menudo en Argentina durante los días de su dictadura militar, como los “desaparecidos”.

La Srta. Peng ha desaparecido porque, como explicó Leta Hong Fischer en el New York Times

“El 2 de noviembre, Peng Shuai, excampeona de dobles de Wimbledon, acusó al ex viceprimer ministro de China, Zhang Gaoli, de agresión sexual. “Como un huevo que choca con una piedra, o como una polilla a la llama que se autodestruye, voy a decir la verdad sobre ti”, escribió en un largo posteo en Weibo, la popular plataforma de redes sociales de China. Luego desapareció”.

La verdad que contaba (podríamos decir “alegaba”, pero en la China comunista no se hacen acusaciones casuales) era que Zhang la agredió sexualmente. Y esto mientras su esposa estaba presente en la casa, nada menos: ¡hablando de sociedades patriarcales!

Zhang y Peng habían tenido una relación intermitente, de la que la tenista era culpable y autocrítica. Está claro que ella quería que se acabara y lo asumió. El ex viceprimer ministro discrepó de forma igualmente clara (y más violenta).

Esta es la primera acusación conocida del tipo #MeToo hacia un alto funcionario chino. Zhang era, hasta hace poco, miembro del Politburó.

El debate público sobre sus afirmaciones y su paradero ha sido eliminado de la altamente censurada Internet china.

Las megaestrellas del tenis Serena Williams y Novak Djokovic han manifestado su preocupación y apoyo a Peng, al igual que muchos del deporte.

Además, a diferencia de la mayoría de las organizaciones deportivas estadounidenses, especialmente la Asociación Nacional de Baloncesto, la Asociación de Tenis Femenino, bajo la dirección de Steve Simon (sin parentesco), ha tomado medidas contra los comunistas totalitarios que gobiernan China. La WTA va a suspender el juego en ese país hasta que Peng reaparezca a salvo.

También podrían esperar hasta que el PCCh deje de reprimir y peor a Falun Gong y a los uigures y otras minorías, es decir, a millones y millones de personas en la gigantesca China.

Bari Weiss analiza las ramificaciones de estas opciones en su Substack: “El tenis femenino tiene agallas. ¿Lo tiene Wall Street?”.

El objetivo de Weiss es el gestor de fondos de cobertura Ray Dalio, a quien acusa de mirar hacia otro lado ante las numerosas y conocidas atrocidades de la República Popular, incluyendo —pero, como decimos, “sin limitarse a”— el genocidio contra los musulmanes uigures y las misteriosas desapariciones de médicos y científicos “que intentaron denunciar el Covid-19”.

Escribe sobre Dalio:

“Un tipo inteligente, uno imagina, para que se le confíe la gestión de 150,000 millones de dólares de dinero ajeno, como hace su empresa Bridgewater. Pero cuando ayer a Dalio se le preguntó en la CNBC sobre el historial de derechos humanos de China, y cómo piensa en ello con respecto a sus inversiones, fingió ignorancia”.

“‘No puedo ser un experto en ese tipo de cosas’, dijo al entrevistador Andrew Ross Sorkin. ‘Realmente no tengo ni idea’. Continuó comparando el gobierno de China con el de un padre estricto, y ofreció algunas sensiblerías de relativismo moral sobre cómo Estados Unidos también hace cosas malas. Esto lo dice un hombre que escribió un libro llamado ‘Principios'”.

Repugnante, ¿no?

Bueno, sí, pero tristemente bastante normal en nuestra sociedad hoy en día, cuando muchos en las altas esferas prefieren seguir la corriente de China que ocuparse de algo tan anticuado como la moral.

Lo que nos lleva a los Juegos Olímpicos. ¿Cómo puede ser mínimamente moral —sé que es un término tan anticuado— participar en un festival deportivo en China cuando una de las principales figuras deportivas del país ha sido desaparecida por ese gobierno?

Es evidente que no lo es. En cierto modo, con los juegos de invierno de Beijing en febrero, volvemos a los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936. Solo que esta vez no es probable que un héroe estadounidense como Jesse Owens se enfrente a los secuaces de Xi Jinping.

Menos probable aún es que Estados Unidos boicotee realmente los juegos. Es dudoso que nuestros líderes tengan siquiera la posibilidad de hacerlo, si así lo quisieran (que probablemente no lo hagan).

La razón está delante de nuestras narices en un editorial del New York Post del 2 de diciembre: “Lo siento, pero la especulación de Hunter Biden importa, aunque el resto de la prensa la ignore”.

“La mayoría de los medios de comunicación”, escribe su junta, “siguen ignorando a Hunter Biden como niños pequeños con el dedo en la oreja. Su laptop ‘no ha sido confirmada’. ‘Sin fundamento’. ‘No tiene importancia'”.

Después de desacreditar el “no ha sido confirmada” y el “sin fundamento”, que son, de hecho, ridículas —de hecho siempre fueron ridículas—, la junta editorial añade:

“Así que eso queda como ‘no importa’. Los medios de comunicación liberales son especialmente indiferentes a que Hunter venda la influencia de su padre. En el caso del acuerdo con China, delineado por [la autora Miranda] Devine, dicen que ‘no hay indicios’ de que Joe Biden haya recibido el ’10 por ciento por el tipo importante’ prometido en un correo electrónico”.

“Pero consideren estas cuestiones:

  • Sabemos por la propia correspondencia de Hunter que el presidente de la empresa energética china CEFC, relacionada con el gobierno, le prometió 10 millones de dólares al año durante tres años ‘¿A qué políticos presentó a los ejecutivos? ¿Cuál de esas reuniones ayudó a facilitar Joe Biden? ¿Qué promesas se hicieron en esas reuniones?'”.

Lo dejaré ahí. Obviamente, hay más en el enlace del Post, incluyendo correos electrónicos que indican que Hunter realmente pagó las facturas de Joe con tarjetas de crédito que ambos compartían y que una de esas mismas tarjetas se utilizó para pagar a una prostituta, presumiblemente en China.

A diferencia del desacreditado dossier Steele, esto proviene de pruebas reales, en un disco duro que pertenecía a Hunter.

Entonces, ¿boicoteará Estados Unidos, bajo el mando de Joe Biden, los Juegos Olímpicos de Beijing? Tienes que estar bromeando. No me sorprendería que la familia tuviera una parte.

Sin embargo, nosotros, el pueblo, podemos boicotear los juegos de Beijing. Podemos decidir no ver otra muestra servil de propaganda comunista en nuestras pantallas de televisión y crear nuestro propio desastre de audiencia para la NBC. Se lo merecen y mucho.

Así que busque otra cosa que hacer durante los Juegos Olímpicos. Escriba a su congresista —hay mucho que escribir— o repase a Shakespeare antes de que lo prohíban en las escuelas.

En cuanto a Peng Shuai, rece por ella. Y de paso, rece por los uigures, por Falun Gong y por todos los demás en la República Popular China que se preocupa mínimamente por la libertad humana.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS