Calentar los hogares con gas natural es más de un 40% más barato que con electricidad, según US EIA

Por Naveen Athrappully
13 de Noviembre de 2023 10:10 PM Actualizado: 13 de Noviembre de 2023 10:10 PM

Según un reciente informe de la Administración de Información Energética de EE.UU. (EIA), se estima que la calefacción de los hogares este invierno mediante gas natural reducirá los costes energéticos en más de un 40 por ciento en comparación con la electricidad.

Se prevé que los hogares que utilicen electricidad para calentar sus casas paguen 1063 dólares de media entre noviembre y marzo, según un informe de la EIA del 7 de noviembre. En comparación, los hogares que utilicen gas natural sólo tendrán que desembolsar 601 dólares.

Por regiones, la mayor diferencia se da en el Medio Oeste, donde la calefacción eléctrica costará 1213 dólares, más del doble que la de gas, 581. En el Noreste, la calefacción de gas será 704 dólares más barata, en el Sur 507 dólares y en el Oeste 417 dólares.

La calefacción de gas natural también es más barata en comparación con otras fuentes de energía alternativas como el propano y el gasóleo de calefacción, que costarán 1343 y 1851 dólares respectivamente.

Los elevados costes de calefacción soportados por los hogares que utilizan electricidad se producen en un momento en que la administración Biden está impulsando un programa de electrificación.

La administración ya está imponiendo varias restricciones al uso de aparatos que funcionan con gas. El Departamento de Energía de EE.UU. (DOE) anunció nuevas normas de eficiencia para hornos de gas residenciales, bombas de piscina, cargadores de baterías, deshumidificadores, ventiladores de techo, bombillas incandescentes y estufas de gas que reducirían drásticamente su uso.

En segundo lugar, la administración Biden ofrece rebajas en el uso de electrodomésticos en los hogares. La Ley de Reducción de la Inflación del 2022 reservó 8800 millones de dólares en reembolsos para proyectos de eficiencia energética y electrificación de los hogares.

En una entrevista concedida el 2 de junio a The Epoch Times, O.H. Skinner, director ejecutivo de la Alianza de Consumidores, afirmó que el impulso de la administración Biden a la electrificación de los electrodomésticos es una mala noticia para los estadounidenses.

“Eso hará que casi la mayoría de los productos actuales en el mercado no cumplan las normas y tengan que ser rediseñados o retirados del mercado”, dijo.

“Las cosas cotidianas que la gente realmente quiere van a encarecerse o desaparecer, y los productos que estarán disponibles serán más caros pero no mejores. La gente se preguntará por qué la vida es peor”.

En la actualidad, hay más hogares que utilizan gas natural que electricidad en Estados Unidos cuando se trata de calefacción. “El gas natural es el principal combustible de calefacción en el 46 por ciento de los hogares estadounidenses, lo que lo convierte en el combustible de calefacción residencial más utilizado en el país”, señala el informe de la EIA.

“La proporción de hogares estadounidenses que utilizan la electricidad como combustible principal de calefacción ha crecido hasta el 42 por ciento desde el 38 por ciento de hace 10 años”.

El impulso a la electrificación del gobierno de Biden suscitó críticas por suponer una carga innecesaria para los consumidores estadounidenses. En agosto, la representante Stephanie Bice (republicana de Oklahoma) expresó su preocupación por las normas de eficiencia energética del DOE sobre los ventiladores de techo, argumentando que van en contra de la elección del consumidor y darían lugar a precios más altos.

“Nos encontramos en una época de calor veraniego, pero también de alta inflación. Es inconcebible que su departamento intente limitar las opciones de los estadounidenses para mantenerse frescos en sus hogares en un momento como éste”, escribió en una carta del 25 de agosto a la Secretaria de Energía, Jennifer Granholm.

Más del triple de coste

Un informe de agosto del DOE reveló que el gas natural es una fuente de energía mucho más barata que la electricidad. El coste de la electricidad se calculó en 46,19 dólares por millón de unidades térmicas británicas (Btu). El coste del gas natural sólo llegó a 13,97 dólares por Btu, es decir, 3,3 veces más barato que la electricidad.

El análisis del Departamento de Energía confirma que existe una “ventaja de costes muy clara y sustancial del gas natural”, declaró Karen Harbert, presidenta de la Asociación Americana del Gas (AGA), según un comunicado de prensa del 28 de agosto.

“La abundancia nacional de gas natural en nuestro país significa que los clientes estadounidenses pagan una fracción de lo que pagan por otras fuentes de energía aquí en casa y ven un ahorro significativo en comparación con los costes de la energía a nivel mundial”.

“Nuestra industria invierte 91 millones de dólares cada día para asegurar que nuestra vasta y moderna infraestructura de suministro proporcione la fiabilidad que los estadounidenses esperan”, dijo. “El gas natural de Estados Unidos es fundamental para la seguridad energética estadounidense y mundial”.

La AGA estima que los hogares que utilizan gas natural para calentar, secar la ropa y cocinar ahorran unos 1068 dólares anuales de media en comparación con los hogares que utilizan electricidad para estas actividades. Hasta 2050, se prevé que los precios del gas natural sean entre la mitad y un tercio de los de otros combustibles.

Desde 1970, la vivienda típica redujo su consumo a la mitad, a pesar de que las casas son cada vez más grandes. AGA atribuye este hecho a “las mejoras constantes en la eficiencia energética de edificios y electrodomésticos, y a los efectos positivos del programa de eficiencia energética de las empresas de gas”.

Mientras tanto, el Presidente Joe Biden puso en marcha varias medidas para limitar la producción de gas natural desde que asumió el cargo en 2021.

Esto incluye una moratoria sobre las actividades de arrendamiento de petróleo y gas natural en el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico, la imposición de nuevos impuestos a la extracción de gas a través de la Ley de Reducción de la Inflación, y la propuesta de revisiones de la guía de la Ley Nacional de Política Ambiental, lo que dificultaría el permiso de proyectos de gas natural.

En septiembre, una coalición bipartidista de 25 gobernadores se comprometió a descarbonizar los edificios en todo Estados Unidos. “Descarbonizar los edificios mediante la aceleración de la eficiencia energética y la electrificación es un imperativo para reducir las emisiones y alcanzar los objetivos climáticos de Estados Unidos”, decía un comunicado de prensa del 21 de septiembre de la Alianza Climática de Estados Unidos.

En declaraciones a Daily Caller, Tom Pyle, presidente de la Alianza Americana de la Energía, dijo que los “políticos designados en la Casa Blanca están más interesados en ayudar a sus grandes patrocinadores en el movimiento verde que en ayudar a proporcionar alivio a las familias estadounidenses de clase trabajadora”.

“Los precios más altos de la electricidad no perjudican a las élites costeras adineradas, pero aplastan a los pobres, a las personas mayores y a quienes viven de ingresos fijos”.

En una carta del 21 de marzo a la secretaria del DOE, Granholm, los republicanos de la Cámara de Representantes insistieron en que las normas del departamento que restringen los aparatos de gas “no tienen base legal ni están dentro de su jurisdicción”.

El DOE “gozó de apoyo bipartidista”, decía la carta. Pero, “sus acciones para apaciguar la agenda climática radical de la Administración Biden no reflejan bien al Departamento”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.