California define presupuesto para salvar a las escuelas de despidos masivos

Por BRAD JONES
29 de Junio de 2020
Actualizado: 29 de Junio de 2020

Un presupuesto estatal recientemente revisado de 202,100 millones de dólares, que se nutre de las reservas estatales y aumenta los impuestos a las empresas, se espera que evite los despidos masivos en las escuelas K-12 y en los colegios comunitarios de California.

La Asamblea votó para aprobar el presupuesto de 202.100 millones de dólares el 26 de junio, después de unas audiencias maratónicas del Senado que terminaron minutos antes de la medianoche del día anterior. El presupuesto y los proyectos de ley relacionados están ahora en el escritorio de Newsom, esperando su firma antes de la fecha límite del 1 de julio.

Newsom llegó a un acuerdo con el presidente del Senado pro tempore, Toni Atkins (D-San Diego), y el presidente de la Asamblea, Anthony Rendon (D-Lakewood), el 22 de junio, para aprovechar los fondos de reserva del estado, con el objeto de ayudar a cubrir un déficit presupuestario estimado de 54,300 millones de dólares en su propuesta de presupuesto 2020-21.

“Empezamos el 2020 en un punto alto económico y giramos rápidamente en los últimos meses para llegar a un plan de presupuesto que es responsable y que responde a las necesidades de los californianos”, dijo Atkins según una declaración.

“Este acuerdo pragmático es posible gracias a las decisiones presupuestarias responsables que hemos tomado durante la última década, las que han construido reservas y pagado deudas. Este presupuesto refleja el compromiso de todas las partes, pero protege las prioridades críticas, como la educación y los programas de salud y servicios humanos, al tiempo que mantiene importantes reservas”, dijo.

Bajo el nuevo acuerdo, las empresas se enfrentarán a 4400 millones de dólares en aumentos de impuestos. Según los argumentos de los republicanos, esto cargaría más problemas sobre las espaldas de un sector privado ya en dificultades. A pesar de los esfuerzos de ayuda federal, muchos propietarios de empresas han sido duramente afectados por la pandemia.

El estado aplazará unos 12,500 millones de dólares en pagos de reembolso a los distritos escolares por las escuelas públicas para ayudar a compensar el déficit, y se espera que el presupuesto evite el despido de maestros, empleados y trabajadores calificados, incluyendo conductores de autobús, conserjes y trabajadores de nutrición.

Los empleados estatales se enfrentarán a recortes salariales. Por ejemplo, los representados por el Sindicato Internacional de Empleados de Servicios (SEIU), Local 1000, tomarán dos días de permiso por mes y retrasarán durante dos años un aumento de sueldo que se suponía recibirían el 1 de julio. Otros sindicatos también se verán afectados.

Para cubrir el déficit, el estado recurrirá en gran medida al fondo de reserva de 16,000 millones de dólares, utilizando casi 8000 millones de dólares el primer año fiscal que comienza el 1 de julio y otros 5000 millones de dólares en los dos años siguientes, agotando el fondo hasta 2900 millones de dólares para el verano de 2023.

La líder republicana del Senado, Shannon Grove (R-Bakersfield), acusó a los demócratas de usar el estado de emergencia por COVID-19 y la fecha límite del presupuesto para mezclar la política en varios proyectos de ley de presupuesto.

“El voto del presupuesto estatal de este año fue negociado como un acuerdo de trastienda por un solo partido con muy poca transparencia para el público. El presupuesto de los demócratas aumenta los impuestos, hace recortes a la aplicación de la ley, financia el fracaso del gran ferrocarril y asigna 21 millones de dólares para hacer cumplir una ley antiobrera, el proyecto de ley de la Asamblea 5”, dijo Grove según un comunicado. “Mientras más de 5 millones de californianos desempleados luchan contra el cierre aprobado por el gobierno, los negocios están luchando para reabrir y hacer que la gente vuelva a trabajar”.

El vicepresidente del Comité de Presupuesto de la Asamblea, Jay Obernolte (R-Calif), dijo de acuerdo a un comunicado de la semana pasada, que los aplazamientos de pago, los miles de millones en préstamos y los aumentos de impuestos a las empresas y el agotamiento del fondo de reserva del estado, significa retrasar los inevitables recortes de gastos que podrían conducir a mayores déficits presupuestarios en el futuro.

La propuesta presupuestaria original de Newsom de 222,200 millones de dólares en enero proyectó un superávit de 5600 millones de dólares y pidió aumentos sustanciales en el gasto en educación, salud y servicios sociales. Esos aumentos de gastos propuestos fueron desechados en las revisiones presupuestarias del gobernador del 14 de mayo, conocidas como la Revisión de Mayo.

El gobernador luego advirtió sobre los profundos recortes de gastos y los despidos, a menos que el Congreso apruebe un plan de gastos de 3000 millones de dólares anunciado por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-Calif) y otros demócratas. La Ley de Ayuda a los Socorristas para Superar Situaciones de Emergencia (HEROES) incluiría 1000 millones de dólares para los gobiernos estatales, locales y tribales de todo el país.

La Ley HEROES es una propuesta que se agrega a la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica para el Coronavirus (CARES) de 2200 millones de dólares firmada por el presidente Donald Trump el 27 de marzo. La Ley HEROES sería el cuarto proyecto de ley de ayuda relacionado con la pandemia de COVID-19 si es aprobado por el escéptico Senado de Estados Unidos, dominado por los republicanos.

El presupuesto de 2020-21 mantendrá los fondos para las escuelas K-12 y los colegios comunitarios en los niveles actuales, pero podría resultar en recortes de fondos combinados de alrededor de 1000 millones de dólares para los sistemas de la Universidad Estatal de California y la Universidad de California. Sin embargo, si la Ley HEROES gana tracción en el Senado de Estados Unidos y es aprobada, podría significar más gastos para las escuelas

Los líderes demócratas del Senado y la Asamblea del Estado se resistieron a los recortes de gastos propuestos por Newsom en la Revisión de Mayo, y el 3 de junio anunciaron que ambas cámaras habían llegado a un acuerdo presupuestario. Atkins, Rendon y los presidentes del Comité de Presupuestos, la senadora Holly Mitchell (D-LA) y el asambleísta Phil Ting ( D-S Fco), propusieron un plan legislativo conjunto para utilizar en gran medida los fondos de reserva del estado para asegurar la financiación completa de las escuelas K-12.

“Nuestra economía fue golpeada por COVID-19, pero gracias a una década de presupuesto pragmático, podemos evitar recortes draconianos a la educación y programas críticos, o amplios aumentos de impuestos a la clase media”, dijo Atkins en una declaración conjunta con los otros tres líderes demócratas.

“Los californianos cuentan con que tomemos la decisión correcta en el momento adecuado. Las familias trabajadoras que todavía tienen trabajo pero necesitan la red de seguridad del estado, confían en que nosotros hagamos un presupuesto cuidadoso para que nuestro estado y todos los que viven aquí, puedan recuperarse”, dijeron. “Este plan se basa en el espíritu de la propuesta del gobernador Newsom y pondrá a nuestro estado en el camino de la recuperación económica, evitando al mismo tiempo acciones que perjudicarían aún más a los californianos”.

Mientras tanto los republicanos de ambas cámaras han dicho que aunque entienden que la crisis de COVID ha afectado profundamente al presupuesto de 2020-21 y al proceso, creen que se publicaron demasiados proyectos de ley relacionados con el presupuesto con solo 72 horas de antelación a las audiencias sobre el presupuesto, el tiempo mínimo requerido por la ley, lo que dejó poco tiempo para el análisis, el escrutinio y el debate.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Nueva orden de Trump terminaría con las restricciones de las redes sociales

TE RECOMENDAMOS