Cámara aprueba proyecto de ley para reducir influencia china en campus universitarios estadounidenses

Por Terri Wu
07 de Diciembre de 2023 10:24 AM Actualizado: 07 de Diciembre de 2023 10:24 AM

La Cámara de Representantes aprobó el miércoles un proyecto de ley para reducir la influencia china mediante el endurecimiento de los requisitos para que las universidades estadounidenses informen sobre la financiación extranjera. El proyecto de ley reduce el umbral del requisito actual de USD 250,000 en un año calendario a USD 0 para regalos o contratos de países extranjeros de interés y USD 50,000 de otras fuentes extranjeras.

Si se promulga, las universidades tendrán que solicitar una exención de un año para aceptar dinero de países extranjeros de interés —actualmente definidos como China, Rusia, Irán y Corea del Norte— y deberán renovar la exención anualmente.

El proyecto de ley también exige a las universidades que, al solicitar la exención, demuestren que la aceptación de fondos procedentes de China y otros países preocupantes es “en beneficio de la misión y los estudiantes de la institución y promoverá la seguridad, la estabilidad y la vitalidad económica de Estados Unidos”. El incumplimiento puede acarrear el pago de multas y la retirada de subvenciones federales.

La aprobación del proyecto de ley se produjo en un momento en que el Congreso y la opinión pública estadounidense desconfiaban cada vez más de las operaciones de influencia del Partido Comunista Chino (PCCh) en los campus universitarios. Tales manipulaciones incluyen la inserción de ideologías comunistas en los programas de enseñanza de la lengua china, la censura de las actividades del campus en las que participan personas críticas con las políticas del PCCh y el robo de tecnología de la investigación académica.

Mientras tanto, según una encuesta de Gallup de junio, la confianza de los estadounidenses en la educación superior cayó casi 20 puntos porcentuales desde 2015. Los republicanos impulsaron la caída con una disminución de 37 puntos porcentuales en los últimos ocho años. El descenso del nivel de confianza de los independientes fue de 16, cercano al nivel general.

La representante Virginia Foxx (republicana de Carolina del Norte), copatrocinadora original del proyecto de ley y presidenta del Comité de Educación y Fuerza Laboral de la Cámara de Representantes, elogió el proyecto de ley como un “gran primer paso” en la mejora de la transparencia y la rendición de cuentas en las universidades para restaurar la confianza del público estadounidense en el sistema de educación superior.

La representante Michelle Steel (republicana de California), impulsora del proyecto de ley, dijo en una declaración enviada por correo electrónico a The Epoch Times: “A medida que nuestros campus universitarios están sometidos a la propagación desenfrenada del antisemitismo y la presencia continua de campañas de influencia del PCCh, es fundamental que expongamos las fuerzas que intentan influir en nuestros hijos”.

“Cuando gobiernos extranjeros dan dinero a nuestras universidades, no lo hacen por la bondad de su corazón; quieren algo a cambio. Ya se trate de Estados amigos del terrorismo como Qatar e Irán, o de brutales violadores de los derechos humanos como el PCCh, nuestros campus no deben convertirse en marionetas de países que odian a Estados Unidos”.

El proyecto de ley, bautizado como “Ley DETERRENT”, fue aprobado con 246 votos a favor, incluidos algunos de demócratas.

En la última década, las universidades estadounidenses dependieron cada vez más de fuentes de financiación chinas para matrículas y becas. Según estadísticas del 2020 de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, los estudiantes chinos pagan anualmente unos 12,000 millones de dólares en matrículas. Desde 2013, las donaciones y contratos con fuentes chinas ascendieron a 1000 millones de dólares.

El incumplimiento por parte de las universidades del requisito de información de la actual Ley de Educación Superior llevó en parte a la introducción de la “Ley DETERRENT.” Una investigación del Departamento de Educación en 2020 descubrió una financiación universitaria no declarada de más de 6500 millones de dólares procedente de China, Arabia Saudí y otros países extranjeros.

Hace dos meses, la Universidad de Stanford llegó a un acuerdo con el Departamento de Justicia para pagar 1,9 millones de dólares por no revelar la financiación extranjera que 12 miembros de la facultad recibieron en sus programas de investigación con subvenciones federales.

El DOJ nombró a un empleador extranjero: La Universidad de Fudan, una destacada escuela de Shanghai (China). Stanford no admitió ninguna responsabilidad y prometió trabajar con la Fundación Nacional de la Ciencia en “las mejores prácticas en las áreas de regalos que financian proyectos de investigación” y “divulgaciones de apoyo actuales y pendientes”, según el comunicado del DOJ.

El proyecto de ley de la Cámara de Representantes también exige a los miembros del profesorado de las universidades con un alto componente de investigación que revelen los regalos extranjeros y a las universidades privadas con dotaciones superiores a 6000 millones de dólares que revelen las inversiones y participaciones extranjeras en países de interés.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.