Cámara de Estados Unidos aprueba proyectos de ley que apoyan a manifestantes de Hong Kong

La legislación avanza para ejercer presión económica sobre HK, prohibir las exportaciones de armas a la policía de HK
Por Pachi Valencia
15 de Octubre de 2019 Actualizado: 15 de Octubre de 2019

La Cámara de Representantes de EE.UU. aprobó el 15 de octubre por unanimidad una serie de medidas que expresan su apoyo al movimiento en pro de la democracia en Hong Kong contra la usurpación de Beijing.

“Si Estados Unidos no defiende los derechos humanos en China por intereses comerciales, entonces perdemos toda autoridad moral para defender los derechos humanos en cualquier lugar del mundo”, dijo la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi.

Los legisladores aprobaron dos proyectos de ley: la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong, que requeriría que la administración estadounidense revise cada año si la ciudad debe conservar sus privilegios comerciales; y la Ley de Protesta de Hong Kong, que prohibiría la exportación de equipos de control de multitudes a la ciudad, donde la policía ha sido acusada de usar fuerza excesiva para sofocar a los manifestantes.

La Cámara también aprobó una resolución que condena la interferencia en Hong Kong por parte de la República Popular de China.

Los proyectos de ley deben ser aprobados en el Senado y firmados por el presidente antes de que se conviertan en ley.

Durante más de cuatro meses, Hong Kong ha sido sacudido por protestas pacíficas a gran escala en oposición a un proyecto de ley de extradición ahora retirado, que habría permitido que las personas fueran trasladadas al continente para ser juzgadas en tribunales controlados por el Partido Comunista Chino, pero desde entonces se han transformado en llamamientos más amplios para la democracia y el sufragio universal.

Pelosi instó a los legisladores de ambos partidos políticos a unirse para apoyar la lucha de Hong Kong contra la creciente influencia del régimen.

“Beijing piensa que pueden gobernar por dinero (…) ¿De qué le sirve a una persona si gana el mundo entero y sufre la pérdida de su alma?”, dijo, y agregó: “No queremos perder el alma de nuestro país por intereses comerciales”.

Manifestantes marchan desde Chater Garden al consulado de EE.UU. en Hong Kong el 8 de septiembre de 2019. (Anthony Wallace/AFP/Getty Images)

Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong

El representante demócrata Brad Sherman dijo que la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong “reflejaría lo que está sucediendo hoy en el terreno” y le mostrará a Beijing que “no puede socavar la libertad de la ciudad mientras se espera que Estados Unidos siga dando (…) arreglos comerciales preferenciales”.

Desde que Hong Kong volvió al dominio chino en 1997, Estados Unidos ha tratado a Hong Kong como una entidad separada del continente en áreas como el comercio y las inversiones.

La Ley requeriría que el Secretario de Estado de EE.UU. certifique cada año si la ciudad es “suficientemente autónoma” para justificar dicho trato especial.

También contiene disposiciones que obligarían a la administración estadounidense a imponer sanciones a los funcionarios chinos y de Hong Kong responsables de la extradición de cualquier persona en Hong Kong a China continental, así como a los responsables de su “detención arbitraria, tortura o confesión forzada” mientras estén en China continental.

El representante republicano Chris Smith que patrocinó el proyecto de ley, calificó la Ley como un “plan para una acción significativa”.

“La [gente] de Hong Kong merece algo mejor que la brutalidad que muchos sufren [y] las violaciones sistemáticas de sus derechos humanos universalmente reconocidos”, dijo Smith en Twitter.

Sherman dijo que Estados Unidos necesita “asegurarse de que nuestra política esté actualizada para que pueda enfrentar los desafíos de la relación actual”.

Los manifestantes asisten a una manifestación en Hong Kong el 14 de octubre de 2019, pidiendo a los políticos estadounidenses que aprueben un proyecto de ley que podría alterar la relación de Washington con el centro comercial. (Anthony Wallace/AFP a través de Getty Images)

Más temprano en el día, unos 130.000 hongkoneses ingresaron al Jardín Chater en el centro de la ciudad, instando a los legisladores del Congreso de los Estados Unidos a aprobar la Ley para enviar un mensaje contundente a Beijing.

Al mostrar una foto de la manifestación, el representante demócrata Jim McGovern dijo que estaba orgulloso de ver a los Estados Unidos con Hong Kong en “su lucha para asegurar un futuro democrático”.

“Es hora de que avisemos al gobierno chino de que la erosión futura de la autonomía o la represión provocarán que la ciudad, que sirve como un refugio financiero importante para las élites ricas de China, pierda su especial acuerdo económico, financiero y comercial con Estados Unidos”, dijo.

Dan Garett, autor de “Resistencia contrahegemónica en Hong Kong de China: Visualizando la protesta en la ciudad”, dijo que si se aprueba la Ley, podría disminuir la “confianza extranjera en la capacidad de Hong Kong para permanecer o funcionar como un centro financiero internacional”.

“La incertidumbre con respecto a la economía de China y … [la de Hong Kong] aumentará significativamente al igual que el costo de hacer negocios”, dijo Garett a La Gran Época en un correo electrónico.

Señaló que las consecuencias específicas de la Ley dependerán de cómo la administración de los Estados Unidos desee proceder. Por ejemplo, en lugar de eliminar los privilegios comerciales para todas las empresas en Hong Kong, podría apuntar específicamente a las empresas vinculadas al Partido Comunista Chino y a las empresas estatales chinas que operan en la ciudad, reduciendo así el impacto de la Ley en los ciudadanos de Hong Kong comunes, dijo Garrett.

Gordon Chang, experto en China y autor de “El colapso venidero de China”, dijo que la aprobación de la ley sería considerada por los funcionarios chinos como una “humillación pública”.

“[La] promulgación demostraría que a Washington no le importa particularmente lo que piensen los líderes chinos”, dijo Chang a La Gran Época en un correo electrónico. “La verdadera historia aquí es que China ha perdido el apoyo en Estados Unidos”.

Tanto las autoridades de Hong Kong como las de Beijing se han opuesto a los proyectos de ley de los EE.UU., diciendo que representa una influencia extranjera inaceptable en los asuntos internos de la ciudad.

Preocupación de EE.UU. por la mano dura

El martes por la mañana, la líder de Hong Kong, Carrie Lam, descartó hacer concesiones con los manifestantes prodemocráticos ante la escalada de violencia, y condenó a los “manifestantes” por sus acciones, incluido el lanzamiento de bombas de gasolina a los vehículos policiales y los ataques incendiarios en las oficinas. de legisladores pro-Beijing.

Un alto funcionario de defensa estadounidense para Asia, también dijo el martes que si bien Estados Unidos estaba preocupado por algunas de las tácticas utilizadas por los manifestantes, también estaba preocupado por la respuesta más severa de las autoridades de Beijing y Hong Kong.

“Ciertamente, nos preocupan algunas de las tácticas que los manifestantes han estado usando y pueden usar, y creo que en casos únicos en los que eso se convierta en un problema real, lo señalaríamos”, dijo en una conferencia organizada por la Fundación Jamestown, un instituto de investigación con sede en Washington.

“Pero creo que, en general, estamos preocupados por la mano más dura que Beijing ha tomado y las autoridades de Hong Kong han tomado con lo que consideramos actividades legítimas por parte del pueblo de Hong Kong”, agregó Schriver.

Dijo que la policía y las autoridades de Hong Kong habían actuado históricamente para respetar la ley y que el territorio tenía un sistema judicial muy bueno.

“Lo que nos preocupa es la mano más fuerte de Beijing y cómo eso puede distorsionarse y convertirse en algo más represivo”, dijo Schriver

“La tendencia general es preocupante, porque estamos viendo menos autonomía, más influencia de Beijing, más mano dura de las autoridades allí y, en general, una erosión de las cosas que se prometieron al pueblo de Hong Kong”.

Cathy He y Frank Fang contribuyeron con este informe.

Video relacionado

¿Terminará Hong Kong como la Plaza Tiananmen?

TE RECOMENDAMOS