Cambiar el COVID por la enfermedad cardíaca significa adquirir ambos

Por Colleen Huber
02 de Diciembre de 2022 1:46 PM Actualizado: 02 de Diciembre de 2022 2:03 PM

Opinión

Las vacunas COVID son alarmante e irremediablemente inseguras, además de ineficaces para los fines anunciados. Aquí está la prueba.

Cada vez es más reconocido por médicos, científicos y laicos de todo el mundo que las vacunas COVID-19 no son ni seguras, ni eficaces, ni reversibles, y en este artículo aportaré las pruebas. Los adultos, los jóvenes, los padres, los científicos y especialmente los trabajadores de la salud, los socorristas y otros trabajadores de primera línea son conscientes, en un número cada vez mayor, de que las vacunas fueron autorizadas por la FDA bajo “autorización de uso de emergencia”, pero que obviamente no hubo ninguna emergencia que justifique su uso, y lo digo por la siguiente razón.

Los datos de mortalidad en EE.UU. a finales del 2020 no apoyan la acusación de pandemia, porque no hubo un pico de exceso de muertes en 2020 más que otros picos a lo largo de las dos últimas décadas. Los CDC muestran que 3,382,000 personas murieron por todas las causas en EE.UU. en 2020, [1] manteniéndose en torno al uno por ciento de la población total, como en cada uno de los tres años anteriores, en los que no hubo pandemia. En particular, diciembre del 2020 tuvo, con diferencia, el mayor número de muertes de todos los meses de 2020 en EE.UU., un 32 por ciento más que la media de los 11 meses anteriores de lo que se había anunciado como la peor pandemia en un siglo, pero que en realidad no tuvo más que el número típico de muertes en EE.UU. durante esa supuesta pandemia.

Diciembre del 2020 fue también el mes en que las vacunas estuvieron disponibles para el público. Las últimas dos semanas del 2020 y principios del 2021 mostraron un llamativo exceso de muertes, y la vacuna COVID fue el nuevo factor, comenzando la misma semana que el exceso de muertes. Además, de enero a noviembre del 2020 muestran un promedio de 274,000 muertes en los EE.UU. por mes, pero desde diciembre del 2020, según las mismas tablas de datos de los CDC, el promedio de muertes por mes saltó a 292,000. Demostraré en este artículo que este aumento de las muertes en los Estados Unidos se debe muy probablemente a las nuevas vacunas COVID que estuvieron disponibles en diciembre del 2020, los mismos meses en que las muertes en los Estados Unidos aumentaron significativamente.

Las vacunas COVID de Pfizer estuvieron disponibles por primera vez para la vacunación masiva en los Estados Unidos el 14 de diciembre del 2020, seguidas por la vacuna Moderna unos días después. La vacuna de Johnson and Johnson no estaría disponible hasta el 27 de febrero del 2021. Tan pronto como las vacunas anteriores se distribuyeron en masa, el número total de muertes por semana durante el resto del 2020 por todas las causas en los EE.UU. saltó de más de 63,340 a más de 84,896, lo que supone un aumento del 34 por ciento, que es poco probable que sea atribuible a otra causa que no sean las vacunas.

Se puede ver a partir de los datos de los CDC, que las muertes por semana en los EE.UU. en cada una de las primeras siete semanas después de la puesta en marcha de Pfizer y Moderna superaron incluso las semanas más mortíferas del 2020 (las dos semanas que terminan el 11 de abril y el 18 de abril del 2020)[2] Esto debería ser suficiente para hacer que cualquier persona dude de las vacunas, y lógicamente, sienta más miedo de las vacunas que del COVID. En este documento, voy a compartir más datos publicados y la última comprensión científica de por qué las vacunas contra el COVID son alarmantemente e irremediablemente inseguras, así como ineficaces para los propósitos anunciados de reducir la transmisión, la incidencia, la morbilidad o la mortalidad del COVID, en el entendimiento de que los propósitos anunciados y la publicidad de los medios de comunicación que rodean a las vacunas cambiaron para cada uno de esos cuatro objetivos mencionados durante el tiempo de su disponibilidad, e incluso con la aceleración de la inversión.

Las vacunas COVID tienen una eficacia negativa, y lo que eso significa

Las vacunas contra el COVID son tan ineficaces contra el COVID que tienen una eficacia negativa. Voy a explicar lo que es. Eficacia negativa significa que usted tiene una mayor probabilidad de infección y / o hospitalización por COVID después de haber recibido la vacuna que de no recibirla. Las vacunas contra el COVID no solo no redujeron los casos y las hospitalizaciones por Omicron y COVID en general, sino que en realidad aumentaron la incidencia de ambos. Los resultados de la eficacia negativa de las vacunas COVID se ven en todo el mundo. Aquí hay datos que lo demuestran:

El análisis de los datos de 145 países muestra que las vacunas contra el COVID causan más casos de COVID por millón y más muertes asociadas al COVID por millón en el vasto ámbito internacional de este estudio[3] El estudio encontró “un marcado aumento tanto de los casos como de las muertes relacionadas con el COVID-19 debido directamente a la aplicación de la vacuna . . . “Los resultados en los Estados Unidos fueron un 38 por ciento más de casos por millón [4] y un 31 por ciento más de muertes por millón [5] causados por las vacunas COVID.

Para comprender este vasto efecto destructivo mundial de las vacunas COVID, veamos ahora los análisis de este fenómeno de eficacia negativa de las vacunas en países concretos.

Este reciente estudio danés[6] demostró que tanto las vacunas COVID de Pfizer como las de Moderna muestran una eficacia negativa contra la variante Omicron a los 90 días de su administración, y que ese descenso de la eficacia es incluso más rápido para Omicron que para la variante Delta, que ya no es la variante predominante en el mundo en la actualidad. Este brusco descenso se ilustra en el siguiente gráfico.

El gráfico anterior muestra que ambas vacunas COVID de ARNm predisponen a un mayor riesgo, debido a la eficacia negativa, para Omicron.

El 89,7 por ciento de las personas infectadas por Omicron en Dinamarca están “totalmente vacunadas” o recibieron su primer refuerzo. El 77,9 por ciento de la población danesa está totalmente vacunada[7]. Por lo tanto, los vacunados están más predispuestos a la infección por Omicron que los no vacunados en Dinamarca.

En Delhi, India, de 34 casos de Omicron en un hospital, 33 están totalmente vacunados (97 por ciento). Sin embargo, la tasa de vacunación contra el COVID en India es sólo del 40 por ciento[8].

Los datos del gobierno del Reino Unido, Office for National Statistics, muestran que cada dosis sucesiva de la vacuna aumentó la probabilidad de dar positivo en la variante Omicron, en una asombrosa muestra de eficacia negativa de la vacuna[9] Obsérvese la columna “Probabilidad estimada…”, comparando cada una de las cuatro categorías de estado de vacunación.

Las vacunas COVID tampoco funcionan contra la cepa Delta. En julio del 2021, en Estados Unidos, en Massachusetts, en un momento y lugar en el que la cepa Delta era predominante, de un total de 469 nuevos casos de COVID, 346 de ellos (74 por ciento) correspondían a personas parcial o totalmente vacunadas, y 274 de los vacunados eran sintomáticos[10].

Algunas de las pruebas más condenatorias de la eficacia negativa de las vacunas
COVID provienen de los 4020 casos de Omicron vacunados en Alemania el 31 de diciembre del 2021. De ellos, 1137 fueron reforzados. Solo había 1097 casos de Omicron sin vacunar [11][12][13] Sin embargo, hay un número similar de personas en las tres categorías de “reforzados”, “totalmente vacunados” y “sin vacunar” en Alemania a 31 de diciembre del 21.

Como podemos ver, los no vacunados tienen una fuerte ventaja contra Omicron, que es la cepa COVID prevalente en todo el mundo ahora.

Si las vacunas COVID simplemente predisponen a un mayor riesgo del resfriado común ahora conocido como la variante Omicron (porque eso es lo que estamos llamando el resfriado común en estos días, con signos y síntomas indistinguibles), entonces podríamos simplemente reírnos de estas vacunas como una actividad frívola y supersticiosa. Sin embargo, los datos de seguridad son nada menos que espeluznantes.

Hasta el momento, ningún niño murió en Estados Unidos con un diagnóstico de COVID, salvo los que padecen leucemia terminal y otros cánceres avanzados y enfermedades terminales graves. Se calculó que la gripe estacional, los rayos y el hecho de ser pasajero de un vehículo de motor son más peligrosos para la vida de los niños y adolescentes que cualquiera de las variantes de COVID.

Las vacunas COVID no son seguras

La decisión de vacunar y sus impactos son irreversibles. En la actualidad existen pruebas considerables de los daños y las muertes causadas por las vacunas COVID. Se sabe que las vacunas COVID son peligrosas, debido a los más de 1500 tipos de reacciones adversas, muchas de las cuales se sabe que son permanentemente incapacitantes, como se documenta en la publicación de documentos de la FDA ordenados por los tribunales sobre los eventos adversos observados después de la administración de la vacuna de Pfizer en los ensayos clínicos[14][15][16] Los ensayos clínicos de la vacuna de Pfizer mostraron datos tremendamente preocupantes, que no se compartieron inicialmente con el público en general, y tuvieron que ser extraídos por orden judicial y numerosas solicitudes de la FOIA. Este documento resume los problemas del ensayo y los peligros de la vacuna que se pusieron de manifiesto en el mismo[17].

El Servicio de Notificación de Efectos Adversos de las Vacunas (VAERS) fue creado por el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) de EE.UU. para hacer un seguimiento de las lesiones y muertes relacionadas con las vacunas. Se trata de la única base de datos centralizada de lesiones y muertes por vacunas en EE.UU. para que los profesionales sanitarios registren estos sucesos. En la actualidad se notificaron más muertes y lesiones en el VAERS a raíz de las vacunas COVID en tan solo un año de uso que para todas las demás vacunas combinadas en los últimos 30 años de notificación[18][19].

Analistas de datos independientes determinaron, utilizando nueve tipos diferentes de análisis, que el número de estadounidenses que murieron por las vacunas COVID ahora probablemente asciende a aproximadamente 388,000, pero es de al menos 150,000.[20][21] Este número es consistente con el aumento de muertes semanales reportadas por los CDC en las primeras siete semanas de disponibilidad de la vacuna. Hubo una media de 84,896 muertes por todas las causas en los EE.UU. por semana en esas primeras horribles siete semanas de despliegue de la vacuna, como se menciona en la primera página de este informe. Mientras que antes de la introducción de la vacuna solo se produjeron 63,340 muertes por todas las causas en EE.UU. por semana a lo largo del 2020 (durante la supuesta peor pandemia en un siglo), hubo una media de 84,896 muertes durante esas siete semanas posteriores a la introducción. Esto supone un exceso estimado de 150,885 estadounidenses muertos durante esas siete semanas a partir del lanzamiento de Pfizer. (Para tener una perspectiva, la vacuna contra la gripe porcina fue retirada del mercado estadounidense en 1976 después de solo 25 muertes).

El microbiólogo de renombre mundial Sucharit Bhakdi muestra que el 93 por ciento de las personas que murieron después de la vacuna COVID fueron asesinadas por la vacuna, y que la patología de aquellos a los que se les hizo la autopsia mostró efectos mortales en todo el cuerpo[22].

La preponderancia de la evidencia hasta el momento es que el principal mecanismo de daño a varios órganos del cuerpo es por medio de la microcoagulación, debido a la interrupción del flujo de sangre líquida normalmente suave, normal y sin impedimentos a través del sistema circulatorio, ahora atestado de proteínas de espiga que sobresalen del endotelio en el lumen de los capilares, donde un corazón ahora sobrecargado debe empujar, ya no la sangre líquida suave, pero ahora turbulento, y luego la sangre microcoagulada y algo gelificada a través de donde la sangre líquida solía fluir fácilmente, libremente y sin obstrucción. Las notas finales 29 y 30 lo explican con más detalle.

En resumen, estoy de acuerdo con el Director General de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en que las vacunas no deben utilizarse para matar a los niños[23] ¿Por qué sugiere que las vacunas se utilizan para matar a los niños, cuando los adultos entusiastas quieren administrar las vacunas COVID a sus hijos? Tal vez su advertencia tenga que ver con estas preocupaciones de la Canadian COVID Care Alliance:

“Estudios recientes [24][25][26] sugieren que la proteína de espiga producida en respuesta a la vacunación, puede unirse e interactuar con varias células en todo el cuerpo, a través de sus receptores ACE2, lo que potencialmente resulta en daños a diversos tejidos y órganos. Este riesgo, por muy teórico que sea, debe investigarse antes de la vacunación de niños y adolescentes”.

La Canadian COVID Care Alliance pide al gobierno canadiense “que detenga inmediatamente el programa de vacunación masiva de niños y adolescentes hasta que se realicen estudios y se puedan resolver las incertidumbres sobre la patogenicidad potencial de la proteína de la espiga”. He aquí su carta, firmada por 21 científicos, dirigida al primer ministro de Ontario, Ford, en relación con lo mismo[27]. Estoy de acuerdo con esto, e insto a los gobiernos y a los líderes y proveedores de atención sanitaria, así como a los ciudadanos que piensan de forma independiente, a que adopten el principio de precaución con respecto a la salud humana. Sería imprudente vacunar a los niños o a los adultos, dadas las abundantes y crecientes pruebas que vemos de los peligros y la eficacia negativa de las vacunas COVID.

Es importante tener en cuenta que aquellos que estuvimos advirtiendo sobre la naturaleza letal de las vacunas COVID, y estoy advirtiendo al público en contra de ellas desde febrero del 2021[28], esperamos que la mayoría de las muertes causadas por las vacunas aún no se hayan producido, ya que estas vacunas causan un lento daño acumulativo especialmente en el corazón, [29][30] el cerebro [31] y el hígado. [32] Las vacunas COVID son muy preocupantes para el posterior desarrollo del cáncer, debido a las abundantes proteínas de espiga producidas por las vacunas, y su papel observado en la inhibición de la reparación del daño del ADN[33] Esto significa que, aunque las vacunas COVID ya fueron desastrosas en términos de vidas perdidas, es probable que la mayor catástrofe de las vacunas aún esté por llegar, incluso si no se aplican más inyecciones.

Reproducido del Substack del(la) autor(a)


Referencias

[1] Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos. Sistema Nacional de Estadísticas Vitales. Recuentos provisionales estatales y nacionales. Número mensual y final de 12 meses de nacimientos vivos, defunciones y muertes infantiles: Estados Unidos. https://www.cdc.gov/nchs/nvss/vsrr/provisional-tables.htm

[2] Ibid.

[3] K Beattie. Worldwide Bayesian causal impact analysis of vaccine administration on deaths and cases associated with COVID-19: Un análisis de big data de 145 países. Preprint. Nov 15 2021. https://drive.google.com/file/d/1DLlRa9rUqvW9pG1vNEsWMEydWwsmSMbe/view

[4] Ibid. p 41.

[5] Ibid. p 39.

[6] C Hansen, A Schelde, et al. Eficacia de la vacuna contra la infección por SARS-CoV-2 con las variantes Omicron o Delta tras una serie de vacunación de dos dosis o de refuerzo con BNT162b2 o mRNA-1273: Un estudio de cohorte danés. https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2021.12.20.21267966v3.full.pdf

[7] Situación de la variante Omicron del SARS-CoV-2 en Dinamarca. Informe sobre la variante Omicron de COVID-19. 31 de diciembre de 2021. Statens Serum Institut. https://files.ssi.dk/covid19/omikron/statusrapport/rapport-omikronvarianten-31122021-ct18

[8] A Dutt. De los 34 casos de Omicron en el hospital de Delhi, 33 están totalmente vacunados. The Indian Express. 23 de diciembre de 2021. https://indianexpress.com/article/cities/delhi/out-of-34-omicron-cases-at-delhi-hospital-33-are-fully-vaccinated-7686188/

[9] Oficina de Estadísticas Nacionales. Coronavirus (COVID-19) infection survey, UK: Characteristics related to having an Omicron compatible result in those who test positive for COVID-19. 21 de diciembre de 2021. https://www.ons.gov.uk/peoplepopulationandcommunity/healthandsocialcare/conditionsanddiseases/adhocs/14107coronaviruscovid19infectionsurveyukcharacteristicsrelatedtohavinganomicroncompatibleresultinthosewhotestpositiveforcovid19

[10] G Kampf. COVID-19 estigmatizar a los no vacunados no está justificado. 20 de noviembre de 2021. The Lancet. 398: 10314. P 1871.

https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(21)02243-1/fulltext

[11] Instituto Robert Koch. COVID-19 en Alemania. https://www.rki.de/EN/Home/homepage_node.html

[12] Wochentlicher Lagebericht des RKI zur Coronavirus-Krankheit-2019 (COVID-19) [artículo en alemán] 30 de diciembre de 2021. Robert Koch Institut. https://www.rki.de/DE/Content/InfAZ/N/Neuartiges_Coronavirus/Situationsberichte/Wochenbericht/Wochenbericht_2021-12-30.pdf?__blob=publicationFile

[13] El gato malo. Datos de Omicron en alemán. 31 de diciembre de 2021.

[14] Salud Pública y Profesionales Médicos por la Transparencia de los Documentos contra la Administración de Alimentos y Medicamentos. Complaint for Declaratory and Injunctive Relief. 16 de septiembre de 2021. Tribunal de Distrito de EE.UU., Distrito Norte de Texas. https://phmpt.org/wp-content/uploads/2021/10/001-Complaint-101021.pdf

[15] Public Health and Medical Professionals for Transparency Documents. https://phmpt.org/wp-content/uploads/2021/11/5.3.6-postmarketing-experience.pdf

[16] Celia Farber. Los documentos de Pfizer ordenados por el tribunal que trataron de sellar durante 55 años muestran 1223 muertes, 158.000 eventos adversos en 90 días después de la liberación de EUA. 5 de diciembre de 2021.

[17] Alianza canadiense de atención a la COVID. Las inoculaciones de Pfizer para COVID-19: Más daños que beneficios. https://www.canadiancovidcarealliance.org/wp-content/uploads/2021/12/The-COVID-19-Inoculations-More-Harm-Than-Good-REV-Dec-16-2021.pdf

[18] Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas. Departamento de Salud y Servicios Humanos.

https://vaers.hhs.gov/

[19] Open VAERS. Datos de la vacuna COVID. https://openvaers.com/covid-data/mortality

[20] S Kirsch, J Rose, M Crawford. Estimación del número de muertes por la vacuna COVID en América. 24 de diciembre de 2021. https://www.skirsch.com/covid/Deaths.pdf

[21] S Kirsch. Última estimación del VAERS: 388.000 estadounidenses muertos por las vacunas COVID. 14 de diciembre de 2021. Boletín de Steve Kirsch.

[22] S Bhakdi, A Burkardt. Sobre las vacunas COVID: por qué no pueden funcionar y pruebas irrefutables de su papel causal en las muertes tras la vacunación. https://doctors4covidethics.org/wp-content/uploads/2021/12/end-covax.pdf

[23] Tedros Adhanom Ghebreyesus. Organización Mundial de la Salud.

[24] S Suresh, Y Suzuki. SARS-CoV-2 spike protein and lung vascular cells. 11 de diciembre de 2020. J Respir 2021 1 (1) 40-48. https://www.mdpi.com/2673-527X/1/1/4/htm

[25] Y Suzuki, S Gychka. SARS-CoV-2 spike protein elicits cell signaling in human host cells: implications for possible consequences of COVID-19 vaccines. Vaccines. Jan 2021. 9 (1): 36. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/labs/pmc/articles/PMC7827936/

[26] S Zhang, Y Liu, et al. SARS-CoV-2 binds platelet ACE2 to enhance thrombosis in COVID-19. 4 de septiembre de 2020. J Hem Onc. https://jhoonline.biomedcentral.com/articles/10.1186/s13045-020-00954-7

[27] Alianza canadiense de atención a la COVID. Hands off our children. Nov 6 2021. https://jhoonline.biomedcentral.com/articles/10.1186/s13045-020-00954-7

[28] C Huber. Consideraciones sobre la vacuna COVID-19. PrimaryDoctor. https://www.primarydoctor.org/covidvaccine

[29] S Gundry. Resumen 10712: Hallazgos observacionales de la prueba cardíaca PULS para marcadores inflamatorios en pacientes que reciben vacunas de ARNm. 8 de noviembre de 2021. Circulation. 2021; 144: A10712. https://www.ahajournals.org/doi/10.1161/circ.144.suppl_1.10712

[30] C Huber. Daño cardíaco por las vacunas COVID: ¿Es evitable? 14 de julio de 2021. PDMJ. https://pdmj.org/papers/myocarditis_paper

[31] T Buzhdygan, B DeOre, et al. The SARS-CoV-2 spike protein alters barrier function in 2D static and 3D microfluidic in-vitro models of the human blood-brain barrier. Neurobiol Dis. Dic 2020. 146: 105131. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/labs/pmc/articles/PMC7547916/

[32] C Huber. ¿Son las vacunas COVID armas biológicas? 21 de agosto de 2021. La derrota de COVID.

[33] H Jiang, Y Mei. La espiga del SARS-CoV-2 perjudica la reparación del daño del ADN e inhibe la recombinación V(D)J in vitro. 20 de agosto de 2021. Virus 2021. 13 (10) 2056. https://www.mdpi.com/1999-4915/13/10/2056/htm?fbclid=IwAR1qAZFKzfHaIhN2Jjqfl1gMa4aJSo0TMs_JFk9iL6aysk5w-Zbz8BL0qHM

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de The Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.