Cambiar el rumbo de la adicción

Parte 3: Hay formas de tratar la adicción, pero hay formas aún mejores de prevenirla
Por Paul Spanjar
26 de Enero de 2022 12:53 AM Actualizado: 26 de Enero de 2022 12:53 AM

La naturaleza consumista de la adicción significa que, por su propia definición, es una enfermedad crónica aislante. Se manifiesta en diversas formas que impregnan el tejido social, destruyendo vidas, familias y comunidades. Como se ha analizado en los artículos anteriores de esta serie, los índices de adicción se disparan en países de todo el mundo y la idea errónea de que algunas adicciones son peores que otras ha dejado la puerta abierta a una explosión de adicciones aparentemente “inocentes”.

La sociedad ha visto a un adicto como la persona drogada con heroína o metanfetamina, en un callejón, vendiendo su alma por la próxima dosis. Pero la investigación ha demostrado que un adicto es cualquier persona que no puede dejar de consumir una sustancia como el alcohol, los medicamentos recetados y las drogas ilícitas, o de participar en un comportamiento, aunque tenga efectos perjudiciales en su vida diaria. Estos comportamientos pueden ir desde el juego, los trastornos alimentarios y la gratificación sexual hasta las redes sociales y los juegos de azar. Incluso el trabajo puede convertirse en una adicción. La adicción es una adicción. Devora más de lo que devuelve, dejándonos agotados y vulnerables, alimentando una trayectoria descendente que arruina innumerables vidas.

Los malentendidos y mitos en torno a la adicción son parte del problema: una persona adicta al juego, por ejemplo, puede ser más capaz de mantener un trabajo o parecer saludable, pero sigue teniendo 15 veces más probabilidades de suicidarse que sus compañeros no adictos.

El auge de las redes sociales y las propias tecnologías que las sustentan crean adicción. Entre las redes sociales, el trabajo o incluso la pornografía, este mundo rápido y estimulante en el que vivimos ahora está a kilómetros de distancia del mundo que habitamos durante siglos. Los vendedores y los políticos nos prometen que podemos tenerlo todo. Esperamos una estimulación y un placer constantes, lo que nos hace vulnerables a un centenar de indulgencias tóxicas. Esto ha dejado a muchos de nosotros enganchados a nuestros teléfonos.

Irónicamente, las redes sociales que se “vendieron” con la promesa de acercarnos y proporcionarnos conexiones en un mundo en constante expansión nos han dejado más aislados y divididos. La facilidad y la emoción adictiva de nuestras redes sociales nos han robado el tiempo que necesitamos para las interacciones cara a cara. Nos quedamos con una ligera depresión que erosiona nuestra voluntad de salir al mundo.

Para colmo de males, el contacto social saludable es el aspecto más esencial para una recuperación exitosa de la adicción.

Entonces, ¿cómo podemos dar marcha atrás y volver a conectar con nosotros mismos y con los demás en un mundo tan desconectado?

Una base para la recuperación

Fundado por Bill Wilson en la década de 1930, el programa de 12 pasos conocido mundialmente como Alcohólicos Anónimos, o AA, sigue siendo fundamental en la vida de muchas personas que se recuperan de la adicción.

Como consejero de adicciones y adicto en recuperación, he visto de primera mano cómo los 12 pasos, y la transformación espiritual que a menudo los acompaña, se ven en mi propia vida y en las muchas vidas que he ayudado a lo largo de los años.

Los 12 pasos

  1. Admitimos que éramos impotentes ante el alcohol, que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables.
  2. Llegamos a creer que un Poder superior a nosotros mismos podía devolvernos la cordura.
  3. Decidimos entregar nuestra voluntad y nuestras vidas al cuidado de Dios tal como lo entendíamos.
  4. Hicimos un inventario moral introspectivo y sin miedo de nosotros mismos.
  5. Admitimos ante Dios, ante nosotros mismos y ante otro ser humano la naturaleza exacta de nuestros errores.
  6. Estamos totalmente dispuestos a que Dios elimine todos estos defectos de carácter.
  7. Le pedimos humildemente que elimine nuestros defectos.
  8. Hicimos una lista de todas las personas a las que habíamos perjudicado y nos dispusimos a repararlas a todas.
  9. Enmendar directamente a esas personas siempre que sea posible, excepto cuando hacerlo les perjudique a ellos o a otros.
  10. Seguimos haciendo un inventario personal y, cuando nos equivocamos, lo admitimos rápidamente.
  11. Tratamos de mejorar, a través de la oración y la meditación, nuestro contacto consciente con Dios, tal como lo entendemos, pidiendo únicamente el conocimiento de su voluntad para nosotros y el poder para llevarla a cabo.
  12. Habiendo tenido un despertar espiritual como resultado de estos pasos, tratamos de llevar este mensaje a otros alcohólicos y de practicar estos principios en todos nuestros asuntos.

La obra de Wilson nos recuerda la necesidad de un despertar espiritual en una época de gran sufrimiento y dolor. Aunque están fuertemente influenciados por las enseñanzas cristianas, los 12 Pasos pueden aplicarse tanto a personas de otras creencias como a los no creyentes. Estos pasos llevan un mensaje que puede aplicarse universalmente a cualquier problema y adicción.

El colapso de la fe en nuestra sociedad y la explosión de nuevas fuerzas adictivas -desde la comida basura hipercalórica hasta las redes sociales impulsadas por la inteligencia artificial- nos han hecho más vulnerables a la adicción.

La prevención es mayor que la cura

El cambio debe fomentarse activamente en todos los ámbitos de la sociedad; las investigaciones demuestran claramente que cuanto antes se intervenga, mejor será el resultado.

Para los padres, eso puede ser limitar el tiempo de pantalla de sus hijos o hablar de los peligros de la adicción.

Pero incluso para los que ya están atrapados por la adicción y la dependencia, el cambio real es posible con las redes de apoyo y las actitudes adecuadas.

Es importante reconocer que el mayor factor de adicción es el dolor. Las personas encuentran alivio al sufrimiento en la conducta adictiva, aunque ésta aumente su sufrimiento posterior. Para las personas que han sufrido un trauma, el impulso de escapar de su sufrimiento puede ser abrumador.

Hay muchas áreas en la sociedad -desde el hogar hasta el sistema legal- en las que podemos tomar medidas para prevenir mejor que las futuras generaciones desarrollen la adicción a las drogas.

La vida en el hogar

Cuando la adicción prevalece en el hogar familiar, o cuando se ha identificado un trauma, los niños con alto riesgo deben tener acceso a la intervención lo antes posible.

Los Institutos Nacionales de la Salud dejan claro que los primeros ocho años de la vida de un niño son fundamentales para la prevención del abuso de sustancias. Los tutores, los trabajadores sociales y los médicos de familia tienen el deber colectivo de garantizar que los niños de alto riesgo sean examinados.

Desgraciadamente, debido a varios factores, menos de la mitad de los pediatras informan de que han examinado a los niños y adolescentes para detectar el consumo de tabaco, alcohol y otras drogas.

El sistema educativo

Para muchos niños, el mayor riesgo de adicción no es el abuso de sustancias, sino la dependencia de las redes sociales. La correlación entre el uso de las redes sociales y el aumento de los trastornos alimentarios es demasiado difícil de ignorar. Hasta el 71% de los adolescentes experimentan síntomas de abstinencia cuando no pueden acceder a internet y un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico de 2018 mostró que los adolescentes que experimentan los síntomas de abstinencia más fuertes también reportaron menor satisfacción en su vida.

La mejor manera de lidiar con este problema es educar a los niños en la importancia de la autopreservación, el equilibrio y el retraso de la gratificación. Esto les ayudará a enfrentarse a las interminables tentaciones que se avecinan. Tanto los profesores como los padres deben unirse y expresar sus preocupaciones para proteger a las futuras generaciones de graves daños.

El sistema legal

La guerra contra las drogas ha fracasado a la hora de proteger a los individuos de los daños del abuso de sustancias. Los cargos por posesión que castigan a los individuos por su profundo dolor psicológico hacen poco para ayudar al adicto o proteger a la sociedad.

Hay que dar más importancia a la rehabilitación cuando se ha detectado el abuso de sustancias y el alcoholismo. Este enfoque salvará vidas, recortará costes y reducirá la delincuencia a largo plazo.

Hasta que, como sociedad, no conectemos y tratemos a las personas por los problemas que les han llevado a la adicción, seguiremos viendo cómo este problema perjudica a nuestras comunidades.

El lugar de trabajo

Para reducir aún más el estigma que rodea a la adicción y fomentar debates abiertos sobre la salud mental en el lugar de trabajo, los líderes empresariales deberían introducir varios cambios para proteger al personal en tiempos de crisis.

Los talleres de concienciación sobre la adicción, las actividades de creación de equipos y las políticas de compasión permitirán a los individuos abrirse sobre sus batallas sin miedo a las consecuencias. Y lo que es más importante, ofrecer al personal mejores políticas de reclamación para que tengan tiempo de curarse adecuadamente dará a más personas el espacio necesario para recuperarse.

Comunidades

Los eventos locales, la recaudación de fondos y los clubes son la columna vertebral de las comunidades locales. Ningún grupo de Facebook o reunión virtual podrá sustituir nunca la conexión física real del espíritu de la comunidad local.

En la charla TED “Todo lo que crees que sabes sobre la adicción es erróneo”, de Johann Hari, éste señaló que “lo contrario de la adicción es la conexión”. Es importante recordar que la adicción surge del dolor emocional y el desapego. Es una manifestación de un dolor y una desconexión muy arraigados, un mecanismo tóxico para afrontar la vida.

En nosotros mismos

Para usted, el individuo, sea amable con su niño interior herido. Dedique tiempo a si mismo y a sus necesidades individuales para aliviar el dolor que puede empujarlo hacia escapes adictivos.

Ser jefe, colega, padre, pareja, cuidador y miembro de la comunidad puede ser duro. Ser tantas cosas para tanta gente mientras se descuidan las propias necesidades afectará, sin duda, a las otras relaciones que se tienen.

Tener conciencia de sí mismo y autocompasión es vital para romper el ciclo del trauma generacional y no transmitirlo a sus hijos.

Sea consciente de lo que come, no solo en términos de comida, sino de la información y la calidad de la información que consume. Si algo no le parece bien, o tiene forma de escapismo, confíe en su capacidad para discernir lo que es saludable y lo que no.

Paul Spanjar, director general de The Providence Projects UK, es un destacado especialista en adicciones. En recuperación desde hace más de 20 años, Spanjar y su equipo ayudan a otros a transformar sus vidas a través de los programas de rehabilitación ofrecidos en los centros de tratamiento de Providence Projects.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.