¿Cambiará Venezuela fundamentalmente la política exterior de EE. UU.?

Venezuela se está convirtiendo en una prueba mayor a múltiples niveles para Donald Trump
Por James Gorrie
22 de Febrero de 2019 Actualizado: 22 de Febrero de 2019

Las decisiones tomadas por la administración Trump en las próximas semanas con respecto a Venezuela pueden constituir un cambio profundo en la política estadounidense. Si una aplicación más vigorosa de la Doctrina Monroe esta en el libro de jugadas de Trump impactará el panorama político tanto en Venezuela como de Norteamérica, así como en toda la región latinoamericana, Medio Oriente y, de hecho, en el resto del mundo.

En realidad, esto podría estar subestimando la situación.

Más de lo que se ve a simple vista

A primera vista, Venezuela parece ser sólo otro caso de socialismo latinoamericano. Pero hay más de lo que se ve a simple vista en este triste e innecesario drama. Seguro, se parece a la pesadilla comunista cubana, con quizás menos organización y más desesperación. También se parece a Nicaragua en la década de 1980, casi irremediablemente dividida, corrupta y con instituciones democráticas débiles en las garras de los militantes marxistas.

La tragedia venezolana es todo eso, por supuesto, pero también hay que considerar factores geopolíticos y estratégicos complejos. Por ejemplo, el desgarrador descenso del país a los niveles más bajos del caos podría desencadenar más de lo mismo en la región. O bien, la escala de las caravanas de migrantes que se dirigen hacia el norte, hacia Estados Unidos, podría aumentar radicalmente. Cualquiera de las dos cosas podría suceder. Cualquiera de los dos podría convertirse en una fuerza desestabilizadora en la gran región de América Latina y presentar un gran dolor de cabeza geopolítico y económico para Norteamérica.

Complicaciones geopolíticas

Desde una perspectiva tanto geopolítica como nacional, Venezuela es un desastre. Ha tenido relaciones económicas, militares y clandestinas con Irán, el estado terrorista más grande del mundo, durante años. Eso complica las cosas. También ha violado las sanciones comerciales impuestas por Estados Unidos contra Irán, especialmente desde que Donald Trump las volvió a imponer a los sectores bancario y energético de Irán. Eso en sí mismo plantea un desafío a la credibilidad de Estados Unidos en el mundo.

Dicho esto, con la reciente llegada de un grupo de combate naval iraní frente a las costas de Venezuela, que incluye misiles tierra-tierra, cañones antiaéreos y capacidades de guerra electrónica, está claro que la situación ya no se trata sólo del experimento socialista de Maduro. Si Irán puede provocar a Estados Unidos para que se involucre en una guerra latinoamericana, los iraníes pueden pensar que tienen una mano libre en Medio Oriente para llevar a cabo su agenda de misiles nucleares, probar cohetes y atacar a Israel.

Por supuesto, Rusia (cuya armada está en la zona) y China también están atentos a ver cómo responde Estados Unidos. Ambos tienen lazos militares e inversiones en la Venezuela izquierdista. Al mismo tiempo, ambos están en el límite de la política exterior y comercial de Estados Unidos.

Rusia odia la influencia de Estados Unidos en Medio Oriente, Europa Oriental y Ucrania. Y por supuesto, China preferiría que Estados Unidos se retirara de la región de Asia-Pacífico y les dejara Taiwán. A ambos también les gustaría ver el fin del dólar estadounidense como moneda de referencia para el comercio y las finanzas internacionales. Sin duda que a Irán, Rusia y China les gustaría ver a Estados Unidos enredado en un nuevo pantano en su propio patio trasero.

Un enfoque más nítido: política estadounidense para América Latina

Pero con Estados Unidos reconociendo al líder de la oposición Juan Guaido como “presidente interino”, es cada vez más evidente que la Administración Trump está sentando las bases para algún tipo de respuesta estadounidense al deterioro de la situación en el país. Y esa respuesta, sea cual sea, parece que ocurrirá más pronto que tarde. Hay varias razones por las que esto parece ser así.

Por un lado, Maduro ha bloqueado la tan necesaria ayuda humanitaria de Estados Unidos aprobada por Guaidó. Es un pensamiento miope por parte de Maduro. Realmente sólo aumenta la credibilidad de Guaido y la influencia potencial de Estados Unidos en un futuro gobierno de este último.

Eso probablemente resonará en gran parte del pueblo venezolano. Guaido no sólo es un líder en la Asamblea Nacional venezolana, sino que también representa a su país en conversaciones de alto nivel con el país más poderoso del mundo. Eso es credibilidad.

Por otro lado, Maduro se convierte en el perdedor. Su negación de ayuda a su pueblo hambriento sólo refuerza la realidad de que es el líder incompetente y despótico de un Estado fallido. En una época de necesidad y privación, eso es cada vez más difícil de aceptar, como lo es su validez como legítimo líder de Venezuela.

No es de extrañar por qué. Como el mayor productor de petróleo y miembro de la OPEP, la rápida caída de la producción de petróleo en Venezuela ha añadido combustible a la crisis económica del país bajo la dirección de Maduro. Los apologistas dicen que el declarado socialista ganó fácilmente la reelección en mayo de 2018 con 5,8 millones de votos, en comparación con 1,8 millones de votos para su rival más cercano. Pero la participación fue de menos de un tercio de los votantes y los resultados de las elecciones son discutidos por muchos ya que se dice que la junta electoral está sólidamente asentada en el campamento de Maduro.

Poniendo a prueba los poderes presidenciales contra un Congreso adversario

¿Qué hará la administración Trump? ¿Qué es lo que quiere hacer? ¿Trump se verá obligado a declarar otra Emergencia Nacional para llevar a cabo su política exterior? Más concretamente, ¿el Congreso antagónico de Nancy Pelosi desafiará su autoridad?

En realidad, Trump tiene la autoridad para una intervención a corto plazo. Pero para compromisos extendidos del poder militar estadounidense debe obtener la aprobación del Congreso. Si el clima político actual en el Congreso continúa igual, es poco probable que eso suceda.

El Congreso -al menos la Cámara- no está de humor para apoyar a un presidente que la mayoría está tratando de destituir de su cargo. Este hecho hace que la política sea urgente. Ciertamente jugará un papel la forma en que Trump tome sus decisiones.

¿Un breve e intenso estallido que reafirma el poderío estadounidense?

Por lo tanto, la moderación del Congreso forzaría la mano de Trump hacia una acción rápida y enérgica por parte del poder diplomático, económico y quizás incluso militar estadounidense. Eso parece jugar a favor de Estados Unidos y de la personalidad de Trump, no sólo en Venezuela, sino en toda América Latina.

En cuanto a la toma de decisiones de Trump, puede tratarse simplemente de una cuestión de negarse a ser un prisionero de la historia. Recordando cuánta fuerza tomó la Unión Soviética a partir de Cuba – y cuánta fuerza pueden todavía tomar Irán, Rusia y China de Maduro – puede que Trump ya haya decidido actuar de manera directa con un resultado predeterminado. No sería sorprendente.

¿Por qué hay tanto en juego sobre la una vez rica joya de Sudamérica que ha caído más rápido que argumento socialista de labios de Alexandria Ocasio-Cortez? La razón es a la vez compleja y simple. La respuesta corta es que la voluntad política de Trump y el lugar de Estados Unidos en el escenario internacional, se determinará en Caracas.

Irán – un adversario asimétrico

Finalmente, Trump sería prudente al ver que la asociación entre Irán y Venezuela no es comparable con la alianza entre la Unión Soviética y Cuba. La Unión Soviética, a pesar de todas sus malas acciones, tenía en gran medida una relación simétrica, aunque contradictoria. Era un actor racional con armamento nuclear. La destrucción mutua asegurada significaba algo para los soviéticos.

El eje Irán-Venezuela, por otro lado, es cualitativamente diferente. La lucha de Estados Unidos con la República Islámica de Irán es asimétrica. Irán quiere armas nucleares, está tratando de conseguirlas y probablemente las usará cuando pueda. Su manera de ver el mundo es más que ideológica, es religiosa. Por lo tanto, también es algo impredecible y mucho más propenso a tomar riesgos que pueden aumentar las tensiones e incluso inducir una extraña revelación de la escatología islámica. Eso lo convierte en un adversario mucho más peligroso.

¿Qué hará Trump? Tendremos que esperar y observar. Y con “todas las opciones sobre la mesa” el mundo entero, de hecho, también está mirando.

JAMES GORRIE ES UN ESCRITOR RADICADO EN TEXAS. ES EL AUTOR DE “LA CRISIS CHINA”.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de The Epoch Times.

A continuación:

Cómo el comunismo busca destruir la humanidad

TE RECOMENDAMOS