Cambio de los latinos hacia el Partido Republicano podría sacudir elecciones de California y EE.UU.

Por John Seiler
24 de Diciembre de 2021 2:50 PM Actualizado: 24 de Diciembre de 2021 2:53 PM

Comentario

“Los hispanos son votantes republicanos”, dijo una vez el presidente Ronald Reagan. “Solo que aún no lo saben”.

Pues bien, parece que ahora lo saben. Numerosas encuestas muestran que los votantes hispanos (o latinos) están cambiando hacia el GOP. Tras la reciente votación para gobernador en Virginia, un estado con un importante crecimiento de la población latina, una encuesta a pie de urna realizada por AP VoteCast mostró que el ganador del Partido Republicano, Glenn Youngkin, obtuvo el 55 por ciento del voto latino, frente al 43 por ciento del demócrata Terry McAuliffe. Esto supuso un gran cambio en un estado que, según una encuesta a pie de urna de Washington 2020, se inclinó en un 60 por ciento por el demócrata Joe Biden y en un 40 por ciento por el republicano Donald Trump.

Lo último: Una encuesta marista del 11 al 13 de diciembre, realizada a 1400 adultos a nivel nacional, midió la aprobación de Biden. Aquí están las cifras por partido.

No es ninguna sorpresa. Los demócratas adoran a Joe, los republicanos no lo quieren.

A continuación, mira esta cifra para los latinos.

Lo anterior supone grandes problemas para los demócratas. El grupo étnico de más rápido crecimiento en el país es el de los latinos, ahora con un 19 por ciento de la población. Pero el 33 por ciento de aprobación de los latinos es el menor de los grupos encuestados.

A continuación, combinando las dos últimas preguntas, obsérvese cómo los latinos, hoy en día votantes en su mayoría de clase trabajadora, se alinean con los votantes blancos de clase trabajadora (no graduados en la universidad) con un 65 por ciento y un 67 por ciento de desaprobación, respectivamente, de Biden.

Solo mencionaré uno más: Los votantes rurales de todo tipo están en un 71 por ciento de desaprobación, el más alto de cualquier grupo encuestado. Ese es también aproximadamente el porcentaje de votantes rurales de Virginia, hasta hace poco demócratas, que apoyaban a Youngkin. Básicamente, fueron los latinos de Virginia, los blancos rurales y las madres de los suburbios (que hasta hace poco votaban a los demócratas) quienes cambiaron a favor del GOP.

Revuelta de los trabajadores

Lo que estamos viendo es la revuelta de la clase trabajadora contra el Partido Demócrata. Anteriormente el principal hogar de los trabajadores, los demócratas, han estado enloqueciendo con la TCR (Teoría crítica de la raza), la corrección política extrema, el “wokeness”, y el desprecio general por los estadounidenses regulares de todo tipo. Biden también ha dicho recientemente que a principios del próximo año se deshará de dos programas populares entre la clase trabajadora. La suspensión del pago de la deuda universitaria terminará, al igual que el crédito fiscal para niños.

Las personas con estudios universitarios de todos los grupos étnicos son más propensas a apoyar a Biden debido al adoctrinamiento recibido en la universidad. Su servidor y muchos lectores de The Epoch Times quedan excluidos.

Otro factor con los latinos es el absurdo intento de cambiar realmente su lenguaje de latina y latino a latinx. Cualquiera que haya estudiado idiomas sabe que muchos de ellos —como el español y el ruso, los dos que mejor conozco— están muy marcados por el género, con todas las palabras en masculino, femenino o neutro.

Cuando aprendía ruso en el Instituto de Idiomas de la Defensa en Monterrey, nuestros profesores —en 1978-79 eran todos exiliados del comunismo soviético— nos contaban cómo los bolcheviques realmente cambiaron el idioma basándose en la ideología. Según “Cómo los bolcheviques revolucionaron la lengua rusa”, un artículo publicado en Russia Beyond, “Después de 1917, el nuevo gobierno bolchevique actuó de forma mucho más decidida: su intención era deshacerse de todo lo ‘viejo’: el régimen zarista, la religión, la economía y la lengua”.

En el caso de los latinos, según una encuesta de Bendixen & Amandi International de noviembre, solo el 2 por ciento de los latinos nacidos en Estados Unidos utilizan Latinx, mientras que el 40 por ciento se siente ofendido por ello. El 14 de diciembre, en el periódico liberal NBC News, Luisita López Torregrosa escribió: “Muchos latinos como yo ven la ‘X’ como algo extraño y desagradable porque no sigue la estructura tradicional del español, haciéndola incómoda y difícil de pronunciar porque en español pocas palabras terminan con dos consonantes”.

“De hecho, recientes encuestas nacionales entre hispanos/latinos muestran que el término Latinx es muy impopular. Los medios de comunicación y los grupos de defensa influyentes han comenzado a abandonar el término o incluso a argumentar en contra de su uso para evitar ofender a quienes no les gusta. Puede que su intención fuera ser más inclusivo, pero en realidad puede resultar excluyente para la gente corriente”.

El 9 de diciembre, la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC) eliminó el término Latinx de sus comunicaciones oficiales. Cuando los políticos latinos utilizan el término, es en gran medida para apaciguar a los progresistas blancos y ricos que piensan que ese es el término que usamos. … Es un círculo vicioso de sesgo de confirmación”.

Pero organizaciones como Latinx Young Democrats of Sacramento siguen utilizando el término, lo que no puede sino perjudicar a los demócratas en general.

Efecto en las elecciones de California

El efecto de estos cambios entre los sentimientos de los latinos está por ver. La única “encuesta” que cuenta es la del día de las elecciones.

La primera prueba será en las primarias del 7 de junio. Como el estado tiene el sistema Top Two, veremos si los republicanos lo hacen mejor que en 2018. Ese año el GOP lo hizo tan mal, que dos demócratas terminaron en la cima para el senador federal, el vicegobernador y el superintendente de instrucción pública (ostensiblemente no partidista). Si un número suficiente de latinos se pasa a los republicanos en junio para que los votantes tengan al menos una opción entre los dos partidos en noviembre, eso sería un gran cambio.

El senador Alex Padilla será reelegido, junto con todos los cargos estatales, empezando por la candidatura de reelección del gobernador Gavin Newsom.

Luego, como señalé en mi artículo anterior, debido a los nuevos mapas de redistribución de distritos, va a ser difícil para los republicanos mantener sus 11 escaños de California en la Cámara de Representantes. Si consiguen mantenerlos, o incluso recoger un par más, los latinos jugarían un papel importante en el cambio.

Por eso la política es tan interesante. Las piezas del tablero de ajedrez 5D se mueven solas.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.