Camioneros en primera línea de frente mantienen a EE.UU. durante la pandemia del virus del PCCh

Por Charlotte Cuthbertson
23 de Marzo de 2020 10:28 AM Actualizado: 23 de Marzo de 2020 10:28 AM

LONDON, OHIO—Una industria que continúa abriéndose paso a pesar de los cierres y las medidas de distanciamiento social es la del transporte.

Durante años, los no reconocidos guerreros de la carretera han entregado bienes esenciales, pero la escasez los ha convertido en héroes al proveer las necesidades y comodidades de las que dependen los americanos.

“Los camioneros de Estados Unidos están en la primera línea de respuesta de nuestra nación frente a la pandemia #COVID19”, escribió la Asociación Americana de Camiones en Twitter el 18 de marzo.

La asociación continuó agradeciendo al presidente Donald Trump por “destacar sus heroicos y vitales esfuerzos, entregando comida, agua, combustible, medicinas, suministros médicos y otras cosas esenciales”.

A medida que los estados cierran sus paradas de descanso y los restaurantes cierran, algunos camioneros encuentran más difícil hacer paradas rápidas.

Randy Griffith transporta principalmente una carga diaria de propano en su Freightliner desde Walton, Indiana, a ciudades de Ohio. El 19 de marzo, dejó una carga de tanques de propano Blue Rhino para una parrillada en Columbus, Ohio.

“Volveré a Walton esta noche, recogeré un remolque cargado e iré a Hamilton para mañana”, dijo.

Se detuvo en la parada del TA Truck Service en London, Ohio, para usar el baño y “conseguir algo además de mi propia comida”, dijo, sosteniendo una bolsa de Pollo Popeyes. “Porque puedo cocinar en mi camión. Tengo una sartén eléctrica. Tengo una olla Crock-Pot. Tengo una nevera. Así que, básicamente solo tengo que salir de esta cosa para ir al baño y conseguir combustible”.

Griffith vive en Elkhart, Indiana, y suele ir a casa los fines de semana.

“Pero no creo que vaya a casa este fin de semana. Me pondré en cuarentena en mi propia camioneta”, dijo. Tiene una esposa en casa, así como cuatro hijos y un nieto cerca.

“La única razón por la que no quiero hacerlo ahora es porque he estado básicamente en público. No necesito llevársela a casa, si es que me contagian algo”, dijo. “Me preocupa más si tengo algo y se lo llevo a casa”.

Griffith ha estado conduciendo durante 15 años, con un descanso para asistir a la universidad en el medio. Normalmente, el tráfico es la pesadilla de la vida de un camionero, pero ahora mismo, las carreteras están más vacías que nunca.

“La parte divertida es que se ven muchas cosas diferentes”, dijo Griffith sobre su trabajo. “Aunque básicamente hago lo mismo todas las semanas, todos los días, sigue sin ser lo mismo, ¿sabe? Claro, yo veo los mismos sitios fijos, pero uno siempre ve cosas diferentes cada día”.

“Quiero decir, le sorprendería lo que ve cuando mira a los coches. No estoy bromeando. Y puedo decirle, 9 de cada 10 coches, alguien está al teléfono, siempre. Siempre”.

Varios camiones se alinean para obtener combustible en la parada de camiones TA America en London, Ohio, el 19 de marzo de 2020. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Flexibilizando reglamentos

El 18 de marzo, la Administración Federal de Seguridad de Autotransportes amplió su reglamento de suspensión de las horas de conducción para los conductores que transportan mercancías esenciales, en respuesta al virus del PCCh.

El propano entra dentro de las nuevas regulaciones, dijo Griffith, pero su compañía, Landstar, mantiene a sus conductores en un horario normal.

“Solo me lleva un día hacer mi ruta. No es como si tuviera que estar fuera durante más tiempo”, dijo.

“Lo único que realmente desaparece, aparte del tráfico, es que si hago una entrega en un almacén, temo que si aparezco, ¿me van a descargar? ¿Va a haber un empleado allí para descargar el camión?”

Dijo que ha oído historias de que eso ha pasado.

“Solo podemos hacer una carga a la vez”

James Huff, propietario-operador durante 19 años, comenzó su ruta del 19 de marzo en Indianápolis, dirigiéndose a Kraft Foods en Delaware con grandes sacos de harina. Le llevará unas 10 horas desde la parada de camiones en London, Ohio, y ya lleva unas cuatro horas en la carretera.

Después de dejar caer la harina, tiene un viaje de 80 millas a Pocomoke City en el sur de Maryland para recoger las virutas de madera que van a los proveedores de tractores. Las dejará en tres sitios en Pensilvania, y luego cargará heno para las tiendas Lowe’s. Y así sucesivamente.

“El agua y las bebidas, y todo lo que utiliza cualquier fabricante —lo que pueda caber en uno de estos— es lo que transportamos”, dijo Huff.

Cuando le preguntamos si ha estado más ocupado en las últimas semanas, Huff dijo: “Para nosotros, es lo mismo de siempre. Solo podemos hacer una carga a la vez”.

Vive en el sudeste de Pensilvania y se asegura de estar en casa los fines de semana.

“El sábado y el domingo son sagrados”, dijo. “Salgo el lunes por la mañana y llego a casa el viernes por la tarde. Me quedo en la oficina de rodaje durante cuatro noches”.

Su camioneta Western Star tiene todo lo que necesita, “excepto agua corriente”, dijo, y los cierres de los restaurantes no lo han afectado.

El camionero James Huff de pie junto a su camión en la parada de camiones TA Truck Service en London, Ohio, el 19 de marzo de 2020. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Huff dice que no está muy preocupado por el virus del PCCh. Su hijo mayor tiene 18 años y su mujer permanece en casa desde su trabajo de cuidadora de niños durante dos semanas.

“Creo que está uniendo al país”, dijo sobre la pandemia.

¿Y en qué piensa durante 10 horas mientras conduce?

“En todo. Solíamos hablar por CB, pero ahora, con los teléfonos celulares, solemos tener nuestro círculo de conductores con los que hablamos todo el tiempo. Casi todo el tiempo, estamos al teléfono o escuchando la radio”, dijo. “Nos mantenemos informados”.

Huff dijo que ha estado pensando en cómo ayudar a su comunidad de pequeños negocios locales si no necesita la ayuda que puede recibir del gobierno. Le gusta la idea de comprar tarjetas de regalo para que sigan funcionando.

“Es un gran problema”

Clint Woodard está esperando en la parada de camiones para que su camión sea reparado por un problema menor. Empezó en Hazleton, Pensilvania, y ya ha dejado su carga para el día en Columbus, pero es un contratiempo que significará que empezará más tarde su viaje de vuelta a Memphis. Cree que le llevará más de nueve horas.

Uno de los principales lugares de donde recoge la mercancía ha cerrado por ahora. “No volverán a empezar hasta que esto haya pasado”, dijo, y añadió que su empresa es competente en la búsqueda de bienes para entregar.

Woodard vive en Memphis y tiene una esposa y dos hijos que esperan su regreso. Todos están preocupados el uno por el otro, dijo.

“Por eso estoy tratando de volver allí, para poder ver a todo el mundo”.

Ha estado conduciendo durante dos años hasta ahora.

“Me gusta. Puedo ver el país. Y eso es algo que siempre quise hacer”, dijo.

“Ahora mismo, sin embargo, las cosas son diferentes, como en la sociedad, si me preguntas. Porque la gente tiene miedo de tocar a la gente y estar cerca de la gente, cosas así. Quiero decir, es algo importante. Es algo serio”.

El camionero Clint Woodard espera a que su camión sea reparado en la parada de camiones TA America en London, Ohio, el 19 de marzo de 2020. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

“Cualquier trabajo que pueda conseguir, lo tomaré”

Mientras se aleja de la parada de camiones, Huff grita por la ventana: “¡Su camión es más bonito que el mío!”, mientras señala el Peterbilt amarillo y púrpura que conduce Gus Valudes.

Valudes había entregado un cargamento en Cincinnati esa mañana después de un comienzo a las 6 a.m., y luego se fue a Baltimore con un nuevo cargamento de mercancías, incluyendo platos de papel y servilletas. Iba a dejarla en un centro de distribución de alimentos al día siguiente y luego, su objetivo era llegar a casa en Lancaster, Pensilvania.

Pero “nunca se sabe”, dijo. “Quiero decir, llamaré antes de ir a casa. Tengo mi propia camioneta, así que cualquier trabajo que pueda conseguir, lo tomaré”.

Aparte de la falta de tráfico en las carreteras, Valudes dijo que lo único que le ha afectado es que tiene que tener cuidado donde se detiene, porque muchas áreas de descanso están cerradas.

“Porque normalmente, podrías parar en un área de descanso en la frontera estatal o algo así. Pero últimamente, en Pensilvania, donde vivo, han cerrado todas sus áreas de descanso. Y luego no estoy seguro de los otros estados porque no me molesté en detenerme porque no quería perder mi tiempo”, dijo.

Dijo que, típicamente, trata de no detenerse muy a menudo de todos modos. “Trato de llegar a donde estoy entregando para poder ser el primero en llegar”, dijo. Luego, puede descargarse rápidamente, antes de que aparezcan más camiones y haya que esperar.

El camionero Gus Valudes junto a su camión en la parada de camiones TA Truck Service en London, Ohio, el 19 de marzo de 2020. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Valudes lleva 30 años conduciendo y tiene su propio camión desde 2015.

“Escucho podcasts, hablo con mis amigos y tomo bebidas energéticas 5-hour”, dijo.

Dijo que aún no está preocupado por la pandemia, pero su esposa sí lo está, aunque no ha dicho nada.

Le preocupa que algunas de sus cargas programadas se cancelen según el contrato de la empresa, pero no cree que sea difícil conseguir otro trabajo.

Chris Spear, presidente y director ejecutivo de American Trucking Associations, envió una carta a Trump y al vicepresidente Mike Pence el 17 de marzo. En ella, Spear pedía apoyo para los camioneros.

“A medida que las comunidades de todo Estados Unidos se adaptan a la pandemia que se está desarrollando, los estadounidenses están siendo testigos de lo que los camioneros hacen todos los días, en los buenos y en los malos tiempos: entregar esas necesidades básicas y vitales —alimentos, agua, combustible, medicamentos y suministros de salud— esenciales para la vida diaria”, escribió Spear.

The Epoch Times se refiere al nuevo coronavirus, que causa la enfermedad COVID-19, como el virus del PCCh porque el encubrimiento y el mal manejo del Partido Comunista Chino (PCCh) permitieron que el virus se propagara por toda China y creara una pandemia mundial.

Descubra

Residente encerrada informa nuevos casos de virus del PCCh desde Wuhan

Siga a Charlotte en Twitter: @charlottecuthbo
Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.