Canadiense es condenado a muerte en China en medio de la tensión por el arresto de la ejecutiva de Huawei

Por Omid Ghoreishi - La Gran Época
14 de Enero de 2019 Actualizado: 14 de Enero de 2019

TORONTO – China ha condenado a muerte a un ciudadano canadiense tras la apelación de su anterior condena a 15 años de prisión.

Robert Schellenberg, acusado de intentar pasar de contrabando 220 kilogramos de metanfetamina de China a Australia en 2014, apeló su caso en diciembre. Pero el tribunal ordenó un nuevo juicio y sugirió que podría ser necesario un castigo más severo.

El 14 de enero, el Tribunal Popular Intermedio de Dalian condenó a muerte al canadiense.

El nuevo juicio de Schellenberg, que condujo a su sentencia a muerte, junto con la detención del exdiplomático canadiense Michael Kovrig y del empresario canadiense Michael Spavor, se produjeron después de que Canadá arrestara a la ejecutiva de Huawei Meng Wanzhou luego de un pedido de extradición de Estados Unidos. China había advertido a Canadá de las “graves consecuencias” que enfrentaría si Meng no era liberada inmediatamente.

En declaraciones a la prensa, el primer ministro canadiense Justin Trudeau calificó de arbitraria a la sentencia a muerte y dijo que Canadá está muy preocupada por el caso.

“Es de suma preocupación para nosotros como gobierno, y así debería ser para todos nuestros amigos y aliados internacionales, que China haya decidido comenzar a aplicar [la] pena de muerte arbitrariamente, como en este caso a un canadiense”, dijo Trudeau.

Michael Cooper, un miembro del Parlamento canadiense que estuvo en China la semana pasada como parte de una delegación parlamentaria, dijo que la condena ilustra el alcance de las tensiones en la relación entre Canadá y China.

La sentencia a muerte de Schellenberg “está fuera de toda concepción de lo que en Canadá entendemos por Estado de derecho, y creo que esto ilustra aún más el hecho de que hay un enfriamiento considerable en términos de la relación entre Canadá y China”, dijo Cooper, quien se encuentra ahora en Camboya para participar del Foro Parlamentario de Asia-Pacífico. El congresista conservador dijo que tiene la intención de plantear a la delegación china en el foro sus preocupaciones sobre los canadienses detenidos y la condena a Schallenberg.

Donald Clarke, profesor de derecho de la Universidad George Washington que escribe sobre el derecho chino, delineó una serie de características inusuales sobre el caso de Schellenberg que, según dijo, sugieren que el caso “puede estar relacionado con los esfuerzos de China para conseguir que Meng Wanzhou” sea liberada antes de su extradición a Estados Unidos. A Meng se le concedió la libertad bajo fianza en un tribunal de Vancouver en diciembre, y ahora está luchando contra la extradición.

“El tribunal, en lugar de decidir la apelación de una manera u otra por sí mismo, envió el caso de vuelta al tribunal de primera instancia para un nuevo juicio”, escribió Clarke en un artículo en el blog de LawFare.

Según Clarke, como máximo el 2 por ciento de los casos fueron enviados para un nuevo juicio en 2017. Es más, cuando los casos son devueltos para un nuevo juicio, generalmente es para aclarar algunos hechos, y se espera que el resultado beneficie al acusado.

“El caso parece reforzar el mensaje, sugerido previamente por las detenciones de los canadienses Michael Kovrig y Michael Spavor, de que China considera que retener rehenes humanos es una forma aceptable de diplomacia”, escribió.

***

Mira a continuación

¿Por qué China se comporta de forma contraria al resto del mundo?

TE RECOMENDAMOS