Canadiense gana oro en Juegos Olímpicos, tres años después de superar el cáncer: “¡Parece irreal!”

Por Mariana Buendia
08 de Febrero de 2022 5:52 PM Actualizado: 08 de Febrero de 2022 6:37 PM

Max Parrot, el canadiense que ganó el oro olímpico en snowboard slopestyle, tras haber ganado la batalla contra el cáncer tres años atrás “aprendió a disfrutar el camino” y obtener la medalla de oro este 2022 fue algo simplemente “irreal”.

Max Parrot, un joven canadiense de 27 años de edad, originario de Cowansvillede, ganó el pasado 7 de febrero el oro olímpico en la final masculina de snowboard slopestyle en el Genting Snow Park, en los Juegos Olímpicos de Invierno Beijing 2022. Tras conseguir un segundo run casi perfecto de 90.96 puntos, subió orgulloso al podio y recordó el camino transcurrido los últimos años de su vida antes de llegar aquí, informó la página oficial de las olimpiadas.

“Han pasado muchas cosas en los últimos cuatro años, desde mis últimos Juegos. Hace tres años, en este mismo momento, estaba en una cama del hospital tumbado para someterme a 12 rondas de quimioterapia y sin ningún tipo de energía. No tenía músculos ni cardio. Estaba básicamente viviendo una pesadilla”, dijo el canadiense al mismo medio.

“Estar aquí tres años después es algo maravilloso. ¡Estoy aquí, dedicándome a mi pasión! Hoy he realizado la mejor ronda de toda mi carrera. Y, por encima de eso, he ganado una medalla. Parece irreal”, agregó Parrot.

El canadiense Max Parrot, ganador de la medalla de oro, lo celebra en el podio durante la ceremonia de victoria del snowboard slopestyle masculino en la Plaza de las Medallas de Zhangjiakou, el 7 de febrero de 2022. (BEN STANSALL/AFP vía Getty Images)

En diciembre de 2018 el joven canadiense fue diagnosticado con linfoma No Hodgkin, un cáncer del sistema linfático. El atleta fue sometido a 12 tratamientos de quimioterapia, que finalizaron en junio del 2019. Afortunadamente, logró vencer la dura enfermedad y ese mismo año retomó sus actividades deportivas.

Al volver a la competición, tan solo dos meses después de haber sido dado de alta, ganó los X Games de Noruega en 2019 en big air, los de Aspen en 2020 y un oro y una plata en los de Noruega 2020. Y en 2021 logró la plata en el Mundial de big air.

Así que cerrar con una medalla de oro en los olímpicos de invierno en 2022, fue algo “irreal”.

“¡¡¡¡Esto se siente irreal, no puedo agradecer lo suficiente a todos ustedes por sus amables palabras !!!! ¡¡¡Ha habido tanto detrás de este TRIUNFO!!!”, publicó el canadiense en sus redes sociales.

Pero lo más importante para Parrot y algo que no pudo olvidar al momento de subir al podio, fueron todas las enseñanzas de vida que le dejó el cáncer y que lo hicieron transitar de distinta manera sus competencias.

El atleta relató en una entrevista con Olympics.com que tras haber ganado la medalla de plata en PyeongChang 2018, sus recientes juegos olímpicos los vivió de una manera completamente diferente y aunque pareciera “raro decirlo”, si volviera en el tiempo años atrás y pudiera no haber tenido cáncer, “no lo querría”.

“Si tuviera la oportunidad de volver dos años atrás y no tener cáncer sino una vida normal, no lo querría. Es un poco raro decirlo, pero he aprendido mucho, y al día de hoy agradezco que me pasara porque soy una persona totalmente diferente. Realmente adoro la persona en la que me he convertido, y también en la que me convertiré en el futuro”, relató en la entrevista.

Max Parrot, del equipo de Canadá, realiza un truco durante la final masculina de snowboard slopestyle en el tercer día de los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022 en el Genting Snow Park el 7 de febrero de 2022 en Zhangjiakou, China. (Patrick Smith/Getty Images)

Explicó que en las olimpiadas de 2018 “estaba estresado todo el tiempo y me presionaba mucho. Y no estaba apreciando 10 meses antes de los juegos porque estaba muy estresado por ello”.

Cuatro años después, su participación fue totalmente diferente y aprendió a apreciar cada momento vivido.

“Siempre hay un poco de estrés y presión, porque es normal, ya que, por supuesto, quieres tener un buen rendimiento. Pero ahora estoy disfrutando del viaje, lo que supone una gran diferencia”, explicó.

Y tras haber “sacrificado mucho en los últimos años”, pero no solo en su lucha contra el cáncer, sino en sus diez años de carrera, aprendió que “nada es imposible”.

El medallista de oro Max Parrot, del equipo de Canadá, celebra durante la ceremonia de las flores del Snowboard Slopestyle masculino en el Genting Snow Park el 07 de febrero de 2022 en Zhangjiakou, China. (Patrick Smith/Getty Images)

“He sacrificado mucho en los últimos años. Pero también en los últimos diez años de toda mi carrera. Es mucho trabajo, un trabajo que es imposible de describir. Llegas a pensar en el snowboard 24/7 todo el tiempo, y esto te quita mucha energía”.

“Probablemente los últimos años han sido los más duros de mi carrera, y aún así he conseguido hoy el oro. Esto simplemente demuestra que nada es imposible”, dijo el campeón olímpico.

Ahora, tras haber pasado momentos de pandemia y la difícil enfermedad, el campeón olímpico comparte su experiencia para ayudar a otras personas que transitan la dura batalla contra el cáncer y recauda fondos para su investigación a través de su documental: “Max: La vida como una medalla de oro”.

Un gran atleta que es un ejemplo de resiliencia y fortaleza interior, que demuestra que las mayores dificultades también pueden hacer emerger lo mejor de uno.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.