Cancelación a Richard Gere

Por Dinesh D'Souza
21 de Febrero de 2022 10:16 PM Actualizado: 21 de Febrero de 2022 10:16 PM

Opinión 

¿Recuerdas a Richard Gere? Yo sí. Fue una gran estrella en los años 90, con papeles memorables en películas como “Pretty Woman”, “American Gigolo” y, lo último que recuerdo, “Infiel”. Después, Gere desapareció en gran medida. Lo noté, pero nunca me pregunté por qué. Ahora lo sé. Gere fue excluido por Hollywood debido a sus críticas a la tiranía del régimen chino.

La historia de la cancelación de Gere se cuenta en un nuevo libro de Erich Schwartzel, titulado “Alfombra roja: Hollywood, China y la batalla global por la supremacía cultural“. Schwartzel inserta la historia de Gere dentro de un relato más amplio sobre el plan de negocios de Hollywood en China. La lección del libro de Schwartzel es que cuando se quiere acceder a un mercado controlado por los comunistas chinos, se tiene que recorrer un largo camino para cumplir sus deseos.

La hostilidad de Gere hacia el régimen chino ciertamente no se debe al hecho de que Gere sea de derecha o a que interprete los intereses chinos como opuestos a los de su propio país. Nada de eso. Más bien, Gere es budista y, como tal, es un admirador y partidario del Dalai Lama, a quien los funcionarios chinos consideran como un enemigo del estado chino.

Foto de la época
El líder espiritual tibetano, el Dalai Lama (Der.), habla con el actor estadounidense, Richard Gere (Izq.), durante una conferencia sobre la Campaña Internacional por el Tíbet en Ahoy, en Róterdam, el 16 de septiembre de 2018. (Robin Utrecht/AFP/Getty Images)

En 1993, Gere se desvió de su presentación de un premio de dirección de arte para denunciar la “horrenda situación de los derechos humanos que existe en China, no solo hacia su propio pueblo, sino también hacia el Tíbet”. Pero el gran pecado de Gere llegó en 1997 cuando hizo la película “Red Corner”, la historia de un ejecutivo estadounidense que queda atrapado y experimenta los horrores del sistema de justicia penal chino.

“Red Corner” no fue un éxito de taquilla; ese año fue relegada por grandes películas como “Men in Black” y “My Best Friend’s Wedding”. Así que a los chinos no les importó que fuera vista por un gran número de personas. Lo que sí les importó es que Gere fuera más allá de la actuación en la película. Él también defendió la película como una causa.

Si bien MGM trató la película simplemente como una historia emocionante, Gere insistió en que la película podría ser un “catalizador para el cambio en el mundo”, porque expuso los horrores del totalitarismo chino. Curiosamente, el presidente chino, Jiang Zemin, visitó Estados Unidos casi al mismo tiempo, en busca de más acuerdos comerciales y lazos diplomáticos más estrechos con la administración Clinton. Mientras el presidente Bill Clinton celebraba una cena de estado para Jiang, Gere organizó una “cena no estatal” al otro lado de la calle en la terraza de un hotel elegante, invitando a las celebridades Uma Thurman y Sharon Stone.

Schwartzel documenta que mientras Gere continuaba defendiendo la causa del Tíbet y castigando a China por sus abusos contra los derechos humanos, Hollywood se sentía cada vez más incómodo con su defensa pública. Los últimos años de la década de 1990 y principios de la de 2000 coincidieron con un período en el que el mercado cinematográfico estadounidense se estaba estancando y los estudios de Hollywood buscaban expandirse cada vez más en China.

China, después de todo, tiene más de mil millones de habitantes. A los ejecutivos de los estudios de California no se les escapó que decenas de millones de chinos se estaban trasladando de las zonas rurales a las ciudades, y que se estaban convirtiendo en ávidos consumidores de productos occidentales. Hollywood ansiaba ante la perspectiva de aprovechar este mercado para las películas estadounidenses.

Por supuesto, los ejecutivos de Hollywood entendieron que estaban tratando con un régimen comunista que no dudaba en censurar las películas que se permitían en China. Estaban muy dispuestos a complacer a los chinos en este punto. Schwartzel señala que en 2006, “Misión: Imposible 3” editó escenas a las que los chinos se opusieron, y en 2012, los productores de la película de James Bond “Skyfall” eliminaron una escena que implicaba el asesinato de un guardia de seguridad chino, porque los censores chinos consideraron que eso hacía que los chinos parecieran débiles.

En este ambiente de cortejo hollywoodense del régimen comunista chino, Schwartzel informa que “Gere era demasiado radiactivo para contratarlo”. Su mera presencia en los créditos podría significar que la película no fuera aprobada para su estreno en China. En este punto, Gere se convirtió en persona non grata, al menos en lo que respecta a los grandes estudios. Tendría que conformarse con aparecer en largometrajes independientes de presupuesto modesto como “Arbitrage” y “The Second Best Exotic Marigold Hotel”.

La estrella de cine estadounidense Richard Gere posa durante un llamado fotográfico para la película Arbitrage, el 4 de diciembre de 2012 en París. (ERIC FEFERBERG/AFP a través de Getty Images)

En la década de 1950, Hollywood mantuvo una lista negra de actores que supuestamente tenían asociaciones comunistas y, por lo tanto, se consideraban demasiado controvertidos para actuar en grandes películas. Qué ironía que hoy, una vez más, Hollywood mantenga una lista negra, solo que esta vez es para apóstatas como Richard Gere que aparentemente no son lo suficientemente amistosos y deferentes con el régimen comunista chino.

Gere ha guardado un sorprendente silencio sobre su inclusión en la lista negra. Sin embargo, en junio de 2020, Gere testificó ante el Congreso (pdf) a favor de un proyecto de ley para dar a Estados Unidos un mejor acceso al mercado de cachemira en Mongolia. Gere argumentó que el proyecto de ley impulsaría la economía de Mongolia y la haría menos dependiente de China, ya que la dependencia en esa región se traduce fácilmente en el control chino.

En un momento, Gere mencionó la película que parece haberlo sacado de la lista A de Hollywood, “Red Corner”. Gere especuló acerca de si Hollywood haría una película como esa hoy en día.

“Simplemente no ocurriría”, confesó.

La cancelación de una estrella de la magnitud de Gere demuestra lo grave que es el problema, lo cómplice que Hollywood es hoy con sus sombríos socios de Oriente.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.