Cáncer de próstata y tiroides estarían asociados al VPH: lo que hay que saber

Aunque el VPH se ha relacionado directamente con el cáncer de cuello uterino y algunos cánceres de cabeza y cuello, las nuevas pruebas sugieren asociaciones con otros tipos de cáncer

Por Yuhong Dong M.D., Ph.D.
24 de Enero de 2024 2:39 PM Actualizado: 24 de Enero de 2024 2:39 PM

Los virus desempeñan un papel importante en el desarrollo de ciertos tipos de cáncer. Pueden alterar la función celular normal integrando su material genético en el ADN humano, lo que provoca mutaciones y alteraciones en el crecimiento y la división celular. Esto puede provocar una proliferación celular descontrolada, una característica distintiva del cáncer.

Algunos virus, como el virus del papiloma humano (VPH), están directamente relacionados con cánceres específicos, como el de cuello uterino y algunos de cabeza y cuello. A medida que la investigación sobre el cáncer evoluciona continuamente, están surgiendo nuevas correlaciones entre virus conocidos y diferentes tipos de cáncer.

Papel cambiante del VPH

El VPH es un patógeno contagioso que se transmite principalmente a través del contacto sexual, lo que provoca cánceres relacionados con el VPH en ambos sexos. La gran mayoría de los cánceres de cuello uterino tienen una conexión con el VPH, y un creciente conjunto de evidencia sugiere una asociación similar con algunos cánceres de cabeza y cuello, particularmente el cáncer de orofaringe. Además, una variedad de cánceres anogenitales, como los cánceres de vagina, vulva, pene y ano, también se incluyen en la categoría de neoplasias malignas asociadas con el VPH.

Estudios recientes han revelado un vínculo potencial entre las infecciones por VPH y formas más importantes de cáncer. Estos conocimientos desafían nuestra comprensión actual de estas enfermedades y abren nuevas vías para estrategias de prevención y tratamiento.

El vínculo del VPH con los cánceres de cuello uterino, cabeza y cuello está bien establecido y respaldado por décadas de investigación y evidencia clínica. El virus es una causa importante de estos cánceres, con una conexión clara y directa. Sin embargo, las investigaciones emergentes están explorando el papel potencial del VPH en otros cánceres, como el de próstata y el de tiroides.

Si bien los estudios iniciales sugieren un posible vínculo, la investigación aún se encuentra en las primeras etapas.

Cáncer de próstata: el principal cáncer en hombres

La próstata es una pequeña glándula ubicada justo debajo de la vejiga en los hombres, cerca del recto. Tiene forma de nuez y rodea la uretra, el tubo que transporta la orina desde la vejiga a través del pene. Su función principal es producir líquido seminal, que es un componente del semen. Esta ubicación y función lo convierten en una parte vital del sistema reproductivo masculino.

A nivel mundial, el cáncer de próstata es el diagnóstico de cáncer más común entre los hombres. En 2015 representó alrededor de 1,6 millones de casos nuevos. Durante el período de 2014 a 2019 la incidencia del cáncer de próstata mostró un aumento anual constante del 3 por ciento.

Las proyecciones de Estados Unidos para 2023 anticiparon 288,300 nuevos casos de cáncer de próstata, consolidando su estatus como el cáncer más prevalente entre los hombres del país. Esto constituiría el 15 por ciento de todos los nuevos diagnósticos de cáncer y se asocia con unas 34,700 muertes en el mismo año.

En sus primeras etapas es posible que el cáncer de próstata no cause síntomas perceptibles. Los casos más avanzados pueden provocar problemas como dificultad para orinar, disminución de la fuerza en el chorro de orina, sangre en la orina o el semen, dolor de huesos, pérdida de peso involuntaria y disfunción eréctil. Aproximadamente la mitad de los cánceres estaban avanzados.

Los factores de riesgo incluyen edad avanzada, ser de raza negra, antecedentes familiares de cáncer de próstata y obesidad. La tasa de mortalidad por cáncer de próstata en los negros es de dos a cuatro veces mayor que en otros grupos raciales y étnicos.

VPH y cáncer de próstata

Un estudio de diciembre de 2023 publicado en la revista Nature Prostate Cancer and Prostatic Diseases arrojó luz sobre el VPH como un nuevo factor de riesgo para el cáncer de próstata.

El estudio utilizó datos de la Base de Datos Longitudinal de Seguros de Salud de Taiwán de 2010, analizando casos de 5137 pacientes con cáncer de próstata y 15,411 controles emparejados.

Los hallazgos fueron significativos, con datos que indicaban una incidencia notablemente mayor (2.3 veces mayor) de infecciones previas por VPH entre personas con cáncer de próstata en comparación con sus homólogos de control. Esto significa que el riesgo de desarrollar cáncer de próstata es más del doble después de una infección previa por VPH en comparación con aquellos que nunca fueron infectados. Las personas diagnosticadas con prostatitis crónica también tenían un mayor riesgo de desarrollar cáncer de próstata posteriormente.

Se realizaron ajustes por otros factores de riesgo comunes, incluida la edad, los ingresos mensuales, la ubicación geográfica, el nivel de urbanización de la residencia del paciente, así como la hiperlipidemia, la diabetes, la hipertensión y la prostatitis crónica, el consumo de tabaco y el abuso de alcohol.

Estos hallazgos sugieren que el VPH podría desempeñar un papel más fundamental de lo que se pensaba anteriormente en el desarrollo del cáncer de próstata.

VPH y cáncer de tiroides

Lo más sorprendente es que el cáncer de tiroides, un cáncer menos común pero aún potencialmente letal, también estuviera relacionado con el VPH.

La tiroides es una glándula pequeña con forma de mariposa ubicada en la base del cuello, justo debajo de la “nuez de Adán“, el cartílago tiroides que rodea la laringe, que suele ser más prominente en los hombres que en las mujeres.

Desempeña un papel crucial en el metabolismo, el crecimiento y el desarrollo del cuerpo.

La glándula tiroides produce hormonas tiroideas que regulan diversas funciones corporales, incluida la frecuencia cardíaca, la temperatura corporal y la forma en que el cuerpo usa la energía. Estas hormonas son esenciales para el correcto funcionamiento de casi todas las partes del cuerpo.

El cáncer de tiroides es el más prevalente del sistema endocrino. En los últimos años, la incidencia de cáncer de tiroides en los Estados Unidos aumentó significativamente, triplicándose en los últimos 30 años. Actualmente, cada año se diagnostican alrededor de 45,000 nuevos casos.

Otro estudio innovador en Nature, publicado en enero, se centró en la asociación entre el VPH y el cáncer de tiroides.

Esta investigación implicó un estudio exhaustivo de casos y controles utilizando la Base de Datos Longitudinal de Seguros de Salud de Taiwán de 2010, que incluyó a 3062 pacientes con cáncer de tiroides y 9186 controles emparejados con puntuación de propensión. La puntuación de propensión equilibra un estudio observacional al utilizar algunas de las características del estudio para imitar un ensayo controlado aleatorio.

Los resultados del estudio fueron sorprendentes: la investigación sugiere un vínculo significativo entre el VPH y el desarrollo del cáncer de tiroides. Las personas con una infección previa por VPH tienen casi el doble de posibilidades de desarrollar cáncer de tiroides en comparación con aquellas sin una infección previa, con hallazgos similares en hombres y mujeres.

Los resultados siguieron siendo los mismos independientemente de la edad, el sexo, los ingresos y otros atributos clave, lo que sugiere una asociación biológica fundamental entre el virus y su resultado de inducir cáncer.

Mecanismos que causan cáncer

Si bien estos estudios proporcionan evidencia convincente de la asociación entre el VPH y los cánceres de próstata y tiroides, es esencial comprender los mecanismos subyacentes. Existen varios mecanismos a través de los cuales el VPH contribuye al desarrollo de estos cánceres.

Los elementos genéticos y ambientales nocivos pueden aumentar el riesgo de desarrollar cáncer. Sin embargo, nuestro sistema inmunológico puede monitorear y matar las células cancerosas tan pronto como aparecen las células malignas.

En última instancia, la fortaleza de nuestro sistema inmunológico determina si contraemos cáncer o no y qué tan rápido se propagará, lo que depende de la capacidad de nuestro cuerpo para combatir las células cancerosas de manera efectiva.

Las mutaciones genéticas en genes específicos relacionados con el cáncer comúnmente conducen a un crecimiento celular anormal y a la formación de tumores. Los factores de riesgo ambientales incluyen la radiación ionizante. Los factores nutricionales, incluida la deficiencia o el exceso de yodo, pueden aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de tiroides.

El papel del VPH en la causa del cáncer se debe principalmente a sus proteínas críticas inductoras de cáncer, E6 y E7. Estas proteínas descomponen las proteínas del cuerpo que combaten los tumores (p53 y pRb). Esta degradación interfiere con el control del crecimiento celular, lo que lleva a una multiplicación celular rápida e incontrolada.

Además, E6 y E7 interfieren con otras funciones celulares, como la reparación del ADN y el crecimiento de los vasos sanguíneos, y obstaculizan la autodestrucción natural de la célula, denominada “apoptosis”, que puede provocar una mayor inestabilidad genética y un posible cáncer.

¿Puede la vacuna contra el VPH prevenir estos cánceres?

El vínculo potencial entre el VPH y estos cánceres tiene profundas implicaciones. Explorar posibles medidas preventivas podría ser un importante paso adelante en la prevención del cáncer.

Algunas personas han propuesto ampliar el uso de las vacunas contra el VPH para incluir protección contra este tipo de cánceres. Si bien esto puede parecer una suposición razonable, la creencia actual de que la vacuna contra el VPH previene adecuadamente el cáncer de cuello uterino, la batalla entre el virus y la tecnología de la vacuna ha demostrado ser más compleja de lo que la mayoría de la gente cree. Los virus son un grupo de organismos microscópicos con una profunda capacidad de escapar incluso de nuestra tecnología de vacunas más avanzada.

Por ejemplo, en el caso del cáncer de cuello uterino, la vacuna contra el VPH no cubre todos los tipos de VPH de alto riesgo. De las más de 200 cepas de VPH, 22 presentan un alto riesgo de cáncer de cuello uterino; sin embargo, Gardasil 9 se dirige a menos de la mitad de estas cepas de alto riesgo. Esta limitación puede conducir a la prevalencia de otras cepas peligrosas. Los estudios observaron cambios en la prevalencia de las cepas del VPH después de la vacunación, y algunas cepas de alto riesgo no vacunales se vuelven más comunes, particularmente en personas vacunadas.

Además, la vacuna pasa por alto la inmunidad de nuestras mucosas, lo que provoca una estimulación desequilibrada de nuestro sistema inmunológico que puede no favorecer la lucha integral de nuestro cuerpo contra el cáncer.

 

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo clic aquí


 

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.